¿Quién fue?

Helen Keller y su amor a las letras invisibles

Escritora, activista política y oradora, esta gran mujer se situó en medio de la historia para dejar un legado que, hasta el día de hoy, se mantiene inquebrantable.

Su mente, sea el tipo de mente que tenga,
es una prisión —dijo el Capitán tristemente— no puede salir 
y ninguno logra abrir la puerta, la llave está perdida 
y nadie puede encontrarla. 
Helen Keller, La historia de mi vida

La vida de Helen no fue fácil. Nació el 27 de junio de 1880 en Tuscumbia, Alabama –ee.uu.–; siendo la primera hija del Capitán Arthur H. Keller y Katherine Adams Keller. Durante sus primeros meses de vida Helen poseía todas sus facultades intactas, sin embargo, en febrero de 1882, tras una enfermedad que le provocó altísimas fiebres, perdió totalmente la audición y la visión.

Su capacidad para comunicarse no era nula, ella había creado más de 60 señas para decir lo que quería o sentía. Cuando cumplió ocho años su familia le pidió ayuda a Graham Bell, quien en ese entonces trabajaba con personas sordas, y así pudieron contactar al instituto Perkins para los ciegos en Watertown. El instituto les asignó como maestra a una de sus egresadas recientes: Anne Sullivan, quien tan solo tenía 20 años.

En marzo de 1887, Anne llegó a casa de los Keller. Tras recluirse ambas en una casita en el jardín, Anne logró que Helen aprendiera el nombre de las cosas.

El cinco de abril de 1887 Keller aprendió su primera palabra cuando su tutora deletreó las letras de agua en la palma de su mano al tiempo que Helen tocaba un chorro de la fuente. Ese mismo día Helen conoció otras 30 palabras
Poco a poco, mediante diferentes técnicas, Anne le enseñó a Helen a hablar y escribir. Una vez terminada la preparación Helen salió al mundo.

s34-quienfue-helen

Para su adolescencia, el caso de Keller era conocido a nivel mundial, ella tuvo la oportunidad de hacer diferentes amigos, entre los cuales figuran Mark Twain, Graham Bell, Charlie Chaplin, John F. Kennedy, entre otros.
En marzo de 1903, con ayuda de John Macy publicó su primer libro: la historia de mi vida.

Visitó 35 países, recaudando fondos para los invidentes.

Años después tras finalizar la universidad, y haber leído a Marx y Engels, Helen se unió al partido socialista. Fue así como empezó a publicar sus ensayos con temas como la fe, la prevención de la ceguera, el control natal, el crecimiento del fascismo en Europa y la energía atómica. Para 1916 Helen se salió del partido socialista y se unió a los trabajadores industriales del mundo.

Helen empezó a dar discursos en público y se volvió una oradora de fama mundial, conocida por sus luchas para defender a las personas con discapacidad. Ingresó a la fundación Americana para ciegos donde fue maestra. En 1932, por todos sus esfuerzos, fue nombrada vicepresidente del Real Instituto para Ciegos en Inglaterra.

Como parte de su programa de oposición a la guerra fue a Hiroshima y Nagasaki tras los bombardeos de la segunda guerra mundial, donde fue cálidamente recibida, también visitó a los soldados que habían quedado ciegos tras la guerra, ofreciéndoles ánimo y esperanza.

El primero de junio de 1968, semanas antes de su cumpleaños número 88, Helen Keller falleció.

Publicó, a lo largo de su vida, 14 libros y más de 475 ensayos y discursos, cosa que la posicionó en el quinto lugar de la lista de hombres y mujeres más influyentes del siglo xx.

s34-quienfue-helen-keller-sized-14

Durante un discurso en su honor, el senador de Alabama, Lister Hill dijo: ella vivirá, será una de las pocas. Los nombres inmortales no nacen para morir. Su espíritu seguirá mientras el hombre pueda leer y contar las historias sobre la mujer que le mostró al mundo que no hay obstáculos para el coraje y la fe.

También te recomendamos:

Ponte a Prueba #113: Mujeres que dejaron huella
Memorias de otros
Charlotte Brontë, una envidiosilla
De todo excepto feminismo

Publicidad

Cabello o pelo

busca en algarabía

Publicidad

Newsletter Algarabía

Publicidad

Publicidad

– Publicidad –

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE