Sin categoría

¿Qué onda con los tics?

Para explicar algo sobre los tics, primero diríamos que tic proviene de la onomatopeya tic y que es un movimiento repetitivo, convulsivo e involuntario, por la contracción de uno o varios músculos, y que, además, los tics se dividen en motores y verbales.

Luego tendríamos que decir que hay tics motores simples y motores complejos. Entre los primeros están los de temblor de los hombros, de manos, de piernas, de barbilla, de boca, de párpados; además de otros movimientos como agarrarse el hombro, rascarse la nariz sin comezón, etcétera.

Por otra parte, los tics motores complejos no son comunes, porque están asociados a cuadros de intoxicación, afecciones vasculares y trastornos mentales. Por supuesto, no podríamos ahorrarnos la explicación de los tics verbales, que se clasifican por su complejidad; así, le diríamos que los simples se manifiestan al carraspear, al silbar o tararear, y que entre los complejos están la ecolalia y la coprolalia, que se presentan en el «síndrome de Tourette».1

Para terminar, las causas van de lo neurológico a lo psicológico, siendo que no hay coincidencia entre las disciplinas ni en sus causas ni en su tratamiento y que, si es que jamás ha padecido un tic, éste causa una impresión comparable a la de cualquier estornudo, lo que se describiría como una «sensación de inminencia».


1 v. Algarabía 51 y 52, ideas: «A cada uno su síndrome».


Sofía Reyes, comunicóloga egresada de la UNAM, atesora —desde el lugar más común de los comunes— una lectura de Cortázar del capítulo 7 de Rayuela. Por otra parte, agradece que ningún tic le haya otorgado un mote como el de «ojitos pajaritos».

No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE