Sin categoría

Grecia

Hoy el nombre oficial de este país europeo es República Helénica o Ellinikí Dimokratía, Ellas,1 en griego; sus habitantes se autodenominan «helenos» —de ἕλληνος, héllenos—, que proviene de ἑλλάς, hellás, nombre de una región cercana al río Esperqueo, que después se usaría para referirse a los griegos en general; sin embargo, la de su denominación es una historia añeja.

Isaac Asimov nos dice que «en 1600 a.C., unas tribus invasoras procedentes del norte irrumpieron en el país que ahora llamamos Grecia: formaban el pueblo que precisamente llamamos «griego». Ellos, por su parte, llamaban al país Hellas, y a sí mismos, helenos. El nombre “Grecia” lo usaron por vez primera los romanos».2

Así es, en otras latitudes a esta nación la conocemos históricamente como Grecia, palabra latina derivada de graeci —γραίχος, graixos, en griego—, y fue el término con el que los romanos denominaron a la tribu de los beocios, asentados en Graia —ciudad ubicada en Beocia, al norte de Ática—, cuyos colonos fundaron la ciudad de Cumae, al norte de lo que hoy es Nápoles, y a través de la cual los romanos hicieron sus primeros contactos con los helenos. Luego se usaría esta palabra, por extensión, para denominar a los griegos.3

El significado de Graia y graixos probablemente derive de graia, es decir, 'anciana', como ilustra el mito de las Greas.4 De ahí que se diga que griegos podría significar «adoradores de la diosa Gris». Como sea que haya sido, cuando el cristianismo se hizo la religión oficial del Imperio Romano y Grecia se constituyó como una de sus capitales, los helenos se convirtieron en griegos, y el término «heleno» se equiparó al de «bárbaro» e implicaba la pertenencia a una civilización que se oponía —aparentemente— a la cristiandad.

Es decir, a todo aquel que mantuviera creencias paganas, se le llamaba «heleno» y se le consideraba fuera del orden público establecido por los romanos. Tras la caída del Imperio Romano, el nuevo nombre de Grecia estaba lo suficientemente extendido fuera de sus fronteras como para que se le siguiera conociendo así hasta nuestros días.


1. Una traducción puede ser Hélade.
2. Isaac Asimov, Historia y cronología del mundo. La historia del mundo desde el Big Bang al siglo xxi, Barcelona: Ariel, 1992; p. 51.
3. Así como en México a todos los orientales les decimos chinos o en Argentina todos los españoles fueron llamados gallegos y en Alemania todas las personas de origen árabe son turcos.
4. «Y Ceto unida a Forcis engendró a las Greas de hermosas mejillas, canas desde su nacimiento. Y por eso las llaman Greas los Dioses inmortales y los hombres que andan sobre la tierra.» v. Hesiodo, Teogonía. Trabajos y días. Escudo. Certamen, Madrid: Gredos, 1997.

Comunicar

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE