Manzana
De dónde viene Te recomendamos leer

Manzana

Si jamás te habías preguntado sobre el origen de la palabra manzana, es hora de ahondar en su significado.

Manzana. En la ficción la recordamos como arma letal de una reina vanidosa, mientras que en la ciencia la vinculamos con el descubrimiento de una ley universal; de «emblema del pecado» pasó a ser la imagen de una empresa discográfica y, de ahí, a logotipo de una célebre marca tecnológica. 

El nombre de este símbolo universal se remonta a la Edad Media. De acuerdo con el Breve diccionario etimológico de Corominas, la manzana fue «obra» del botánico Caius Matius Calvena 1 quien, en el siglo I a. C., creó una variedad a la que bautizó con su nombre: Mala mattiana, ‘manzana de Matio’. 

Posteriormente, debido a los cambios propios de la lengua, su nombre pasó de mala mattiana a mattiana, no sólo por simple economía lingüística, sino además porque en la evolución a latín vulgar, el término en su forma masculina —mālum, ‘manzano’— era fácilmente confundible con el atributo malum, ‘malo’; por lo que dicha partícula fue suprimida. En adelante, su proceso de romanceamiento continuó de la siguiente manera: mattiana > matiana > maçana > mazana, para terminar en su forma castellanizada ‘manzana’.2 

René Magritte, El hijo del hombre, 1964.

Por otro lado, en latín también existía el término pomum, que describía cualquier «fruto carnoso», en especial los de forma esférica. A los árboles frutales se les llamaba pomus, lo cual derivó en pomarius, ‘viveros de frutales’; en francés se convirtió en pommier; en catalán pomer, y por eso en el español «pomar» todavía significa ‘lugar plantado de árboles’. 

Sin embargo, la manzana ha recibido diversas connotaciones, incluso antes de la era cristiana. Por ejemplo, en la mitología griega la diosa Eris deja ese fruto en una boda a la que no fue invitada y, en traducciones posteriores se le nombró «la manzana de la discordia»; en anatomía, da nombre a la prominencia laríngea: «la manzana de Adán». Y, bueno, a veces hay que explicar las cosas con peras y manzanas.  

1 Caius Matius fue un ciudadano romano, amigo de Julio César y Cicerón. Quizá debido a estas relaciones influyentes la manzana tuvo tanta «divulgación» y pasó a la historia como objeto de muchas referencias.

2 En contraste con otras lenguas, el romanceamiento no sólo se centró enmattiana; de hecho, la forma mala se fijó en otras lenguas: mala, en italiano;maça, en portugués; mölle, en albanés o măr, en rumano.

Buscador de Podcasts

Felinos

Revista del mes

Visita Algarabía niños

Crea y personaliza

¡Curiosidades!

Suscríbete a algarabía niños

Visita Algarabía para recordar


¡Conviértete en un Algarabiadicto! Suscríbete a nuestro newsletter y recibe información exclusiva.