Éstas son las mañanitas – Algarabía
Sin categoría

Éstas son las mañanitas

Pedro Infante las cantó, Chava Flores las reinterpretó, el cura Hidalgo tuvo su propia versión y nosotros las entonamos a la menor provocación. Estamos hablando de «Las mañanitas», nuestra canción de celebración por antonomasia. Pero ¿de dónde surgen?, ¿son tan mexicanas como creemos?, ¿quién es el rey David?…

Primero fue

El Diccionario de mejicanismos de Francisco J. Santamaría
 las define como «un corrido o canto popular, con motivo
 de un hecho famoso o en honor de algún personaje. Más propiamente usado en diminutivo y en plural, las mañanitas». De tal modo que en nuestro país hay varias canciones que llevan este nombre genérico: están las mexicanas, las tapatías, las oaxaqueñas,1 «Todo es fiesta de luz y de color, / mañanitas que alientan a vivir, / todos brindan sus himnos al amor / y hasta el bosque parece sonreír.» las del istmo2 «Éstas son las mañanitas / que te canta un trovador, / hoy que es día de tu santo, / día de ternura y amor.» y las costeñas, por citar algunas.

s4-curiosidaes-1

Casi siempre nos jactamos de lo nacionales que son; sin embargo, su tatarabuelo lírico podría ser ese género muy judío, medieval y español conocido como «romanza sefardí» —o sefaradí—, que, presumiblemente, está influido por la poesía lírica española, tanto en temática como en métrica: «Despierta, mi bien, despierta, / ¿no ves que ya amaneció? // Ya amanece, ya amanece, / rosita blanca de Jericó. // Despierta, mi bien, despierta, /¿no ves que ya amaneció? // Ya los pajarillos cantan, / la Luna ya se escondió».3 «Romanza sefardí y corrido mexicano», en Revista Comunidad 126, México, 27 de agosto de 2001; p.10.

Luego, llegaron el periodo expansionista de España y la fundación de la Nueva España y, posteriormente, el periodo de Independencia. Precisamente en el siglo xix, México fue testigo del nacimiento de diversas canciones similares a la romanza judeo-española, sólo que éstas se llaman mañanitas, despedidas o recuerdos e, incluso, corridos, cuyo objeto es despedir a quienes van «al caldalso, a la horca o al paredón de fusilamientos»4 Guillermo Hernández, «Nuevas perspectivas sobre el corrido», UCLA. www.chicano.ucla.edu/center/ events/nuevasperspectivas.htm y, así, ensalzar su valentía y otras virtudes.

Como ejemplo están las mañanitas de Hidalgo: «A las 6, 
a Guadalupe / por la casa de Sifuentes, / llegaron el cura Hidalgo / y sus tropas de insurgentes. // ¿Qué harán esos gachupines / mercaderes y mineros, / con Hidalgo y con Iriarte / que son hombres justicieros?».

Mañanitas, por aquí… las mexicanas

Pero tenemos otras, las mañanitas mexicanas, que, si bien comparten los temas de la romanza, son representantes netas de la canción popular. Ésta surgió a principios del siglo xix, como resultado de una transformación interesante: es música que todavía está influenciada por los cánones del Viejo Continente, pero que tiene temáticas propias, particulares. Se trata de un género que rescata las costumbres de esta nueva sociedad y, a pesar de que ya es distinto, comparte con la música colonial temas religiosos, aunque no como punto central, sino como matiz. Además, recicla algunos elementos de la música europea de moda, como el vals, que tanto se bailó y tocó en México hacia 1815.

disco-acetato-de-pedro-infante-mananitas

Las mañanitas mexicanas emparentan con el vals, porque, como afirma el drae, están compuestas en «compás de tres por cuatro», una característica de ese género europeo. En ese momento histórico ya buscaban halagar a una persona, y, como dice Francisco J. Santamaría: «Han dejado de ser baile, entonándose como canción de alborada a la puerta o a la ventana del festejado». De esa danza da un ejemplo Amado Nervo (1870-1919) en su obra Otras vidas: «Y los bailadores avanzaban cadenciosamente hasta la mitad del espacio que los dividía, retrocedían, intentaban abordarse y se esquivaban con leve rodeo, pero sucedieron Las amapolas, Las mañanitas, y ambos tornaron a sus puestos, girando ahí suavemente y moderando el zapateo».

Son ya tan populares que aparecen en «Ecos de México», obra para piano de Julio Ituarte (1845- 1905).5 De ello dice Betty Zanolli Fabila: «“Ecos de México”, su obra para piano más conocida […] puede ser considerada como la más representativa de los inicios del nacionalismo musical mexicano. En ella pretendió integrar melodías y ritmos propios de nuestro país, con técnicas europeas de composición», en «Julio Ituarte: ecos de un notable músico mexicano», Universo de El Búho 63, México, mayo de 2005; pp. 54-55. La letra, como sigue:

«Qué linda está la mañana / en que vengo a saludarte / venimos todos con gusto / y placer a felicitarte. // El día en que tú naciste / nacieron todas las flores / y en la pila del bautismo / cantaron los ruiseñores. // Ya viene amaneciendo / ya la luz del día nos dio; / levántate de mañana / mira que ya amaneció. // Quisiera ser solecito, / para entrar por tu ventana / y darte los buenos días / acostadita en tu cama. // Quisiera ser un San Juan, / quisiera ser un San Pedro, / pa’ venirte a saludar con la música del cielo. // Ya viene amaneciendo…»

En las mañanitas mexicanas hay claras referencias a la
 nueva sociedad, primordialmente católica, al hablar del bautismo y de Juan y Pedro, quienes se encuentran en las representaciones en los lugares de honor al lado de Cristo. El culto a estos santos era ya tan importante en esa época que comienza a construirse la parroquia de San Pablo Apóstol, en el corazón de la ciudad de México.

Mañanitas, por allá… las tapatías

En ese mismo siglo surgen las mañanitas tapatías, sobre las cuales hay varias publicaciones que atribuyen su autoría a Manuel M. Ponce (1882-1948), gran compositor y músico mexicano, quien popularizó un arreglo musical de esa canción. Pero la versión original aparece también en «Ecos
 de México», que es anterior a la obra de Ponce, por lo que
 se confirma lo que a todas luces es evidente: su autor es desconocido y más bien corresponde al dominio popular. La letra dice así:

«Éstas son las mañanitas / que cantaba el Rey David, / a las muchachas bonitas / se las cantamos aquí. // Despierta, mi bien despierta… / mira que ya amaneció; / ya los pajarillos cantan, / la luna ya se metió. // Abre ya tus lindos ojos y sal pronto al corredor, / pa’ que escuches mis cantares que ellos son trinos de amor. // Despierta, mi bien despierta… // Si el sereno de la esquina, / me quisiera hacer favor de apagar su linternita para que salga mi amor. // Despierta, mi bien despierta… // ¡Qué bonitas mañanitas / con su cielo de zafir, / con su sol resplandeciente / que nos alegra el vivir!».

s4-curiosidaes-2

Y, ¿quién es el rey David?, preguntará el lector. David era conocido como «El Dulce Cantor de Salmos de Israel». Y también sabemos que el rey David cantaba para anunciar la llegada del Mesías, como indica Juan —7:42—: «¿No afirma la Escritura que de la simiente de David y de la aldea de Belén, de donde era David, vendrá el Cristo?».

Si quieres conocer otros tipos de mañanitas, como la versión de Chava Flores, consulta Algarabía 50.

6 thoughts on “Éstas son las mañanitas

  1. Un compañero de trabajo de mi esposo, de origen croata, le comentó que como mexicano seguramente conocía «Mamá Huanita», una canción mexicana que en Croacia se toca mucho en las bodas. Resulta que se trata de «Las Mañanitas», canción que llegó a ese país por medio de la película «Un día de vida» (1950), de Emilio «El Indio» Fernández, y cuyos protagonistas son Columba Domínguez y Roberto Cañedo.
    Si buscan la película en youtube, está con subtítulos en croata, y también existen versiones de «Las Mañanitas» en ese idioma ¿Cómo ven?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Algarabía en 5 minutos

Revista del mes

Libro del mes

Visita Algarabía niños

Crea y personaliza

Taquitos de lengua

Suscríbete a algarabía niños

Visita Algarabía para recordar