Para opinar

Los nombres del Jazz, parte III: Modernidad (1970-1999).

La tercera y última parte del recorrido: rebase de fronteras políticas, sociales, comerciales y, por supuesto, del tiempo. «Music is a journey. Jazz is getting lost.»1 «La música es un viaje. El jazz es perderse en él.», John O’Farrel, en The Best a Man Can Get, 1999. Y es así. Emprender cualquier viaje en la […]

La tercera y última parte del recorrido: rebase de fronteras políticas, sociales, comerciales y, por supuesto, del tiempo.

«Music is a journey. Jazz is getting lost.»1 «La música es un viaje. El jazz es perderse en él.», John O’Farrel, en The Best a Man Can Get, 1999.

Y es así. Emprender cualquier viaje en la historia buscando el origen de lo que hoy concebimos como música supone, de manera inevitable, la posibilidad de perderse en el hito que en la década de los años 20 marcaría a los ee. uu. a través del jazz.

«When they study our civilization two thousand years from now, there will only be three things that Americans will be known for: the Constitution, baseball and jazz music. They're the three most beautiful things Americans have ever created.» ⎯Gerald Early

Pero como el objetivo de esta selección de íconos tiene más intención de guía que de motivo para perderse, dejamos a continuación la tercera y última parte de este viaje: una selección de nombres que, de los años 70 hasta inicios de la década pasada, marcaron la historia del jazz ⎯quizá más por sus aportaciones al género que por su popularidad⎯, permitiéndole por fin traspasar las barreras norteamericanas plenamente y trascender al tiempo.

1. Gil Evans (Canadá, 1912-1988): Una de las figuras que contribuiría a cambiar los esquemas ⎯si es que el término ha aplicado alguna vez cuando de jazz de trata⎯ e introducir el uso de instrumentos eléctricos en la década de 1970. Junto a figuras como Miles Davis y Lester Young creó un eslabón entre el bop y el cool jazz, subgénero que logró abrirse camino entre nuevos públicos en el mercado. Su trabajo como director de orquesta tenía más que ver con inspiración para cada músico que de dirección en sí.

Orquesta de Gil Evans ⎯con él al piano⎯, en el Umbria Jazz (1974)

2. Bill Dixon (EE. UU, 1925-2010): Más de 50 años dedicados por completo al género lo consagran en la línea del tiempo del jazz. Como trompetista marcó pauta importante para el desarrollo de subgéneros alternativos, como el –amado por unos, incomprendido por otros– free jazz.

3. Toshiko Akiyoshi (China, 1929): Hija de japoneses, ella de nacionalidad China. El harbop de Toshiko Mariano, material inspirado en el trabajo de Gil Evans y Thad Jones, la lanzó a la fama y la consagró como una de las primeras artistas en traspasar, desde afuera, las barreras comerciales y de popularidad en Norteamérica.

«Así se toca el jazz, con fuego, con alma y sin alardes; no es cosa de virtuosismo, es cosa del corazón.»
Wynton Marsalis al escuchar tocar a Chilo Morán

4 . Chilo Morán (México, 1930-1999): A pesar de haberse desarrollado también en otros géneros de mucho mayor impacto en el gusto popular, de su enorme pasión por el jazz y su inigualable talento derivó un hecho histórico: en 1962, logró que por primera vez el Palacio de Bellas Artes abriera sus puertas para la presentación formal de un grupo de jazz. Aclamado internacionalmente, Chilo fue uno de los detonadores del desarrollo del género en México.

Días de vino y rosas ⎯Chilo Morán en la trompeta

5. Jaco Pastorius (ee. uu., 1951-1987): Su carrera, igual que su vida, estuvo marcada por los excesos y la improvisación. A lo largo de dos décadas de intensa actividad musical, consiguió adquirir un estilo propio y, con ello, revolucionar lo que estrellas del bajo como Monk Montgomery o Jerry Jemmott habían hecho hasta entonces ⎯e, incluso, lo que Stanley Clarke hacía por los mismos años que él⎯. Su estilo, con un pie en el jazz y otro en el rock, revolucionó la forma en la que los seguidores del género y los propios músicos concibieron al bajo eléctrico.

>A partir de 1970, nuevos subgéneros surgen para transformar gradualmente al jazz: el tronco de la música triste afroamericana se llena de ramas que, desde el cool jazz, pasando por el free, el acid, el smooth y el latin, florecen en el gusto del público contemporáneo y llegan a colocarse incluso en el gusto popular con frutos como el funk y el mismo rock.

«Rock & roll ain't nothing but jazz with a hard backbeat.»
⎯Keith Richards, para la revista Life

Se cierra el artículo, y es tiempo de opinar: ¿Qué otros nombres del jazz consideras que son hitos modernos?, ¿qué figuras del jazz contemporáneo crees que marcarán la historia?

Sigue a la autora de este artículo como: @luigiwich

Comments are closed.

Comunicar

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE