Sin categoría

¿Las lenguas se expanden?

Hay muchos ejemplos de expansión de lenguas, empezando con la difusión del sumerio, acadio y arameo en Mesopotamia, pasando por la del griego, el latín y el árabe en los imperios asociados con ellas y llegando al español en América o el swahili en África.

Ejemplos de expansión

Entender por qué una lengua se difunde o se contrae es un asunto complicado. No hay una fórmula que explique cómo prosperan o declinan las lenguas, porque cada caso es distinto. No sabemos a ciencia cierta por qué el arameo se difundió tanto o por qué se extendieron el griego, el celta o el latín. Cada uno se expandió y continuó haciéndolo con su propio impulso. Lo mismo pasa con el inglés de la época actual y con el español en periodos más recientes.

Según el buró de censos de ee. uu. existen 50.5 millones de hablantes de español en este país.

Según Lewis1 hay varios factores que pueden relacionarse con la expansión de una lengua: las actitudes de los hablantes, las relaciones entre los hablantes de las diferentes lenguas, la modernización, la movilidad, la demografía, los cambios políticos, militares y los factores ideológicos. Todos estos, al combinarse, influyen en la preferencia sobre una lengua u otra y se presentan de diversas maneras, algunas de las cuales vale la pena mencionar:

Como «expansión» se entiende el aumento de la proporción de una red de comunicación en el tiempo, que adopta una lengua para una función comunicativa y ocurre cuando se da un cambio social o cultural desplazándola a través de nuevos medios, canales y vías de comunicación —físicos o electrónicos— y llegando a más hablantes.

1. Conquistas militares

Las conquistas militares o culturales son factores decisivos para la expansión de una lengua. Por ejemplo, después de la conquista española, el castellano se extendió a toda Iberoamérica como lengua oficial y, después de la ii Guerra Mundial, el inglés se difundió, ya que fue necesario interactuar más con hablantes de esa lengua. Otro ejemplo de esto2 es el latín, que en un principio era hablado por un número insignificante de personas que vivía en el centro de la península itálica, pero que se extendió a todo el mundo conocido cuando las legiones romanas conquistaron vastos dominios.3

2. Factores religiosos

Los factores religiosos suelen ser importantes en la difusión de las lenguas. Tal es el caso del árabe, que se difundió por Asia, Europa y África, cuando se convirtió en la lengua de la religión mahometana. En las orillas del Imperio Otomano, el árabe cedió terreno a las lenguas que se habían hablado antes, pero en el área central desplazó al griego y al cóptico e hizo que el bereber se retirara al desierto. Al difundir su religión, los árabes difundieron su lengua, la cual, además, era indispensable para leer El Corán y, por lo tanto, para entrar
en el Paraíso.

El turco, por su parte, se extendió con las conquistas otomanas por Europa y por el Cercano y el Medio Oriente y, desde el siglo x hasta 1918, fue la lengua administrativa de esta área.4 Cuentan que Napoleón trató de nombrar egipcios hablantes de árabe para algunos puestos de autoridad, pero tuvo que elegir turcos, porque a éstos se les obedecía más. Sin embargo, cuando el Imperio Otomano sucumbió, desapareció el turco y sólo se conservó en Anatolia.

A través de los tiempos de conquistas podemos ver la diferencia entre la difusión del inglés y la del español. Para los españoles llevar la lengua era parte del ideal del imperialismo y el catolicismo y sacrificaron todo por imponerla. A los ingleses eso no les era tan importante y por ello no la impusieron en muchos de los territorios colonizados, por ejemplo, en la India.

3. Prestigio

Muchas veces el prestigio es lo que hace que una lengua se difunda. Resulta que en la Nueva España, por ejemplo, hablar español era una condición necesaria, entre muchas otras, para el ascenso social. Generalmente hablar la lengua vernácula se identifica con lo marginal y esto sucede aún hoy en día. Véase el caso de los hablantes de lenguas indígenas en México como sinónimo de pobreza y marginación; o el caso de África, en donde hablar la mayor parte de las lenguas vernáculas se vincula con un muy bajo perfil.

4. Actitud de los hablantes

«Una lengua florece cuando parece ser ventajosa para los que la aprenden y declina cuando deja de serlo», nos dice Yolanda Lastra, y continúa: «La política de un Estado puede jugar un papel importante, pero son los individuos los que deciden qué hacer».5 Las lenguas siempre están cambiando, pero, además, cambia el atractivo que tienen para sus hablantes y el uso que éstos les dan. «Unas pierden hablantes al grado de que desaparecen o pierden funciones; otras veces se extienden ganando más y más hablantes».6

Por ejemplo, los franceses no aprueban a la gente que no habla francés correctamente porque para ellos su idioma es signo de cultura; en cambio, a los ingleses no les importa que la gente que habla su lengua no tenga los mismos valores que ellos. En este sentido, el inglés es una lengua mucho menos localizada y se habla sin estar atada a un sistema social, político, económico o religioso en particular; y para muestra basta ver a los estadounidenses.

Para conocer más del tema, de la expansión del español por el mundo y de las lenguas más habladas, lee el artículo completo en Algarabía 31, pp. 36-41.


1 E. G. Lewis, «Movements and Agencies of Language Spread» en Robert L. Cooper, Language Spread, Bloomington: Indiana University Press, 1982.
2 Algunos de estos casos fueron tomados de L. F. Broshanan, «Some Historical Cases of Language Imposition» en John Spencer —editor—, Language in Africa, Cambridge: CUP, 1963.
3 v. Algarabía 25, mayo 2006, CURIOSIDADES LINGÜÍSTICAS: «El latín vulgar I». pp. 59-65; Algarabía 26, especial de verano, junio 2006, CURIOSIDADES LINGÜÍSTICAS: «El latín vulgar II». pp. 60-67; y Algarabía 27, julio 2006, CURIOSIDADES LINGÜÍSTICAS: «El latín vulgar III». pp. 50-55.
4 Los límites del Imperio Otomano se fueron modificando con el tiempo, pero es posible hablar de su influencia alrededor de la ribera del Mar Mediterráneo desde 1299 y hasta 1924.
5 Yolanda Lastra, Sociolingüística para hispanoamericanos, México: El Colegio de México, 1992. p. 343.
6 Ibid.

Comunicar

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE