Sin categoría

¿Qué onda con los tics?

Para explicar algo sobre los tics, primero diríamos que tic proviene de la onomatopeya tic y que es un movimiento repetitivo, convulsivo e involuntario, por la contracción de uno o varios músculos, y que, además, los tics se dividen en motores y verbales.

Luego tendríamos que decir que hay tics motores simples y motores complejos. Entre los primeros están los de temblor de los hombros, de manos, de piernas, de barbilla, de boca, de párpados; además de otros movimientos como agarrarse el hombro, rascarse la nariz sin comezón, etcétera.

Por otra parte, los tics motores complejos no son comunes, porque están asociados a cuadros de intoxicación, afecciones vasculares y trastornos mentales. Por supuesto, no podríamos ahorrarnos la explicación de los tics verbales, que se clasifican por su complejidad; así, le diríamos que los simples se manifiestan al carraspear, al silbar o tararear, y que entre los complejos están la ecolalia y la coprolalia, que se presentan en el «síndrome de Tourette».1

Para terminar, las causas van de lo neurológico a lo psicológico, siendo que no hay coincidencia entre las disciplinas ni en sus causas ni en su tratamiento y que, si es que jamás ha padecido un tic, éste causa una impresión comparable a la de cualquier estornudo, lo que se describiría como una «sensación de inminencia».


1 v. Algarabía 51 y 52, ideas: «A cada uno su síndrome».


Sofía Reyes, comunicóloga egresada de la UNAM, atesora —desde el lugar más común de los comunes— una lectura de Cortázar del capítulo 7 de Rayuela. Por otra parte, agradece que ningún tic le haya otorgado un mote como el de «ojitos pajaritos».

Publicidad

Cabello o pelo

busca en algarabía

Publicidad

Newsletter Algarabía

Publicidad

Publicidad

– Publicidad –

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE