Desde la redacción Para opinar

¿Amor u obsesión?

El flechazo amoroso, como todos los fenómenos de la mente, se representa en el ser humano a través de cambios cognitivos, afectivos o motivacionales, así como vegetativos o del cuerpo.

El flechazo amoroso, como todos los fenómenos de la mente, se representa en el ser humano a través de cambios cognitivos, afectivos o motivacionales, así como vegetativos o del cuerpo.1 Versión libre tomada del capítulo «La psicología del enamoramiento» del libro de Alberto Orlandini El enamoramiento y el mal de amores, México: FCE, 1998.

A nivel cognitivo, en el enamorado se advierten cambios como la «focalización de la atención» en la persona del amado y la desatención de otros intereses que se tenían con anterioridad. Para el filósofo Ortega y Gasset, el amor-pasión es una suerte de estrechez de la atención que da al que la padece un aire especial de embobado y sonámbulo.

En la memoria se registran de modo priorizado e indeleble los detalles más minúsculos de la historia del romance. La fantasía se exalta y toma como tema reiterativo las ensoñaciones con escenas que protagonizan los amantes. La idea del objeto de amor se convierte en un pensamiento fijo parecido a las obsesiones y a los delirios y todo lo que sucede se relaciona con la idea del amado.

«Estar o no estar contigo es la medida de mi tiempo»

Jorge Luis Borges

A nivel afectivo, el corazón del enamorado responde a la presencia del objeto amado con emociones como entusiasmo, jovialidad y erotismo ardiente; y por el contrario, los desaires, la ausencia o la pérdida del amante suscitan afectos como angustia, melancolía o ira, que pueden llegar a ser enfermizos.

El enamoramiento resulta lo opuesto a la tranquilidad y representa un estado mantenido de emociones excesivas que varían del placer a la zozobra y del éxtasis al tormento. Según Edmund Bergler el enamoramiento tiene ocho características:

  1. el sentimiento de felicidad
  2. la tendencia al autosuplicio
  3. la sobrevaloración del amado
  4. la subestimación de la realidad
  5. la exclusividad de una sola pareja
  6. la dependencia del amado
  7. la conducta sentimental
  8. el predominio de la fantasía

La pasión resulta ingobernable para la voluntad, y nadie puede enamorarse o desenamorarse porque lo desee. Si uno no quiere apasionarse lo único que puede hacer —según los expertos— es evitar a la persona que nos atrae, y algunos proponen como remedio heroico hacernos odiosos a ella, antes de perder el control de nuestros sentimientos.

En la sección de comentarios comparte con nosotros: ¿El sentimiento de enamoramiento es una ilusión? ¿Podemos comparar el estar enamorados con una enfermedad, y por ello, diagnosticarla por los síntomas que se describen arriba?

  • nomevuelvoaenamorar

    si definitivamente es una enfermedad porque se sufre mas de lo que se goza!

  • Luis Armando Jimenez Gonzzali

    El enamoramiento es una enfermedad donde la cura es el amor. Es muy diferente un amor maduro a un enamoramiento fugaz.

  • Paola

    Bueno, en cuanto a ver el amor como una enfermedad diagnosticable hay incluso un libro al respecto, se llama “Delirium” de Lauren Oliver y con él definitivamente se pueden sacar conclusiones.

No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE