¿Quién fue?

Diane Arbus

Ella no los veía como monstruos, los amaba, los idolatraba y por eso buscó la forma de perpetuarlos a través de su arte: la fotografía.

Ella no los veía como monstruos, los amaba, los idolatraba y por eso buscó la forma de perpetuarlos a través de su arte: la fotografía.

Diane Nemerov nació en Nueva York un 14 de marzo de 1923, fue hija de una privilegiada familia judía. Tuvo una infancia opulenta y fue una niña mimada. Cuando la adolescencia la alcanzó se rebeló y se puso en busca de ambientes contrarios a los que conocía, le atrajeron los lugares decadentes, los personajes arrebatados, sucios y maltratados—borrachos, vagabundos y artistas callejeros—, ejercían un encanto inexplicable sobre ella. Observaba sus movimientos y en ocasiones los imitaba sin pudor, su biógrafa Patricia Bosworth señala que se masturbaba con las ventanas abiertas, a sabiendas de que los vecinos la podían observar.

Diane comenzó su relación con Allan Arbus, cuando ella tenía 14 años, era un joven desfachatado cuyas máximas aspiraciones eran llegar a ser actor. Aunque sus padres no lo encontraban apropiado para su hija, lo aceptaron con recelo, pensando que todo sería algo pasajero, sin embargo el amor entre ellos fue más resistente de lo que todos creían y cuatro años después, cuando Diane cumplió los 18 años, se casaron.

La ii Guerra Mundial estalló al poco tiempo y Allan fue reclutado. Dado que se había especializado en fotografía en el ejército, se le permitió convertirse en fotógrafo militar. Cuando todo terminó y pudo volver a casa, decidió que junto con su esposa haría de la fotografía en un proyecto de vida en común. Comenzaron trabajando para los padres de Diane, por encargo. Poco a poco su trabajo se fue infiltrando en importantes revistas como Vogue, Esquire y Harper´s Bazaar.

Diane se hartó de la monotonía de su trabajo fotográfico. En 1958 recibió clases de la austriaca, Lisette Model—quien tuvo la mayor influencia en el trabajo posterior de Arbus—. La profesora repetía una frase que Diane se tomaba muy en serio: «No pulsen el disparador hasta que el sujeto que enfocan les produzca un dolor en la boca del estómago». También la llevó a ver la película Freaks de Tod Browning, misma que cautivó a Diane porque los monstruos no eran resultado de la imaginación, sino seres de carne y hueso: enanos, idiotas y contrahechos.

La pareja tuvo dos hijos, Amy y Doon Arbus, a pesar de que intentaba ser una madre normal, no lo lograba, pues sufría de depresiones severas y miedos internos que no podía controlar. El matrimonio tenía muchos problemas, así que decidieron cortar por lo sano y separarse. Abandonó también el papel de madre y se los dejó a Allan para que se hiciera cargo de ellos.

Para Diane fue un golpe doloroso que sólo calmaba al distraerse con su cámara y sus singulares cacerías. Esta vez, buscó seres extraños provistos de una belleza diferente a la convencional. Se movía sigilosa en las calles más deprimentes de Nueva York. Con timidez y encanto, se acercó a aquella fauna nocturna y con toda naturalidad conseguía que se permitieran retratar. Se enamoró pronto de lo grotesco y lo deforme, de esa rareza poco apreciada.

Diane conformó una preciada galería con aquellas figuras irregulares, con aquellos seres marginados que se aceptaban sólo entre ellos. La fotógrafa prefería las fotos en blanco y negro, la luz y la sombra, el contraste. Las imágenes que captaba, resultaban impactantes para los espectadores, quienes observaban con curiosidad y morbo. Para Arbus significaba algo oscuro que habitaba en sus adentros y a través de su arte lo dejaba salir.

A pesar de ser una artista reconocida, la situación económica de Diane era mala. Sus depresiones se hicieron cada vez más constantes y un 27 de julio de 1971 Diane Arbus se suicidó, se cortó las venas y para asegurarse de no fallar se metió una sobredosis de barbitúricos. Tenía 48 años de edad cuando dejó este mundo, al que le cedió el legado de su arte inusual.

Otras breves de Diane Arbus:

—En 1967 se inauguró su muestra “New Sensations”, con los retratos nocturnos captados por Diane. Provocaron distintas reacciones. Sobre todo rechazo.

—Le piden retratar escritores, actores, actrices y poetas. Por su lente desfilaron los rostros de Norman Mailer, Mae West, Susan Sontag y Jorge Luis Borges entre otros.

—Descuidaba su aspecto, usaba harapos y en ocasiones andaba con una misma ropa durante varios días.

—Su vida sexual era promiscua. Era bisexual y participaba en orgías constantemente. Se aseguraba, incluso, que muchas veces se acostó con los ‘monstruos’ que fotografiaba.

—La enciclopedia de fotografía americana afirma que en el año de 1972 Arbus vendió más cien mil copias de sus fotografías.

—Un fragmento de su vida fue llevado a la panatalla grande en el 2006, por el director Steven Shainberg. Fur: An Imaginary Portrait of Diane Arbus, es el título de una película de ficción en la que el personaje de Diane Arbus es protagonizada por Nicole Kidman.

Sus fotografías más famosas:

«Child with Toy Hand Grenade in Central Park» (1962) —Niño con granada de mano como juguete en Central Park— Una impresión de esta fotografía fue vendido en 2005 en una subasta por 408.000 dólares

«Identical Twins» (1967)— Gemelas idénticas— Esta fotografía se refleja en la película de Stanley Kubrick, El resplandor, que cuenta con gemelas idénticas, como fantasmas, en la misma pose. Una impresión se vendió en una subasta por 478.400 dólares en 2004.

«Jewish Giant at Home with His Parents in The Bronx, NY» (1970)—Gigante judío en casa con sus padres en el Bronx, NY— La fotografía motivó al primo de Eddie Carmel, ‘el gigante judío’, a hacer un documental sobre su vida. Una impresión se vendió en una subasta por 421.000 dólares en 2007.

Consulta la galería de Diane Arbus aquí.

No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE