X
Top 10

Top 10: Exclusivos restaurantes de la Ciudad de México

La Ciudad de México sorprende con hallazgos inesperados; basta con recorrer sus colonias para conocer cada uno de los rincones culinarios.

Los platillos típicos de México, su gastronomía, y variada garnachería, pueden disfrutarse muy bien en las fondas, en los hogares, sin embargo, al visitar esta cosmopolita ciudad hay lugares exclusivos donde los expertos culinarios fusionan su propio estilo con lo tradicional, reinventan platillos para brindar una experiencia diferente al comensal.

En la Ciudad de México se pueden encontrar varios de estos lugares que incluso figuran en las listas de los mejores a nivel mundial. La innovación de los chefs con distintos productos hacen que los extranjeros –y los propios mexicanos–vivan de una forma particular la combinación de ingredientes y recetas tradicionales.

Los invitamos a que se aventuren por la Ciudad de México –ciudad de ciudades–, y que exploren su variedad gastronómica de la cual los chilangos nos jactamos por su esencia mestiza, cohesión de varias cocinas con reconocimiento internacional; para diversos gustos, y suculentas vivencias

10. El Cardenal

s44-top-10

Éste es uno de los lugares de alcurnia en la Ciudad de México. Fundado en 1969, en el edificio que albergó a la Real y Pontificia Universidad de América –en la esquina que forman las calles de Moneda y Seminario en el Centro–, desde sus inicios se ha caracterizado por ofrecer sus propias tortillas a los comensales. Entre los platillos más recurrentes que aquí sirven están el pecho de ternera, pescados tallados o a las brasas, huitlacoche, gusanos de maguey; y sus desayunos son predilectos por unos pequeños bolillos calientitos, que pueden rellenarse con nata fresca para luego sopear en un espumoso chocolate.

9. Dulce patria

s44-top-9

Martha Ortiz, encargada de este restaurante ubicado en Polanco, es una experimentada chef de cocina mexicana que ofrece una reinterpretación estética de los sabores tradicionales de las abuelitas, presentados ante los comensales con elegancia y colorido. La experiencia ahí va desde probar las aguas frescas –como la horchata milagrosa o la de jamaica con pétalos de rosa– a una imperdible crema de ejotes con vainilla de Papantla. 

8. Anatol

s44-top-8

La propuesta de este lugar es apostar por sabores conocidos que alcanzan otra dimensión en el paladar. De entrada, el chef Justin Emini luce su amplia experiencia en pescados y mariscos, que mezcla con ensaladas en las que los vegetales son combinados con precisión. Además, resulta interesante cuando el chef Emini se sale de las promesas básicas y experimenta con macarrones y aceite de trufa negra, sopa de frijol con foie gras –hígado hipertrofiado de un pato o ganso– ahumado, o el consomé de pollo con menta.

7. Nicos

s44-top-7

Un contraste entre el ambiente y el refinamiento de los platillos se percibe inmediatamente en este lugar, pero en la discrepancia está el secreto de algo relevante: el buen sazón culinario. La tradición es el ingrediente principal en sus recetas, y el chef Gerardo Vázquez Lugo ofrece una carta que incluye alimentos del siglo xix –como la sopa seca de natas, las gorditas rellenas de quelites, requesón o frijol; el caldo verde de camarón roca con nopales; o los mixiotes que se acompañan de tortillas hechas a mano.

6. Biko

s44-top-6

Por años este lugar ha sido reconocido entre los 50 mejores restaurantes del mundo según varios rankings, y en ocasiones fue el único restaurante nacional que se incluía en tales listados. Aquí se sirven platillos de la añeja cocina del País Vasco, mediante porciones minimalistas, colorido pop, combinadas con raíces tanto europeas como mexicanas; mismos que presenta como piezas de arte, algunos con efectos especiales, bajo métodos poco ortodoxos de preparación

5. Máximo Bistrot

s44-top-5

Se trata del restaurante más popular de la colonia Roma y uno de los mejores de la ciudad. Es de reconocer que aquí se sigue una estricta filosofía que apoya los productos nacionales, desde sus servilletas tejidas a mano por artesanos oaxaqueños, hasta la selección diaria de platillos que depende de los ingredientes disponibles, todos locales. Algunos de los más memorables que sirven ahí son los mejillones preparados con coco y azafrán, el pato acompañado de puré de papa e hígado, o el huachinango en cama de lentejas con risottos.

4. Rosetta

s44-top-4

Por la noches, mientras deambulen por la Plaza Río de Janeiro en la colonia Roma, el ambiente romántico que aquí surge cautivará su atención. Elena Reygadas, cocinera y propietaria de Rosetta, fue premiada en 2012 como la mejor chef de Latinoamérica, de acuerdo con la lista Latin America's 50 Best. El menú propone platillos originales compuestos por la cocina italiana con toques mexicanos, mismo que combina con ingredientes –sobre todo marinos– medianamente desconocidos, mediante recetas tradicionales de Italia con destellos de la creatividad de Reygadas.

3. Bretón

s44-top-3

La diversidad, la múltiple variedad de cocinas tanto nacionales como internacionales, es una característica que diferencia este lugar, no sólo dentro de este top. Especializado en rostizados, este lugar se deja influenciar por varias corrientes gourmet, pues ofrecen platillos que remiten a la cocina japonesa, a la italiana o a la mexicana, por ejemplo, un popular taco de ribeye con frijolitos, brote de cilantro y aguacate criollo. 

2. Quintonil

s44-top-2

En este lugar se sirve comida mexicana contemporánea, que ofrece una entremezcla entre la trayectoria de un cocinero con sus más entrañables recuerdos culinarios. Todas las comidas aquí incluyen hacia el final un sorbete de nopal con limón y sal, un sello del platillo más famoso de este restaurante; y por si fuera poco, presume de la mejor repostería de la ciudad con una natilla de té de limón que se entremezcla también con la frescura, acidez, contrastes y sutilezas, de su propuesta gourmet.

1. Pujol

s44-top-1

Así como el Biko y el Quintonil, este restaurante se encuentra entre los cincuenta mejores lugares en el mundo para comer. En Pujol ofrecen un espacio de introspección entre la comida y quienes la degustan, como si se basara bajo una expresión filosófica que se cuestiona los procesos tradicionales de la gastronomía mexicana. En el 2011 el Pujol tuvo un proceso de replanteamiento sobre su concepto, al vender la experiencia sensorial de la alimentación cotidiana.

logos-cierre-CDMX-25-menos

También te recomendamos:

¿Qué comemos los chilangos?
Top 10: Restaurantes raros
Palacio de los condes de Miravalle
Las loncherías

Publicidad

Güey

busca en algarabía

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE