Palabrotas

Chula, chulita

Véanse chulos presumiendo que conocen el origen de la palabrota chulear.

Cuando era niña, en una ocasión le pregunté a mi mamá: «¿Por qué a mi tía Chuchú le dices Chulita?». «Porque así le dijimos siempre hasta que tú le cambiaste el mote cuando estabas chiquita, y decías los nombres usando tautónimos como Kikí, Yeyé, Loló y Chuchú», me respondió, lo cual me dejó en las mismas.

Entonces pregunté: «Pero ¿por qué le decían Chulita?», y entonces ella me platicó lo siguiente: «Mi mamá contaba que cuando llegó del hospital con tu tía recién nacida —allá por los años treinta—, se la presentó a mis hermanos mayores, quienes estaban felices de conocer a su nueva hermanita; uno de ellos, tu tío David, muy complacido con la hermosura de la bebé, dijo de inmediato: “¡Ahora ya nosotros también tenemos nuestra Chulita!”, haciendo alusión a la hija de mi tía Ada, nacida un año antes, a quien su papá llamaba Chula, porque él chuleaba a todo el mundo». Entonces entendí completamente lo que la palabra chula significaba y lo que las Chulas significaban para la familia.

Al buscar en el diccionario, me di cuenta de que en el español de España chulear es una palabra con un significado poco elegante y relacionado con gente de baja estofa, que se distingue por cierta afectación y guapeza en el traje y en el modo de conducirse. Chulo es, también, el rufián que trafica con mujeres lángaras y disolutas, así es que, cuando a uno le dicen chula o chulo, claro que hay ofenderse y, si es preciso, hacer reparar su honor.

Así que chula, chulada y chulear levantan el ánimo, engrandece el amor propio y elevan la autoestima.

Por el contrario, en estas tierras mexicanas y, según el drae, también en Guatemala, Honduras y Puerto Rico, cuando a alguien le dicen chula o le chulean sus cualidades o sus ajuares, su peinado y hasta el nuevo novio, se agradece porque todo eso no son más que piropos.

El Diccionario de Mejicanismos afirma que decirle a uno chula es un tratamiento de galantería para llamar a la mujer, como decirle linda, preciosa, hermosa o nena, y agrega que este adjetivo se emplea en un tono afectuoso y expresivo.

Por algo aquella canción «Qué chula es Puebla». María Moliner, en su Diccionario del uso del español, cuenta detalladamente cómo llegó chulo a nuestra lengua; se trataba de una «palabra de la germanía que significó primero «chico», derivado del italiano cuillo, «niño», aféresis de fancuillo, diminutivo de fante, del latín infans, -antis».

s44-palabrota-WEB

También te interesará conocer:

Ponte a Prueba #76: ¿Le sabes a la Ch?
Tin Tan «El pachucómico»
Achicopalarse

YOGA

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Newsletter Algarabía

Publicidad

Publicidad

– Publicidad –

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE