Palabrotas

Soponcio

«Mamá, tengo que hablarte de un asunto serio…

Fíjate que me voy a divorciar.

—¿Cómo que te vas a divorciar? ¡No puedes hacernos esto! Tan contentos que estábamos.

—¿De qué estás hablando?

—De mí y mis
 nietecitos. Ya nunca los
volveré a ver. No te entiendo,
de veras. Ella es una buena mujer y tu deber es apoyarla.

—Mamá, no estoy pidiéndote tu opinión; te estoy informando lo que va a suceder. Es lo mejor. Además, ella ni te caía bien.

—Esto ya me lo esperaba de ti. Pero está bien, haz lo que quieras. Luego que estés solo, te arrepentirás. ¡Qué desilusión! ¡Qué fácil se arreglan las cosas hoy en día!

—Bueno, hasta aquí la dejamos. Ya vas a empezar otra vez...

—Claro, mi opinión no te importa. Para ti siempre he sido un cero a la izquierda; yo que tanto me sacrifiqué por ti y por tus hermanos. Lo siento por los niños. ¿Ellos qué culpa tienen de los errores de su padre?

—Tranquilízate, por favor.
—¿Cómo me puedes hacer esto? Me siento muy mal. Siento que me desmayo, que me va a dar el soponcio.

—Mamá, no empieces. Estás bien, no te pasa nada.

—Eres un malagradecido. Déjame morir sola. Yo nunca te he importado. Ay, el soponcio... Necesito aire...

—Está bien mamá. Hablaré con ella. Tranquilízate.

—Sí, m’hijito, sabía que regresarías a la cordura. Pero, claro, con esa mujer que tienes, ¿cómo no vas a pensar esa barbaridad? Bueno, ya me voy porque tu papá me está esperando. Luego hablamos con más calma, ¿eh? Hasta luego.»

Escucha: Palabras olvidadas

El origen del término soponcio es incierto y según el drae, se usaba como sinónimo de desmayo y congoja; además, era el nombre dado a una sopa mal hecha.

Como sea, de no ser por señoras como mi mamá, no se sabría su significado ni sus mortales repercusiones.

Después de esa conversación, aguanté sin separarme por un tiempo. Muchos años han pasado; ya casi nadie entiende estos términos, así como yo no entiendo cómo pude caer, otra vez, en eso del soponcio de mi mamá, que hace que se le vaya el aire, se desmaye y ponga los ojos en blanco.

Como sea, creo que si se enterara de que una de las razones de mi divorcio fue justamente ella, seguro que iba a dar una semana al hospital, no sin antes decir una serie de improperios contra la que ahora es mi ex.

s17-palabrota-WEB

 

 

También en algarabia.com encontrarás:

De disolutas a mojigatas

Pazguato

Petacas

Expresiones antiguas

 

Publicidad

Cabello o pelo

busca en algarabía

Publicidad

Newsletter Algarabía

Publicidad

Publicidad

– Publicidad –

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE