Sin categoría

¿Mucho o demasiado?

Entre «demasiado» y «mucho» hay un mar de diferencia. Se puede decir que uno «comió demasiado» cuando arrepentido, luego de un atascón descomunal, el estómago reclama y la conciencia reconoce que, dados los dolorosísimos síntomas por el rechazo de semejantes cantidades de alimento, hubiera sido muy razonable no haber tragado tanto ni haber abusado con tal inconsciencia de la salsa picante.

Pero si se «come mucho», no existe exceso en la acción, ni tampoco se implica esa saludable y en ocasiones hasta vital necesidad de interrumpir la acción de comer antes de lo acostumbrado. Es decir, «comer mucho» no implica, necesariamente, una indigestión; «comer demasiado», sí.

De tal forma que si algún ser querido le dice: «te amo demasiado», aunque sus intenciones sean realmente buenas, en verdad está expresando un exceso en su sentir; es decir, una pesadez o indigestión del corazón, que lo colocan al borde de un colapso digestivo o, más exactamente, de aceptación sentimental. Así, «amar demasiado», lejos de halagar al destinatario, lo insulta y degrada, y se podría parafrasear como: «para lo que eres, ya te quiero bastante», pues la solución al exceso de sentimiento, como al exceso de alimentos, suele ser el desecho o eliminación, en parte o por completo, de aquello que causa el malestar, aun antes de poder ser digerido.


Aprende más sobre las formas correctas de hablar en el Manual para hablar mejor de Algarabía Libros.

Ernesto Bartolucci Blanco es investigador y lingüista. Trabajó como jefe de publicaciones en la Facultad de Economía de la UNAM y ofrece cursos de redacción especializada.

  • Carlos

    Pero aquí creo que también usan mal la palabra “bastante” respecto a las definiciones que ofrecen.

No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE