Para opinar

Dietas fantasmas

Al pasar diciembre, un mes lleno de fiestas, comidas, cenas, reuniones y demás eventos sociales; llega enero, plagado de ánimos, resoluciones y deseos, entre los que nunca faltan las dietas.

Al pasar diciembre, un mes lleno de fiestas, comidas, cenas, reuniones y demás eventos sociales; llega enero, plagado de ánimos, resoluciones y deseos, entre los que nunca faltan las dietas: esas cosas escurridizas que ante cualquier antojo o momento de debilidad se vuelven fantasmas y desaparecen, a veces para nunca volver.

Según la rae, la palabra dieta significa «régimen de vida, privación completa de comer o conjunto de sustancias que se ingieren como alimento», aunque popularmente entendemos el concepto como «pararle a los gustitos culposos y comer sano, sin azúcares ni grasas.»

Aunque las dietas parezcan la solución correcta a los problemas de sobrepeso, la verdad es que no todos tienen la fuerza de voluntad para sobrellevarlas, y aunque enero se imponga con los propósitos, la mayoría aborta la misión «dieta» al terminar el mes —o incluso antes.

William Banting, un ebanista inglés nacido en 1796, fue el primer caso documentado de una persona que siguió una dieta para bajar de peso, la cual fue recetada por el doctor William Harvey, quien recomendó a Banting dejar las grasas, los azúcares, los lácteos y las féculas por frutas, tés, carnes magras y panes integrales.

La dieta funcionó y Banting logró bajar en total 20 kilos, por lo que en 1868, publicó A Letter On Corpulence, una especie de folleto donde compartía su testimonio acerca de esa dieta. Vendió 50 mil copias y al sentirse apenado por hacer dinero «a costa del sufrimiento ajeno», decidió donar sus ganancias a la caridad.

Éste fue el principio de los regímenes alimenticios bajos en carbohidratos del siglo xx, como la famosa dieta Atkins, la cual consiste en consumir una mayor cantidad de proteínas. Y así han surgido miles de dietas, unas saludables y otras extremas, pero que no la mayoría puede lograr mantener.

Lo más recomendable sería acudir con un especialista y no jugar con la salud matándonos de hambre, pero todo se resume en la fuerza de voluntad y el compromiso que tengamos con la dieta, porque aunque empecemos con la mejor actitud en enero (pasando la rosca de reyes), la verdad es que muchas veces aguantamos nomás hasta el Día de la Candelaria.

En la sección de comentarios, opina: ¿Qué piensas de las dietas? ¿Comienzas el año intentando seguir una? ¿Qué consejo o dieta nos compartes?

No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE