Lenguaje… Hecho en México – Algarabía
Sin categoría

Lenguaje… Hecho en México

Existen importantes diferencias en nuestros modos de hablar, no quiero ahora referirme a las peculiaridades léxicas, sino a las locuciones

Siempre se ha afirmado, y con razón, que 
en el extenso territorio americano hay menos diferencias lingüísticas —en lo tocante al español— que en la reducida área geográfica de la Península Ibérica.
 Esto se debe, entre otros factores, a que mientras que en España las diferencias tuvieron allí su inicio y desarrollo, el español mexicano se extendió, por la colonización, cuando ya estaba consolidado.

Un mexicano, por ejemplo, no le resultará común ni sencillo de entender la expresión al ñudo —‘en vano’, ‘inútilmente’— que es de uso común en Argentina y Uruguay: «No al ñudo te has criado como la biznaga», escribe Guiraldes.

Algo análogo sucede al argentino o uruguayo con muchas frases adverbiales que a nosotros los mexicanos nos suenan normales porque pertenecen a nuestro dialecto. Veamos cuatro ejemplos:

La locución a huevo en Cuba significa algo fácil de preparar o resolver; en Guatemala se aplica a la persona valiente o apta para algo: “Fulano es de a huevo y le pega a cualquiera”. En México, por lo contrario, significa ‘por fuerza’. Charles Kany cita el siguiente ejemplo de Benita Galeana: «—Nosotras no salimos de aquí, y si salimos, vamos juntas. —¡Pues ustedes salen a huevo!, contestó el oficial […]». Otro mexicanismo que tiene el mismo significado es a chaleco.

s37-lengua-Huevos

Es probable que también sea privativo del español mexicano el uso de la locución adverbial a lo macho, con significado de ‘firmemente, de verdad, completamente’. El mismo Kany, de quien tomo los ejemplos, proporciona éste de Mauricio Magdaleno: «Échele encima los pleitos en que me he metido a lo macho, sin conseguir nada». Parece ser que en algunas áreas —quizá Argentina— se usa la frase a lo hembra con el sentido de ‘falsa, traidoramente’.

En México la locución a poco cobra en ciertos contextos un peculiar significado, que equivale aproximadamente a ‘supongo que piensas que’ o ‘quizás piensas que’; también puede ser sustituido por acaso, a lo mejor, etcétera. Se construye frecuentemente con el verbo creer y tiene particular importancia la entonación, que corresponde a una combinación de pregunta y exclamación. Por ejemplo con creer: «—[…] Ah, qué doña Chole, ¿a poco usted cree en ésos?» (J. Ferretis). Sin creer: «[…] ¿A poco ustedes no han adivinado que no toda mi vida he sido una pobre cocinera» (M. Azuela).

Véase finalmente el valor que en México adquiere la frase adverbial en un descuido, en contextos como el siguiente: «Ya verá cómo salgo bueno para estas cosas y hasta en un descuido me dan mi águila» (F. Robles), donde la locución puede equivaler a ‘probablemente’.»

Texto tomado del libro José G. Moreno de Alba, Minucias del lenguaje, México: Editorial Océano, 1987. Publicado originalmente en Algarabía 21

También te recomendamos:

Veniste o viniste
Parónimos, los reyes de la confusión
¿Hay lenguas más difíciles que otras?

4 thoughts on “Lenguaje… Hecho en México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palabras sobre palabras

Algarabía niños

Crea y personaliza

Revista del mes

Libro del mes

Taquitos de lengua

Algarabía en SDP noticias

¡Recomiéndamesta! con Ana Julia Yeyé

Publicidad

Publicidad

Publicidad