Lenguaje

Tipología de las lenguas

Como el número de lenguas que existe en el mundo es difícil de precisar, establecer una tipología nos ayuda a clasificarlas según sus rasgos gramaticales.

Para empezar, se debe definir qué es una lengua y ello nos lleva a otra labor: la de clasificarlas. En Algarabía tomamos un fragmento del libro Las lenguas del mundo, de Carme Junyent, con el fin de que nuestros lectores se sumerjan en las fascinantes formas de las lenguas y en el orden en que se establecen.

s1-lengua-post

Una clasificación tipológica se puede basar en cualquier característica previamente fijada. Podemos dividir las lenguas, por ejemplo, en lenguas tonales y lenguas no tonales, o lenguas con la oposición singular / plural y lenguas con la oposición singular / dual / plural, o lenguas con marca de número y lenguas sin marca de número, etcétera.

Lee también: Las lenguas amenazadas

La división tradicional en lenguas aislantes, aglutinantes y flexivas fue muy importante en el siglo xix y dio lugar a un buen número de teorías extralingüísticas. El hecho de que Wilhelm von Humboldt afirmase que la «perfección presupone flexión» hizo pasar por alto otras afirmaciones que, de haberse tenido en cuenta, no habrían permitido el abuso que de esta clasificación se hizo a la hora de categorizar las lenguas en «mejores» y «peores»:

La clasificación tipológica más conocida
 es la morfológica.

También Von Humboldt defendía la inexistencia de tipos puros en las lenguas,
 y en realidad la tipología morfológica de las lenguas ha de verse como un continuo que va desde lenguas fundamentalmente aislantes hasta otras fundamentalmente flexivas.

Una lengua aislante es aquella en la que todas
 sus palabras son invariables, o, dicho en otras palabras, carece de morfología. Uno 
de los ejemplos clásicos de lengua aislante
 es el chino, donde, por ejemplo, «grandes almacenes» es expresado así: bai.huò.shang. diàn —literal: «cien-objetos-negocios- lugar»—. Posteriormente se ha comprobado que el vietnamita es aún más aislante que 
el chino, ya que, por ejemplo, todos los comparativos se forman con hon, así:

s1-lengua-tabla-1-hon

Y éstos son algunos colectivos:

s1-lengua-tabla-2-colectivos

La clasificación tipológica apela a las características comunes entre las lenguas aun cuando su origen genético sea distinto.

En las lenguas aglutinantes, las palabras pueden estar formadas por varios morfemas, pero los límites entre 
éstos son siempre claros. Un ejemplo clásico de lengua aglutinante es el turco. En turco, los nombres varían, por ejemplo, según el número y el caso, y la forma de los morfemas tiene muy pocas variaciones; el morfema del plural es siempre –lar– / –ler– y se añade entre el sustantivo y los morfemas correspondientes al caso. Veamos, por ejemplo, la declinación de ev = «casa»:

s1-lengua-tabla-3

Las lenguas flexivas, en cambio, se caracterizan por la inclusión de diferentes categorías en un morfo1 Cada una de las formas concretas de un morfema en un plano sónico. insegmentable. Un ejemplo clásico de lengua flexiva es el ruso –el español también lo es– . Si comparamos las declinaciones de stena = «pared», y dver’= «puerta», veremos que la segmentación en morfemas no es posible:

s1-lengua-tabla-4

El tipo morfológico incide invariablemente en las posibilidades de variación sintáctica de la lengua. Es obvio que las lenguas aislantes tendrán una estructura sintáctica más rígida, puesto que la función de cada palabra dependerá de su posición en la frase. Pensemos, por ejemplo, en
 el latín, otra lengua flexiva, donde la frase «Petrus amat Paulum» puede aparecer en todos los órdenes posibles, puesto que la marca de caso nos indicará siempre quién es el sujeto y quién el objeto:

s1-lengua-tabla-5

Esta variación sintáctica no sería posible en, digamos, el chino, donde, por ejemplo, niao fei significaría «el pájaro vuela» y fei niao, «el pájaro volador». La invariabilidad en las palabras de las lenguas aislantes obliga a una mayor rigidez en su sintaxis.

s1-lengua-lenguas

También te interesará conocer:

«De pura lengua»…  Con «lujuria» de detalles
La paradoja del lenguaje en «Las meninas»
El lenguaje silente –una introducción–
Los orígenes de la lengua

Usted

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Newsletter Algarabía

Publicidad

Publicidad

– Publicidad –

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE