X
Publirreportaje

La paradoja de ahorrar

A través de los años el Guardadito fue expresando la libertad de las personas que buscaban tener el dinero asegurado…

Aunque nadie duda que ahorrar sea un buen hábito, para muchos sigue siendo un misterio —no importa la edad— poder lograrlo. Es casi tan intrigante como la historia de la palabra misma.

Los orígenes de «ahorrar» aludían a poner en libertad y no a economizar; casi de inmediato asociaríamos más con guardar que con liberar.

Proviene del árabe «hurr»  que significa libre.  De ahí se derivó el arabismo «horro», muy utilizado durante la Edad Media para referirse a alguien «que no es esclavo». A partir de ahí se  construyó el verbo «ahorrar» y su significado pasó de «poner en libertad a un prisionero» a uno más amplio y hasta un tanto confuso, como «librar a alguien de algo». En este caso podría ser librar a alguien de un gasto o de una deuda, o hasta de una situación, y por eso es tan común que escuchemos la frase «tú te lo pierdes y yo me lo ahorro».

cochinito

De tal manera que se trate o no de dinero, ahorrar siempre es una buena elección, pues nos quita una preocupación financiera de encima. La sabiduría popular dice que ahorrar no sólo es guardar, sino saber en qué gastar; aplica tanto para el tiempo como para el dinero, o para cualquier situación de la vida cotidiana. Se dice fácil pero no siempre es así de sencillo, aunque nunca es tarde para empezar a hacerlo.

Para ahorrar de la mejor forma, un banco te da el respaldo que necesitas. Opciones como el Guardadito que ofrece Banco Azteca son ideales para tener el dinero asegurado, pues no hay comisión por saldos mínimos o manejo de cuentas. De esta forma, tú también puedes «librarte de algo» y despreocuparte por cómo guardar tu dinero.

banco azteca

busca en algarabía

Güey

Newsletter Algarabía