X
Palabrotas

Procrastinar

Lean esto ahora, no vayan a querer dejarlo para después.

Procrastinar proviene del latín procrastinare que se traduce como «dejar de hacer algo hoy para terminarlo mañana». Esta compuesta por: el prefijo pro- que significa ‘hacia delante’, -cras referente a ‘el mañana’, -tinus que indica relación, y el sufijo -ar que lo caracteriza como verbo.

Así que procrastinar es un verbo que se refiere al hábito de postergar actividades o situaciones que deberían atenderse. Algunos sinónimos son aplazar, postergar, posponer, relegar o diferir. Se traduce a veces por aplazar, diferir, posponer, postergar o relegar, referencias que no dan la idea de hábito. En el idioma inglés se usa mucho esta palabra —procrastinate— para describir a lo que se le da menor importancia, y consecuentemente se puede dejar para otra fecha —definida o no.

El procrastinador deja todo para el último minuto o para después del plazo determinado.

El adverbio en latín cras es clave para entender esta palabrota, pues así podremos retomar la vida de los antiguos romanos. El letrero que en muchas tienditas vemos y que advierten al comprador que no intente pedir prestado, ya se empleaba por comerciantes de esta República: Crascredo, hodie nihil, o sea «Mañana fío, hoy nada».

Y es que de acuerdo con algunos registros históricos de aquella época, los romanos eran muy diligentes y se burlaban de los indecisos. Existe una sátira de Marcial1 Poeta latino quien tras educarse en Hispania, marchó a Roma en el año 64 a.C. —siglo i— sobre un personaje al que intencionadamente llama Póstumo y en sus líneas le advierte: «No tendrás vida póstuma —fama— si dejas todo para mañana».2 Epigramas V, 58.

Si no fuera por el último minuto, nada se haría.

Si seguimos excavando más en los antecedentes del adverbio clave que hemos señalado, en el siglo iii, en Capadocia, un comandante romano se sintió atraído por la fe cristiana y diabólicamente, —según una leyenda piadosa— era desviado de su creencia por un cuervo que graznaba: cras cras —de donde viene crascitar—, como si el cuervo le dijera: «Déjalo para mañana». Pero el centurión, muy ejecutivamente, aplastó al cuervo respondiéndole: «hodie hodie» —hoy hoy.

La palabra cras se integró al español con el mismo significado. Gonzalo Correas3 Vocabulario de refranes y frases proverbiales, 1627. Número: 1329 recoge el refrán medieval: «A lo que has de hacer no digas cras, pon la mano y haz», equivalente ahora a lo que nos repetimos como: No dejes para mañana… lo que puedes postergar indefinidamente.

s39-palabrota-WEB

También querrás leer —en algún momento:

Desmadre
Para reivindicar a los golosos romanos
Romanceamiento

Publicidad

Güey

busca en algarabía

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE