Para opinar

Modales en la mesa

Los modales en la mesa, como no masticar con la boca abierta, no levantarse hasta terminar y uno más reciente: dejar el celular a un lado, son necesarios para una mejor convivencia social.

Es domingo, estoy en la terraza de un restaurante tratando de leer, pero en la mesa de junto hay unas mujeres que no paran de hablar. Las miro y veo con horror que con ellas hay un niño que intenta atiborrarse con la comida del plato. El espectáculo me hace recordar y entender por qué mi mamá, y las mamás de casi todo el mundo —claro, no la de este niño—, nos sermonearon durante nuestra infancia con aquello de: «no truenes la boca», «con la comida no se juega», «no cantes en la mesa», «el que come y canta, loco se levanta» y otras clásicas.

La importancia de que todos compartamos ciertas costumbres y reglas de urbanidad es que promueven una sana socialización y una identidad cultural que conllevan «razón, fortaleza, justicia, verdad, prudencia y moderación»; es decir, virtud, lo que habla por uno mismo. Tal vez suene exagerado, pero pensemos en esas ocasiones en que vemos al posible amor de nuestra vida comiendo como cerdo y ahí mismo se pierde el encanto, o a esa seductora mujer hablando con la boca llena y exhibiendo lo que mastica casi hasta la boca del estómago.

«La gracia y gentileza son el esmalte de la educación.»

Carreño

Todo esto me hace reflexionar sobre el origen de las normas de urbanidad que rigen, o deberían regir, nuestra conducta en la mesa: ¿por qué surgieron?, ¿de dónde vienen?, ¿quién las inventó?

Sin duda, lo primero que nos viene a la mente es el infaltable Manual de Carreño —que, por cierto, parece más mito que realidad, ¿alguien lo ha visto siquiera?—. Este manual es el lugar donde culminan las normas que se fueron gestando a través de los siglos y, como el autor indica, están enfocadas a «dirigir nuestra conducta de manera que a nadie causemos mortificación o disgusto». Tan es así que siempre esperamos que el otro las siga, aunque no siempre nos comportemos moderadamente y mucho menos pensemos, precisamente, en el otro.

El título completo del manual de Manuel Antonio Carreño es Manual de urbanidad y buenas maneras para uso de la juventud de ambos sexos en el cual se encuentran las principales reglas de civilidad y etiqueta que deben observarse en las diversas situaciones sociales, precedido de un breve tratado sobre los deberes morales del hombre. Venezuela, 1853.

Todo comenzó en las cortes

Fue en las cortes donde estas normas tomaron forma. Se aplicaban no sólo al comportamiento en la mesa, sino al comportamiento de los cortesanos en general, empezando por el rey y la familia real, seguidos por los oficiales, ayudas de cámara y sirvientes. Además, era un código que promovía deliberadamente la jerarquía de sus miembros.

A mediados del siglo xix, instrumentos, espacios, mobiliario y costumbres estaban tan establecidos, que Carreño tuvo mucha tela de dónde cortar, y su manual de 1853 —que sí existe— no descuidó ningún detalle. Sin embargo, algunas reglas han caducado con el tiempo, porque dejamos de usar algún utensilio o de seguir ciertas costumbres, como ésa de que el pan se toma sólo con la mano izquierda y se parte con la derecha, o que no es bueno comer pan o tomar vino si no se ha terminado la sopa.

«Muchas personas son lo bastante educadas como para no hablar con la boca llena, pero no les preocupa hacerlo con la cabeza vacía.»

Orson Welles

Al leer el manual, encontré una regla que reúne algunos puntos que suelen ser origen de los regaños más asiduos en la mesa:

34. Son también actos groseros:

  1. abrir la boca y hacer ruido al masticar.
  2. sorber con ruido la sopa y los líquidos calientes, en lugar de atraerlos a la boca suave y silenciosamente.
  3. hacer sopas en el plato en que se está comiendo.
  4. dejar en la cuchara una parte del líquido que se ha llevado a la boca, y vaciarla luego dentro de la taza en que aquél se está tomando
    tomar bocados tan grandes que impidan el libre uso de la palabra.
  5. llevar huesos a la boca, por pequeños que sean.
  6. tomar la comida por medio del pan [o tortilla, da igual], en lugar de emplear el tenedor o la cuchara.
  7. arrojar al suelo alguna parte de las comidas o bebidas.
  8. recoger las últimas partículas del contenido de un plato por medio del pan o de la cuchara.
  9. suspender el plato de un lado para poder agotar enteramente el líquido que en él se encuentre.
  10. derramar en el plato las gotas de vino que han quedado en el vaso, para poner en éste el agua que va a beberse.
  11. hacer muecas o ruido con la boca, para limpiar las encías o extraer de la dentadura partículas de comida por medio de la lengua.
  12. hablar con la boca llena.

Tradición oral o violencia verbal

Las reglas de urbanidad y de etiqueta que hoy rigen nuestro actuar en la mesa —pública o privada— son las que hemos mamado desde nuestra más tierna infancia. Nuestras amorosas madres nunca dejaron que metiésemos la mano al plato de sopa ni permitieron que dejásemos ni una sola migaja en él. Todos recibimos retahílas interminables de instrucciones, como aquella de: «¡no truenes la boca!», y uno sufriendo, porque las estúpidas tostadas crujen y crujen dentro de tu esforzada boquita cerrada. También están la instrucciones en serie: «¡siéntate bien!, ¡arrímate!, ¡no tanto!, ¡sube la mano!, ¡baja el codo!, ¡la espalda derecha!, ¡pega los brazos al cuerpo, parece que vas a volar!»; que, si tratamos de seguir conforme las vamos oyendo, nos llevan a hacer una especie de break dance que terminará con un: «¡no bailes en la silla!».

Tampoco podemos olvidar las reglas que dictan la correcta despedida y que tanto tiempo le quitan al juego, la tele y la ociosidad vespertina: «también las verduras se comen —¡zaz! media hora más en la mesa—, no te levantes hasta que todos terminen —¡y tu hermano no se ha comido las verduras!—, pide permiso para retirarte». Luego se oye un: «¿cómo se dice?», a lo que tú contestas, ya bastante desesperado y entre dientes: «gracias a Dios» o «gracias y buen provecho», y, antes de que salgas corriendo, te caen encima las últimas dos órdenes: «arrima la silla y recoge tu plato».

Y todo para que, de grandes, les apliquemos la repetición instantánea a nuestros hijos y se comporten en la mesa —según nosotros— como ángeles.

Lee el artículo completo en Algarabía 45 y en la sección de comentarios comparte con nosotros: ¿son útiles los modales en la mesa? En tu infancia, ¿cuál era el regaño o amenaza más común a la hora de comer?


Victoria García Jolly no tiene más autoridad para escribir sobre este tema que pertenecer a una generación de niños que fue criada bajo el más estricto régimen prusiano, que, además de dictatorial, es infalible. Cuando corrige a sus hijos, no deja de reconocer eso de «mi madre, yo misma».

  • Enrique Corte

    Creo que algunos tuvieron una infancia dura. A mí mi madre me enseñó algo de modales, pero teniendo siempre claro que aplicaban en público o cuando había visitas. Cuando estábamos solos y en familia podíamos tragar como hipopótamos hambrientos. En privado todo era muy silvestre, pues.

  • Sergio Martínez Orozco

    No podías levantarte de la mesa antes que tu padre. Se servía el plato por orden jerárquico. Nunca acudir a la mesa desvestido o mal vestido y mucho menos sin lavar. No hablar con comida en la boca, no saborearse, no chupar o absorber los líquidos. Cortar con tenedor en la mano izq. y comerlo con la derecha. Llevar los trastes al fregador al terminar de comer. Eructar en algunas culturas y tiempos era señal de satisfacción y educación.

  • Bernabé Lara

    Ahora, habrá que agregar al manual de Carreño, los buenos modales en tiempos de la tecnología, ya que el uso del celular en la mesa, deja mucho que desear. Es urgente que se implementen medidas, y sobre todo, aplicarlas.

  • Adelfo H. Carvente

    Es deseable y correcto comer con “buenos modales”, pero si comen preocupándose de seguir estrictamente las “reglas”, estoy seguro que no disfrutan de las exquisiteces de un buen platillo mexicano. Y más seguro estoy que si de verdad utilizan las “buenos modales” no saben como se come un tlacoyo, un mole de olla, un pipían, una barbacoa, una torta, un taco, etcétera. ah, y una pregunta para los cultos comensales: por que dicen buen provecho, ¿acaso existe el mal provecho? Provecho.

  • Denise

    yo me crecí en un ambiente en donde de verdad teníamos que agradecer a dios por tener un pedazo de pan, por lo tanto la idea de dejar restos de comida en el plato para mi es señal de desperdiciar y ser malagradecido con la comida

No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE