Y si vivo cien años | revista Algarabía
Algarabía 167 Editorial

Y si vivo cien años

Los dejo, pues, con este pírrico —y algarabioso— esfuerzo por saber un poco más de tantísimo que no sabemos.

Qué poco sabemos hoy los seres humanos de todo, de cualquier cosa, de nada! Si ya el griego decía que «yo sólo sé que no sé nada» allá en el año de 440 a.C., imagínense nosotros, pobres cucarachas, que no podemos caminar tres cuadras sin usar el Waze; si todo lo que vemos y leemos está en Internet; si lo que llamamos cultura no es más que la punta de un enorme iceberg del cual no sabemos ni su forma ni su fondo.

La cultura, como la conocemos, no es más que trazas y limadura que ha llegado hasta nosotros antes de perderse en los polvosos fondos de miles de libros sin abrir, de bibliotecas ignotas, de cuentos no contados, de leyendas maltrechas, de idiomas olvidados, de iniciados herméticos y lenguajes secretos que la noche de los tiempos ha cubierto de sombra y olvido.

«Cien años es nada» comparado con todo lo que pudo haberse esctito, creado, inventado o descubierto en los milenios de existencia del sapiens sapiens; cien años de los que le ofrecemos una mínima rebanada entre las páginas de esta Algarabía 167, en la que conmemoramos el centenario de 1918.

Escritores «joya» que nacieron hace cien años, como Alí Chumacero y Juan José Arreola, se dan cita en este número junto con otros tantos «centenarios»: el horario de verano, el zipper, el Teatro de la Ciudad, el Barón Rojo y la moneda 50 pesos oro, que hoy llamamos Centenario. Asimismo, hablamos de algunas palabras ancestrales como provecto, vetusto, vejestorio y senecto.

Para complementar, les platicamos acerca del origen del taco —la palabra y del manjar—, del arte del Boletín Mensual Carta Blanca, ahondamos en lo que Perec comió en un largo año, en la portentosa National Gallery, y en una lengua muy musical, el solresol, para acabar preguntándonos pudo haber algo antes del Big Bang y realmente un susto puede provocar «la diabetes», que le llaman.

Los dejo, pues, con este pírrico —y algarabioso— esfuerzo por saber un poco más de tantísimo que no sabemos.

María del Pilar Montes de Oca Sicilia.

 

Compra aquí tu Algarabía 167: ya lo pasado pasado

Palabras sobre palabras

Algarabía niños

Crea y personaliza

Revista del mes

Libro del mes

Taquitos de lengua

Algarabía en SDP noticias

¡Recomiéndamesta! con Ana Julia Yeyé

Publicidad