Las Islas Marías, el infierno rodeado por un paraíso natural
En algún lugar esp Te recomendamos leer

Las Islas Marías, el infierno rodeado por un paraíso natural

El penal de las Islas Marías fue considerado el averno sobre la Tierra por ser el lugar a donde los peores criminales eran enviados

Ubicadas lejos de la costa, las islas parecen un lugar ideal para mantener prisioneros alejados de la sociedad. La cárcel de Alcatráz es la más conocida —es tan famosa que inspiró la prisión mágica en el mundo de Harry Potter—, y algunas personas erróneamente creen que Australia fue colonizada por los ingleses para enviar a quienes ya no cabían en sus cárceles. México también cuenta con una prisión así.

A 112 kilómetros de Nayarit, en medio del Pacífico, se encuentran las Islas Marías. El conjunto está conformado por cuatro islas; la más grande de ellas, María Madre, alberga desde 1905 la Colonia Penal Federal «Islas Marías».

Un poco de historia

Desde que conquistó México, Hernán Cortés tenía una obsesión en la cabeza: explorar «las islas y territorios en la Mar del Sur». Se refería al Océano Pacífico, por lo que en 1532 envió a Diego Hurtado de Mendoza a una travesía en la que descubrió un archipiélago formado por tres islas y un islote que desde entonces pasó a conocerse como las «Magdalenas».

La euforia de los españoles por el descubrimiento de las islas fue momentáneo, y durante el periodo colonial no recibieron especial atención. Con el tiempo, cada isla fue rebautizada. María Cleofas, María Magdalena, María Madre y San Juanito se convirtieron en lo que hoy conocemos como las Islas Marías.

Hernán Cortés tenía una obsesión en la cabeza: explorar «las islas y territorios en la Mar del Sur»

El penal

En 1905, el gobierno de Porfirio Díaz pagó más de 100 mil pesos —entonces una fortuna— para adquirir el archipiélago, y el 12 de mayo se inauguró la colonia penal. La decisión de situarlo ahí no fue coincidencia. Las islas estaban rodeadas de una gran cantidad de tiburones que hacían pensar dos veces a cualquiera que intentara escapar. Quince años después, en 1920, comenzó a servir para encarcelar políticos y opositores del régimen de Álvaro Obregón. De hecho, Concepción Acevedo, la «Madre Conchita», fue encarcelada ahí tras ser acusada como autora intelectual del asesinato del general sonorense.

Durante gran parte del siglo xx, el penal de las Islas Marías fue considerado un infierno en la Tierra por el maltrato a los reos y por ser el lugar a donde los peores criminales eran enviados. Tal fue el caso de Jesús «El Sapo» Ortíz, asesino serial acusado de más de 100 muertes, quien falleció a machetazos cuando llegó a la prisión.

Cambios en el paisaje

En las últimas décadas del siglo pasado, la prisión cambió su dinámica, hasta llegar a convertirse en un modelo a seguir. El penal destacó por el trato digno hacia los presos, incluso permitió que los familiares de los internos se mudaran con ellos. Ahora las Islas Marías se transformarán para siempre.

Un decreto firmado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, además de otorgar la libertad a 200 presos y ordenar la reubicación de 400,  convierte a las Islas en una reserva natural y centro cultural.

Dentro del terreno de 642 mil 284 hectáreas nacerá el Centro Cultural «Muros de Agua-José Revueltas», en honor al escritor mexicano y a la novela que escribió inspirado en su estancia en aquel centro penitenciario.

Una vida natural

Así como hay tiburones al resguardo de la islas, también existe una gran cantidad de flora y fauna. Desde el 2000 fue declarada como un «Área Natural Protegida», y en 2005 la Unesco la nombró «Patrimonio Mundial de la Humanidad».

En las últimas décadas del siglo pasado, la prisión cambió su dinámica, hasta llegar a convertirse en un modelo a seguir.

Así como Pedro Infante, que visitó la prisión para grabar la película de Emilio «El Indio» Fernández, Islas Marías (1951), ahora la ciudadanía podrá admirar—sin sufrir las penas que los reos vivieron durante años— algunas de las 158 especies de aves que ahí habitan; también podrán avistar animales acuáticos, como el tiburón amarillo, o distintas especies de rayas, y ver el paso migratorio de la ballena gris y jorobada, lobos marinos y delfines.

Shoppe Algarabía

PUROS NÚMEROS

Revista del mes

Libro del mes

Visita Algarabía niños

Crea y personaliza

¡Curiosidades!

Suscríbete a algarabía niños

Visita Algarabía para recordar