Sin categoría

Trastornos de la personalidad

Se considera trastorno de la personalidad aquel patrón dominante de comportamiento y experiencias que resulta anormal en relación con el pensamiento, el humor, las relaciones personales y el control de los impulsos.

Por lo tanto, cuando el comportamiento de una persona es inflexible, mal adaptado y antisocial —o sea, difícil para él y para los demás— hay indicios que permiten sospechar que presenta un trastorno de la personalidad.

Pero, para diagnosticar estos trastornos, es necesaria una guía seria y apegada a la norma, como la cuarta edición de El manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales —DSM-IV—, que es el sistema de diagnosis psiquiátrica utilizado actualmente en los ee. uu., del que echan mano médicos, clínicos e investigadores de todo el mundo y que define trastorno como «un patrón duradero de experiencias internas y de comportamiento que se desvía marcadamente de las expectativas de la cultura del individuo, es dominante e inflexible, se ha desarrollado durante la adolescencia o la etapa temprana de adultez, se mantiene a lo largo del tiempo y genera angustia o daño».

Muchos de estos trastornos se inician como problemas de comportamiento y alcanzan su clímax en la adolescencia. No son «enfermedades mentales», en el sentido estricto de la palabra, ya que no interrumpen el funcionamiento emocional, intelectual y perceptual; simplemente lo afectan. Por supuesto, se considera que aquellas personas con trastornos tienen una vida insatisfactoria, por lo menos para el observador externo.

De acuerdo con el DSM-IV existen diez trastornos de personalidad básicos.

A continuación describimos, junto con algunos ejemplos de personajes conocidos que los tienen o tenían, estos trastornos:

1. Antisocial: falta de consideración a los estándares morales o legales de la cultura local, lo que se manifiesta en la ausencia de seguimiento a las reglas sociales. En algunas ocasiones se le conoce como psicopatía o sociopatía. Ejemplos los encontramos en casi todos nuestros políticos, policías y reporteros de chismes de los medios masivos.

2. Evasivo: hay una marcada inhibición social, timidez, sentimientos de inadecuación e hipersensibilidad a la crítica. Virginia Woolf y Marcel Proust son personalidades consideradas dentro de este tipo de trastorno.

trastornos-1

3. Fronterizo: pérdida de la autoidentidad con cambios constantes de humor, relaciones personales inestables e impulsividad tanto en afectos como en autoimagen. Nuestros ejemplos: Truman Capote y Alex Forrest, es decir, la güera de Fatal Attraction (1987) interpretada por Glenn Close.

4. Dependiente: necesidad extrema de la gente, incapacidad de tomar decisiones por sí mismo, miedo excesivo a la separación, comportamiento sumiso; todo esto porque hay una exagerada falta de autoconfianza. Un ejemplo es la típica esposa que vive con un alcohólico o con un hombre que la maltrata, como Laura Burney, el personaje de Julia Roberts en Durmiendo con el enemigo (1991).

trastornos-2

5. Histriónico: exposición exagerada e inapropiada de las reacciones emocionales y teatralidad en la vida cotidiana. El individuo muestra rápidos cambios de expresiones emocionales: pasa de la ira o el dolor a la felicidad, sin control. Aquí mencionaremos a la mayor parte de los actores y cantantes, como Jim Carrey, Elton John y Jack Nicholson, quienes además son histriónicos en su vida personal.

6. Narcisista: comportamiento o fantasía de grandiosidad, lo que se manifiesta en falta de empatía, necesidad de sentirse admirado, incapacidad de ver otros puntos de vista e hipersensibilidad a las opiniones externas. José Luis Cuevas es un típico ejemplo, y también lo son Hugo Chávez, Fidel Castro y Francisco Franco; de hecho, todos los dictadores son grandes narcisistas.

7. Obsesivo-compulsivo: se caracteriza por un sentido de perfeccionismo, inflexibilidad, preocupación y ansiedad, cuando no tiene el control absoluto de su entorno, tanto del pensamiento como de la acción. Aquí podrían mencionarse algunos obsesivos-compulsivos que, al leer este artículo en sus versiones preparatorias, confesaron su mal, pero nos quedaremos con los siguientes ejemplos: Adrian Monk, el de la serie Monk; Jack Nicholson como Melvin Udall en As Good As It Gets (1997); Jerry Seinfeld, Montgomery Burns y, de la vida real, Howard Hughes.

8. Paranoide: desconfianza excesiva hacia los demás que llega, incluso, a la creencia de daño, explotación, engaño, traición, intenciones ocultas y rencor de otras personas hacia uno mismo sin razón lógica u observable. Jaime Maussan y Pedro Ferriz podrían ser personalidades con paranoia; pero con seguridad lo son el personaje de Ralph Fiennes en Spider (2002) y Trevor Reznik, interpretado por Christian Bale, en El maquinista (2004).

trastornos-3

9. Esquizoide: se caracteriza principalmente porque tiene una respuesta emocional limitada y le cuesta trabajo tanto experimentar emociones como expresarlas. Esto se manifiesta, entre otras cosas, en indiferencia a las relaciones sociales. Albert Einstein, Bobby Fischer —el campeón de ajedrez— y muchos científicos locos, entre ellos Bill Gates, son buenos ejemplos.

10. Esquizopático: tiene creencias peculiares y es extravagante tanto en la apariencia como en el comportamiento, el estilo de vida y el pensamiento. Aquí mencionaremos a Michael Jackson —confieso que fue difícil ubicarlo en uno solo—, Woody Allen y Oscar Wilde.

En un estudio muy reciente, Sam Vaknin1 Sam Vaknin, Malignant Self-Love: Narcissism Revisited, Boston: Narcissus Publications, 2005. propone que las personas con trastornos de la personalidad muestran algunos comportamientos comunes, independientemente de sus manifestaciones o tipos particulares. Algunas de estas características son:

  • Egoísmo y falta de empatía: pensamiento dirigido sólo a las necesidades personales: «yo primero, yo al último».
  • Falta de responsabilidad: siempre creen ser víctimas de otros, de la sociedad y del universo.
  • Infelicidad: depresión o ansiedad causada por el trastorno.
  • Inadaptabilidad social: intentan influir en el mundo externo para cubrir sus necesidades.

«Mucho juicio es la más estricta locura.»
Emily Dickinson

¿Has pensado de qué lado estás la mayor parte del tiempo?

Referencias

  1. Sam Vaknin, Malignant Self-Love: Narcissism Revisited, Boston: Narcissus Publications, 2005.

Karina Rodríguez Sosa estuvo en terapia psicoanalítica de 1991 a 2003. Durante esos años logró fortalecer su madurez emocional e identificar a todas las víctimas de su locura. Lleva algunos años sin un proceso psicoanalítico, pero desea volver a intentarlo. En 2006, por causas y trastornos ajenos a ella, experimentó la locura y la cordura. Todavía no sabe por cuál decidirse.

Para conocer más acerca de los trastornos de personalidad y de cómo curarlos, consulta Algarabía 42.

Ilustrado por: Chryso

  • Pingback: wedding dresses toronto()

  • Pingback: Las Ideas más vistas del 2015()

  • Pingback: hire drupal developer()

  • Pingback: excelerol scam()

  • Dungeon Master

    ¿Seguros que Michael Jackson sólo cae en una de las categorías?

  • yo yo y solo yo

    basta de intelectualoides tratando de encasillar en enfermedades toda la diversidad del mundo, y sobre todo encasillan en enfermedades justamente a personas que sobresalen de lo común justamente por no aceptar lo establecido como una verdad y no aceptar la mediocridad general cállense!

    • Dungeon Master

      Típico narcisista.

  • zacatecas

    Esto no es serio

  • Maria

    Todo surge a raíz de la autoestima ,y el valor que nos procesen dentro de la familia en nuestros primeros años de vida… En el entorno familiar comenzamos a configurar quienes somos,después tambien esta la sociedad que nos manda otra información que contradice a lo que realmente vinimos a ser es decir nosotros mismos sin máscaras,ni clichés. Me voy al psicoanalista saludos 😉

  • Estefani

    ESTA DE LA CHINGADA SU ARTÍCULO, NO SE QUE MEZCLAN AL PSICOANÁLISIS CON ESTO. SÓLO DESINFORMAN.

  • M

    Al contrario, el psicoanálisis es una excelente herramienta para cualquier patología en la personalidad. Se llaman de “personalidad” porque a diferencia de una depresión o esquizofrenia, no existe una causa química u orgánica. Su causa está más relacionada con el desarrollo de la persona (su crianza y/o medio ambiente); por eso el psicoanálisis es buena herramienta para este tipo de problemas ya que se especializa en la parte psíquica sin tener que hacer uso de psicofármacos salvo que sea un caso muy grave que probablemente sería ya un trastorno mental.

  • Estefani

    El psicoanálisis NO clasifica y menos pone de manifiesto la palabra esquizoide. INFORMATE.

  • Dungeon Master

    El tono del artículo es ligero, no pretende ser tomado en serio.

  • lu Montero

    No se suponía que era en un artículo informativo? o sea, cómo?

  • Dungeon Master

    Es informativo, y también tiene humor.

No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE