Sin categoría

¿Quién inventó la q?

Debemos empezar por decir que la q es un caso especial en la gestación del alfabeto…

Además de ser la decimoséptima letra y decimocuarta consonante en el sistema de signos gráficos, es la acérrima enemiga de la k, suena /k/ con cualquier vocal por delante y su nombre es /ku/. Este enigma fonético nos ha seguido desde la mismísima época clásica, cuando los latinos la rescataron del olvido donde los griegos la habían dejado.
s42-lengua-q1
El sonido /k/ es velar si después se encuentra una a, una o, o una u, pero se acerca a lo palatal si le siguen la e o la i. Velar en las combinaciones ca, co, cu, pero palatal en que, qui.

A tal grado es impuesta y forzada su presencia en nuestro abecedario, que la q sola no existe en español, debe usar muletas, y es gracias al famoso sacrificio fonético de la u enmudecida que la q suena en las sílabas que y qui.

Pero regresemos un poco al pasado y averigüemos de
 dónde vino a salir esta intrusa, que por más bonita y por 
más colita que tenga usurpó el lugar de la k. Su origen es sumerio y para esta cultura, como para los egipcios,
significaba «mono»; y para los cretenses este mono, hasta llegar a Egipcio, orejas tuvo.

En otra versión, Philip B. Meggs asegura que
 esta letra significa ojo de aguja, y también podría serlo.

Se trata de la kof de los fenicios y la koppa para los
 griegos, quienes eliminaron su uso antes de que la Grecia 
clásica conociera su esplendor. Sin embargo, la q
 permaneció en dialectos occidentales, probablemente en
 el de Cumas1 Cumas, población de Campania en el sur de Italia. La mitología menciona a una importante virgen con cualidades proféticas oriunda del lugar: la sibila de Cumas., de donde los romanos la deben haber
 rescatado, para desgracia de la k, que para entonces había dominado la escritura.

La q se utiliza en muy pocas palabras del español, pero su uso es muy frecuente debido al pronombre relativo que y sus más de 25 distintas acepciones incluidas en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española.

s42-lengua-q2

Se preguntarán si en algún momento esta minucia sobre la q se hará más amena, si la historia mejorará, si mencionaremos a Unamuno tratando de sacarla de las filas del abc o si consideraremos sus usos extraortográficos, pero nos es imposible, porque a la q no le pasó nada, y si ha permanecido, con su que y su qui, hasta nuestros días sin haber sufrido lo que otras letras han padecido, es porque la q es una letra con influencias.

Los latinos nos legaron la Q
 mayúscula, y la caligrafía nos legó la q minúscula, con su 
pancita y su colita.

Es decir, la q es latina y la cultura latina ha ejercido su poder a lo largo de los siglos, cautivando a lingüistas e intelectuales, quienes la han alentado como a un pequeño que va por primera vez a la escuela: «vamos querida, vamos, que sólo tienes que lidiar con la e y la i».

Entonces, queridos lectores, si se pregunta de nuevo «¿esta letra es aburrida?» la única respuesta que puedo darle es sí, porque es una verdad innegable que la q parece y es aburrida.

También te recomendamos:

El oscuro y perverso caso de la letra «H/h»
Soy la que «¿tengo?» el control
El argumentum ad hominem
Sustantivos vemos: verbos los volvemos

Notice: Undefined offset: 0 in /var/www/vhosts/algarabia.com/httpdocs/wp-includes/capabilities.php on line 1190
  • Doc Brown.

    Jajaja, buena la última observación.

Publicidad

Güey

busca en algarabía

Newsletter Algarabía

– Publicidad –

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE