X
¿Quién fue?

Guillermo Tovar de Teresa

Conocido como el último cronista oficial de la Ciudad de México, Guillermo Tovar de Teresa deja un gran legado en obras como México barroco y La ciudad de los palacios.

Conocido como el último cronista oficial de la Ciudad de México, Guillermo Tovar de Teresa deja un gran legado en obras como México barroco y La ciudad de los palacios.

Guillermo Tovar de Teresa, un hombre cuya pasión y conocimientos le permitieron ser historiador, investigador, bibliógrafo y filántropo. Nació el 23 de agosto de 1956 en la Ciudad de México y a temprana edad destacó por su gran inteligencia.

Desde niño se interesó de forma vehemente por 
la historia y el arte mexicano, en particular del periodo barroco. A los 13 años ya era consejero de arte del presidente Díaz Ordaz y a los 23 publicó su primer gran libro: Pintura y escultura del Renacimiento en México (1979), editado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (inah).

Tovar de Teresa escribió más de 30 títulos que ya son referencia obligada para comprender el arte novohispano, como: México barroco (1981), La ciudad de México y la Utopía en el siglo xvi (1987), Bibliografía novohispana de arte (1988), Los escultores mestizos del Barroco novohispano (1991) y La ciudad de los palacios / Crónica de un patrimonio perdido (1991). En sus obras persiste la intención de valorar la pérdida de la riqueza tangible e intangible de nuestra cultura.

En 1986 fue nombrado el cronista oficial de la Ciudad de México. Sin embargo, un año después él mismo renunció al puesto porque dijo que era imposible para una sola persona documentar los acontecimientos de una entidad tan grande.

«A una persona no le alcanza la vida para conocer la ciudad y todos sus aspectos. Por eso propuse la creación del Consejo de la Crónica de la Ciudad de México.»

Fue, sin exagerar, un sabio cuya erudición iba más allá de la información bibliográfica: estaba convencido de que el ejercicio histórico era una labor cotidiana que debía estar cercana a la gente.

Detractor de las llamadas «escuelas historiográficas» y de los académicos que se «especializan en un solo tema» para vivir de becas o patrocinios, Tovar esclareció varios mitos históricos, como los vinculados con el origen de los primeros migrantes europeos a América.

Luego de su fallecimiento, ocurrido el 10 de noviembre de 2013, su familia anunció la donación de miles de manuscritos y documentos históricos de su pertenencia a la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, así como la creación de un premio con su nombre, el cual busca reconocer a mexicanos dedicados la preservación del patrimonio nacional.

Comments are closed.

Publicidad

Güey

busca en algarabía

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE