Loco, loco, pero no loquito
Algarabía 181 Editorial Te recomendamos leer

Loco, loco, pero no loquito

Locura: crónicas e historias de una mente enigmática.

Así es este número de Algarabía, que va más allá de la locura y la insanidad, más allá de la demencia y la alienación porque está loco, loco, loco.

Empezamos con Michael Foucault y su Historia sobre la locura, en donde habla de la marginación y la expulsión del loco en la vida social y cotidiana. Y de ahí, nos seguimos con las locuras del Rey Jorge III de Inglaterra; con la lobotomía y los electochoques; con El elofio de la locura de Erasmo; con los motivos de admisión al «manicure» y la camisa de fuerza.

El Guasón, un loco excéntrico y malvado cubre nuestra portada, y a él lo acompaña Schumann y su mentecita locuaz, así como la relación de los trastornos y enfermedades mentales registrados en el DSM; además de esa bizarra profecía de qué sería de la Tierra sin humanos; la excéntrica Mansión de la viuda Winchester, los famosos toc’s —o mañas obsesivo-compulsivas—; la parapsicología y por qué es una locura que exista, la obra de teatro del esquizofrénico, Equus y un mapa de los países que más personas presentan trastornos mentales.

Terminamos con un artículo muy creepy sobre fuentes de alegría enloquecedoras, otro de cuán loco es que ganen tanto los que más ganan, y otro aclarando por qué tomar medicamentos para la mente no es de loquitos sino de cuerdos, para terminar con palabras como orate, lucas, Lorenzo, cucú, locuaz, lunático y demente.

Cerramos con broche de oro, con una lengua nigeriana donde mujeres y hombres hablan diferente, con palabras completamente diferentes. ¡Qué loco, amigo! ¿no?

María del Pilar Montes de Oca Sicilia

Compra tu revista Algarabía 181 en Algarabía SHOPPE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Algarabía en 5 minutos

Revista del mes

Libro del mes

Visita Algarabía niños

Crea y personaliza

Taquitos de lengua

Suscríbete a algarabía niños

Visita Algarabía para recordar