Sin categoría

Tostón

A veces, en un intento por ser «buena madre», una se ve forzada a ver antiguos capítulos de El Chavo del Ocho. En ésas estaba cuando, de repente, apareció una escena en la que el Chavo vendía limonada y Don Ramón, en su papel de cliente, le preguntaba el precio del vaso, a lo que el chico —muy orgulloso— respondió: «hay de a tostón, de a dos por 1 peso y de a cincuenta centavos»… Tras oír aquello, solté una carcajada, mientras mis hijos me veían como si dijeran: «ya la perdimos». Entonces, me di a la tarea de explicarles qué era eso del tostón, porque para ellos esa palabra no tenía sentido. ¿Para usted sí?

3-lengua-interior1
Tostón proviene del italiano testa —«cabeza»— y testóne es la palabra que se utilizaba para referirse a una moneda que ostentaba una cabeza o busto de algún personaje. En la Nueva España, el término lo heredó la moneda de cuatro reales, a la que se llamó tostón, pues en una de sus caras mostraba a Enrique iv; es decir, tenía un busto. Esta moneda de plata se popularizó en la época de la Colonia, no sólo en México, sino también en Centroamérica.

Ahora bien, el que a las monedas de cincuenta centavos, y en general a todo lo que vale cincuenta, se le denomine tostón, muy probablemente se debe a una relación un tanto intrincada: «un duro» era el término popular que se usaba para denominar un real de a ocho, es decir, que la mitad —un real de a cuatro— sería un tostón. Con el paso del tiempo, y cuando el sistema monetario estaba ya establecido en decimales, el peso —100 centavos— fue la moneda que equivalía al entero, por lo que naturalmente la de cincuenta centavos —su mitad— heredó el mote de tostón.

Antes de que las devaluaciones y el debilitamiento del peso nos hicieran contar en miles y millones, un tostón no era cualquier cosa, alcanzaba para mucho. En la libreta de cuentas de mi abuelita, que data de 1925, me encontré con que un tostón era suficiente para los camiones de ida y vuelta al centro o para diez madejas de hilo de zurcir. Cuenta mi mamá que un tostón le daba mi abuelo de domingo y con él se compraba su nieve en El Nevadito. Pero cuando me tocó a mí cobrar domingo, ya el tostón no valía gran cosa, aunque todavía alcanzaba para tres chicles Motita y un quinto de vuelto.

Aunque la moneda perdió su valor, la palabra tostón en México se usa como sinónimo de cualquier cosa que cuenta o totaliza cincuenta. Así, la expresión «llegar al tostón» hoy en día no sólo se aplica a haber juntado cincuenta centavitos —que en realidad no valen nada—, sino más bien a cumplir cincuenta años o, bien, a llegar a cincuenta de algo, lo que tiene un significado de meta cumplida, logro y gran orgullo.

Por el contrario, tostonear significa «malbaratar», como si vendiéramos en un tostón algo que vale mucho más. Y, peor aún, ser un tostonero nos dice que alguien es tacaño, cuentachiles o que ni siquiera merece más de esa suma.

❉❉❉

Tomado de Algarabía 50, «¿Arcaísmo?: tostón», año VII, octubre 2008, pp. 28-29.

  • Pingback: La chaviza y la momiza()

  • Pingback: perfumes 365()

  • fraarrmat

    A mediados del siglo pasado, el tostón era la moneda de cobre de cincuenta centavos que se emitió de 1955 a 1959. Era una moneda con una cabeza de Cuauhtémoc notablemente grande para el tamaño de la moneda (33 milímetros de diámetro) Después, de 1964 a 1983, se emitieron unas monedas más pequeñas (25 milímetros de diámetro) que eran de cuproníckel. De estas, hubo dos tipos: con el águila en altorelieve de aspecto realista, y con el escudo estilizado en forma lineal, que era usual en las monedas de los años setenta.

  • Pingback: Caer el veinte()

  • Pingback: datingbureau()

  • JC GALVA

    1= Primero 2=Segundo 3=Tercero 4=Cuarto 5=Quinto

  • fraarrmat

    En México, se llamaba “quinto” a la moneda de cinco centavos -contra toda lógica matemática- por la costumbre popular de simplificar el nombre a las cosas de uso común. Así era más fácil decir “un quinto” que “cinco centavos”. Además, en el habla cotidiana, la palabra “quinto” tenía connotaciones sexuales, por lo que era ingrediente usual de albures y dichos. Cuando desapareció la moneda, se hizo muy famoso el dicho “ya no hay quintos”; frase que tenía un evidente doble sentido.
    Por otro lado, a la moneda de veinte centavos, se le llamaba simplemente “un veinte”
    Los nombre populares de las monedas (cuando no había de mayor valor al peso) eran:
    1 ct. “centavito” o “un fierro”
    5 cts. “quinto” o “josefita”
    10 cts. “diez centavos” o “diez fierros”
    20 cts. “veinte” o “veinte fierros”
    25 cts. “peseta”
    50 cts. “tostón”
    100 cts. “peso” o “varo”

  • Javier Rocha

    Pues la de 5 centavos es quinto y no la de 20 porque el idioma se construye sobre la base del uso consuetudinario no de las matemáticas. Dice Umberto Eco a traves de su personaje en Número Cero que aunque sabenos que el ojo del huracán es una zona de calma, todos usamos esa expresión para referirnos a lo más intenso y por eso no debe usarse de manera diferente

  • fraarrmat

    En México, se llamaban “pesetas”. Eran las monedas de veinticinco centavos con una mínima aleación de plata, y que tenían una balanza en su envés. Las hubo con el águila en vistas lateral y frontal.

Comunicar

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE