Rubio bermejo, mal pelo y peor pellejo
Algarabía

Rubio bermejo, mal pelo y peor pellejo

A lo largo del tiempo se han creado un sinfín de creencias alrededor de los pelirrojos, pues su tono de pelo y piel los hacen distinguirse

C
élebres personajes han encabezado la lista de pelirrojos: la Reina Isabel I de Inglaterra, Napoleón Bonaparte, Winston Churchill y, seguramente, Cristóbal Colón, por aquello de sus raíces escocesas. Pelirrojo era también Antonio Vivaldi y hasta puede ser que el padre de la astronomía, Galileo Galilei, haya llegado a la hoguera, no por sus imponentes teorías, sino por su rutilismo.

A lo largo del tiempo se han creado un sinfín de creencias alrededor de los pelirrojos, mismas que los han convertido en protagonistas de obras literarias o pictóricas, principalmente, pues su color de pelo y piel los hacen distinguirse de entre los demás pobladores del mundo.

Hombre rojo, ten con él mucho ojo

Los romanos y los egipcios ya tenían sus reservas ante los pelirrojos; los primeros creían que el cabello rojo poseía propiedades mágicas —motivo por el cual los quemaban y esparcían sus cenizas en el ambiente—, mientras que los segundos solían decir «Raro breves humiles vidi rufosque fdeles»,1 para explicar la desconfianza que sentían ante su rareza.

Rojo esparteño, mal pelo

Mientras las rubias son de «platino» y las morenas de «fuego», la connotación que se les ha dado a los pelirrojos es variada, así como también las formas de nombrar su «condición»; por ejemplo, a ésta también se le conoce como «rutilismo», y proviene a su vez de rútilo y éste del latín rutĭlus, ‘de color rubio
subido o de brillo similar al del oro’ o ‘resplandeciente’.

«Todos descienden de los monos; los pelirrojos, de los gatos»2

La «pelirrojez» se debe al receptor de melanocortinas —mejor conocido como MC1R—, un gen recesivo3 que eleva la producción de feomelanina —un tipo de melanina4 que pigmenta el pelo de rojo y amarillo— y, a su vez, reduce la producción de eumelanina aquélla que da los colores marrones a la piel.

Sin embargo, esta predisposición genética no sólo afecta la pigmentación de la piel y el cabello. Tras años de estudio, se ha comprobado que existen ciertas coincidencias físicas — a veces negativas, otras no tanto— que sufren los pelirrojos debido a su configuración genética:

 

  • Tienen más probabilidad de sufrir cáncer, en contraste con los demás tipos de piel.
  • Al parecer son «más felices». Eso se debe a que su producción de endorfinas es más elevada, debido al receptor de melanocortinas, lo que además los hace más resistentes al dolor.
  • Su piel produce más pecas.5

 

¡Pelirrojo mala suerte!

Quizá sea la historia, y no precisamente su rojiza peculiaridad, lo que ha estigmatizado a los pelirrojos, y les ha obligado a traer a cuestas una carga peyorativa que hasta nuestros días prevalece. De hecho, en tiempos no muy lejanos, no sólo fueron considerados de mala suerte, pues también representaban una fuerte amenaza para muchos, como para Hitler, quien los consideraba nocivos para su proyecto de «construcción» de la raza aria.


  1.  ‘Los pelirrojos son muy raros y no son dignos de confianza.’
  2.  Frase de Mark Twain.
  3. Un gen recesivo es aquél que únicamente se manifiesta cuando el padre y la madre lo «poseen», de lo contrario, si sólo una de las partes lo provee, éste queda rezagado.
  4. La melanina es un pigmento presente en los mamíferos, y da color a la piel y al pelo; además es responsable de proteger la piel de los rayos del sol. v. Algarabía 54, marzo 2009, ¡EUREKA!: «¿Por qué varía el color de nuestra piel?»; p. 91
  5. De hecho se ha comprobado que las personas morenas con pecas tienen altas probabilidades de tener el gen MC1R.

Lee el artículo completo en Algarabía 177

Te recomendamos leer
¿Por qué varía el color de nuestra piel?
Diseños sobre la piel
El mono desnudo cubre su piel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Algarabía en 5 minutos

Revista del mes

Libro del mes

Visita Algarabía niños

Crea y personaliza

Taquitos de lengua

Suscríbete a algarabía niños

Visita Algarabía para recordar