Sin categoría

¿Por qué hay tantos estúpidos?

Podemos dilucidar que la estupidez es contraria a la inteligencia, que estúpido es antónimo de inteligente, pero ¿qué es, en realidad, un estúpido?

Según Carlo M. Cippola,1 Carlo M. Cippola, «Las leyes fundamentales de la estupidez humana», Allegro ma non troppo, Madrid: Grijalbo Mondadori, 1996. es un miembro de ese poderoso grupo humano que existe desde el principio de los tiempos y que es el causante del estado deplorable en que la humanidad ha vivido desde entonces.

Preocupado por comprender el actual estado de las cosas, Cippola investigó a profundidad a este grupo, resultado de lo cual enunció sus populares «Leyes fundamentales de la estupidez humana», que pretenden prevenirnos para que podamos neutralizar las poderosas y oscuras fuerzas de los estúpidos, que impiden el bienestar y la felicidad de todo el mundo.

La primera ley dice: siempre e inevitablemente, cada uno de nosotros subestima el número de individuos estúpidos que circulan por el mundo.
Esta aseveración puede parecer exagerada, pero recordemos cuántas ocasiones hemos considerado a alguien inteligente y repentinamente, sin razón, se manifestó irremediablemente estúpido.

La segunda ley dice: la probabilidad de que una persona determinada sea estúpida es independiente de cualquier otra característica de la misma persona. Aunque en la actualidad —y también en el pasado— existe la tendencia de considerar a todas las personas iguales por naturaleza, esto, lamentablemente, no es así. Algunos individuos son estúpidos y otros no, y la diferencia no tiene que ver con factores culturales, sociales o económicos, sino con los manejos biogenéticos de la naturaleza. La estupidez es una característica, como ser rubio, o alto, o RH positivo: se nace estúpido por un designio inescrutable e irreprochable de la Madre Naturaleza.

Pasemos a la tercera ley: una persona estúpida es alguien que causa un daño a otro individuo o grupo de individuos sin obtener, al mismo tiempo, un provecho para sí, o incluso obteniendo un perjuicio.

Un ser humano puede entrar en una de cuatro categorías fundamentales: los incautos, los inteligentes, los malvados y los estúpidos.

  • Alguien que realiza una acción y obtiene una pérdida al tiempo que procura un bien a otro es un incauto.
  • Alguien que efectúa una acción que le beneficia y al mismo tiempo beneficia a otro es, sin duda, inteligente.
  • Alguien que obtiene un beneficio al realizar una acción que perjudica a otro es un malvado.
  • Alguien que con sus acciones nos causa daños, frustraciones y dificultades sin que él vaya a ganar absolutamente nada por ello es, ¡claro!, un estúpido

La cuarta ley es: las personas no estúpidas subestiman siempre el potencial nocivo de las estúpidas. Los no estúpidos, en especial, olvidan constantemente que en cualquier momento y lugar, y en cualquier circunstancia, tratar y/o asociarse con individuos estúpidos se manifiesta infaliblemente como un costosísimo error.

Los inteligentes y los malvados, en vez de preparar una inmediata defensa contra el estúpido, se abandonan con frecuencia a sentimientos de autocomplacencia y desprecio hacia él, pero creer que el estúpido sólo se hace daño a sí mismo es confundir la estupidez con la candidez.

Quinta y última ley: la persona estúpida es el tipo de persona más peligrosa que existe.

Aprende más de las «Leyes fundamentales de la estupidez humana», de Carlo M. Cippola, en Algarabía 26.

Anabell García Sánchez estudió la licenciatura en historia en la UNAM y se ha dedicado a la corrección de estilo. Considera que las personas estúpidas son como conejos, se reproducen fácilmente y te sorprenden cuando menos te lo esperas.


Referencias

  1. Carlo M. Cippola, «Las leyes fundamentales de la estupidez humana», Allegro ma non troppo, Madrid: Grijalbo Mondadori, 1996.
  • Pingback: Los chistes y la felicidad()

  • Pingback: La belleza y la fortuna()

  • Pingback: «Felices los felices…»()

  • Daphne Harley Quinn

    Jajaja! Maldita estupidez humana! Que se mueran los estúpidos!!

  • Pingback: Top 10: Muertes estúpidas()

  • Pingback: power over ethernet splitter()

  • Doc Brown.

    Decía un maestro que todos tenemos nuestros cinco minutos diarios de estupidez, pero que hay quienes juntan todo lo de un mes en un sólo día.

  • Edith

    Totalmente de acuerdo, pero considero que todos en alguna ocasión (o en muchas) podemos actuar de cualquiera de las formas antes descritas. Por ejemplo, aunque esencialmente seamos inteligentes, incautos o malvados podemos actuar estúpidamente. Y lo que Anabel G. escribe sobre, que la gente estúpida y los conejos se asemejan en su alta tasa de reproducción es muy real; al menos en mi entorno las personas que más descendientes han tenido, en su mayoría, son los más estúpidos que conozco.

  • Pingback: ¿Por qué hay tantos estúpidos? | ¿Por qué no lo sé?()

No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE