¡Ay, ay, ay, ay! – Algarabía
Sin categoría

¡Ay, ay, ay, ay!

Ay no es lo mismo que hay ni tampoco que ahí, como otros creen. He aquí el porqué.

Empecemos por decir que ay, hay y ahí son palabras homófonas, es decir, suenan igual, pero su significado es diferente, y como ellas tres, hay muchas más, por ejemplo:

  • tuvo: pretérito indicativo de la segunda persona del singular del verbo tener.
  • tubo: pieza hueca de forma cilíndrica, abierta por ambos extremos.

Entonces, la cosa es más grave, porque ahora se trata del significado y, a partir de ello, de prestar atención a lo que queremos decir y saber cuál es el término que debemos emplear. Así:

  • si queremos expresar sorpresa, dolor, aflicción, miedo o conmiseración, el término correcto es ¡ay!

¡Ay, me duele la cabeza!

  • hay, si lo que queremos es expresar:

a) que algo es necesario o conveniente:
Hay que ponernos pronto de acuerdo para terminar a tiempo el trabajo.

b) que algo existe, no importa si es real o imaginario:
Hay sueños que no se pueden posponer y es importante saberlo.

c) alguna frase hecha como, «no hay de qué», que no hay razón o motivo para algo:
No hay de qué preocuparse.

  • y ahí, si lo que queremos es:

a) precisar un lugar:
Déjalo ahí, sobre el escritorio.

b) especificar que nos referimos a algo en particular:
Es precisamente ahí donde me atoro.

Y no olvidemos el tan mexicano y coloquial a’i, que tiene sus particulares formas de escribirse: a’i y ai, y que se pronuncia más como ay /ái/ que como ahí //, aunque su significado equivale al de ahí:
¿Qué no ves el disco en la mesa? ¡A’i stá!

Por lo tanto, no se deje llevar por los sonidos, sino por el significado, y ponga cada «¡ay!» en su lugar; de esa forma, quienes lo lean, cantarán en vez de llorar.

Para aprender a escribir mejor, te sugerimos leer el artículo completo en Algarabía 40.


Karla Bernal Aguilar es una comunicóloga medio quejumbrosa —si lo duda, vuelva a leer este artículo—, por ello anda repartiendo ayes por muchos lados —que no por todos—, en especial cuando de tratar bien al español se trata, y es que opina que, siendo una lengua tan agraciada, hay que considerarla y no dejar sus reglas por a’i botadas.

Palabras sobre palabras

Algarabía niños

Crea y personaliza

Revista del mes

Libro del mes

Taquitos de lengua

Algarabía en SDP noticias

¡Recomiéndamesta! con Ana Julia Yeyé

Publicidad

Publicidad

Publicidad