Ideas

México, la ciudad de ayer y hoy

Acompáñenos a dar un recorrido por la memoria histórica de la capital.


Tratemos de recuperar los recuerdos de la ciudad que vieron nuestros padres y abuelos.Revivamos con nostalgia la Ciudad que ha sido retratada en diferentes épocas. Visita todos los lugares de la capital y vive el contraste, la experiencia vigente en cada una de sus atractivas calles, avenidas, colonias, palacios, monumentos, así como también las generaciones de personas que los acompañan

Soy de la generación del México de mediados de los 60, de aquella ciudad de grandes autos que semejaban lanchas, de familias numerosas y padres que nos acompañaban en la comida; de abuelas que bordaban
y abuelos que hablaban de épocas pasadas y que iban al Centro a comprarlo todo, porque había cosas que únicamente podían encontrarse ahí.

Era de los que, al terminar la tarea y en vacaciones, podía vagar libremente en la calle hasta el anochecer, haciendo una que otra pausa para refrescarme tomando agua directamente de la llave y, si era necesario, de la manguera más cercana.

Mis vecinos de Coyoacán y yo no cargábamos llaves; abríamos nuestras casas con ganchitos, por abajo, sin ningún reparo. La palabra ladrón no nos infundía temor, ni conocíamos el significado de miedo. Y no
 es que no hubiera delincuentes; sí existían, pero parecían vivir en otra ciudad.

s48-ideas-palacio-nacional

Palacio Nacional (1910; 1985; Hoy)

1910: Los primeros vehículos motorizados conviven con los coches arrastrados por caballos. Todos los caballeros que transitan por la calle usan sombrero.

1985: Mucha más gente camina frente a Palacio Nacional y se sienta en las jardineras al frente del edificio. Los caballos ahora son de acero y motorizados.

Hoy: El edificio permanece ahí, inamovible. El exterior es lo que cambia: los militares estacionan su camión a las puertas de Palacio; hay jardineras y barreras metálicas; de paso van los modernos bicitaxis.

La vida de barrio como la conocíamos se extinguía rápida e inexorablemente

Al mismo tiempo que se daban estos cambios en la manera de pensar de la sociedad en la que crecí, me tocó presenciar muy de cerca las transformaciones de mi ciudad: el Metro había llegado a un par de cuadras de mi casa y, junto con él, las hordas de gente desplazándose de un lugar a otro en cuestión de minutos.

Mi ciudad poco a poco se iba modificando; muchas casas daban paso a edificios y establecimientos comerciales. Junto a cada estación del metro, y en cada nueva parada del camión, brotaban puestecillos variados trayendo nuevos rostros a nuestro entorno.

En la escuela, los libros de historia glorificaban nuestro rico pasado sin ocuparse de las nuevas generaciones que veían alterado su entorno para destruir lo edificado y construir grandes avenidas, 
ejes viales o circuitos en aras de un mal entendido progreso que giraba en torno al uso del automóvil y la importancia de radicar en la capital como centro del universo. Así
 se transformaron las zonas residenciales de Tacuba, Tacubaya, Azcapotzalco y muchas más.

s48-ideas-fuente-pretroleos

Fuente de Petróleos (1985; Hoy)

1985: Los automóviles ochenteros entran en los túneles del Periférico, bajo el edificio de un banco de la época y
 al lado de una zona arbolada.

Hoy: Ni árboles ni túneles
 quedan tras el paso de 
las maquinarias por esta 
zona. En esta foto se observa medio escondida la 
Fuente de Petróleos, y el
 banco ha cambiado de nombre y de dueño.

Por décadas, hemos convivido junto a 
obras públicas, maquinaria y desviaciones. Constantemente vemos modificarse nuestra ciudad al punto de no darnos cuenta. Ya no nos preguntamos qué había en aquel lugar, quién habitó ahí, si era histórico o no.

En cada espacio perdido hemos dejado parte de la identidad y herencia que nos unían, mismas que revivieron durante el sismo del 85, cuando todos nos volvimos un solo grupo para enfrentar la adversidad.

Las nuevas generaciones no conocen, por ejemplo, el impacto del terremoto del 85 en la vida de muchos de nosotros, y en general de la historia y fisonomía de la capital.

Desde muy corta edad, como coleccionista de fotos y tarjetas postales, he tratado de transmitir la memoria de nuestra urbe contando gráficamente la historia de sus calles en cada espacio que me lo permita.

Confío que, en la medida en que se vaya generando el interés en proteger y conservar nuestras calles, estatuas y monumentos, se irá modificando paulatinamente nuestra percepción de la ciudad, porque para fomentar el aprecio y el respeto por nuestra urbe, hay que conocerla.

s48-ideas-castaneda-mixcoac

La Castañeda – Torres de Mixcoac (1910; 1985; Hoy)

1910: Este enorme y elegante edificio es nada menos que el manicomio de La Castañeda. En su interior se vivieron terribles historias.

1985: La fachada del edificio de La Castañeda fue trasladada a Amecameca, Estado de México. En su lugar se construyó una unidad habitacional.

Hoy: El puente del segundo piso tapa casi por completo la visión de la unidad habitacional Torres de Mixcoac.

s48-ideas-eje-central-san-juan

San Juan de Letrán – Eje Central Lázaro Cárdenas (1910; 1985; Hoy)

1910: Por esta populosa avenida del México porfirista —antes Avenida San Juan de Letrán— circulaban los coches de caballos y los novedosos tranvías. Al lado del hotel New 
Porters se encontraba un comercio llamado Los Tranvías.

1985: El lugar de Los Tranvías lo ocupó la Plaza Latinos, a un lado se ubicaba el hotel Cosmos y el tranvía fue sustituido por el trolebús que recorre el Eje Lázaro Cárdenas.

Hoy: El diseño del trolebús es más moderno, los negocios han cambiado de giro, los hombres cambian sus sombreros por gorras deportivas y las mujeres van mucho menos elegantes.

s48-ideas-bellas-artes

Palacio de Bellas Artes (1910; 1985; Hoy)

1910: Porfirio Díaz mandó construir el Teatro Nacional, pero la Revolución Mexicana malogró la obra.

1985: El flamante Palacio de Bellas Artes, proyectado por Adamo Boari y concluido por Federico E. Mariscal, fue inaugurado en 1934.

Hoy: El estacionamiento se volvió subterráneo, la plaza se amplió y hoy es el lugar de encuentro de miles de personas.

s48-ideas-lecumberri

Lecumberri – Archivo General de la Nación (1910; 1985; Hoy)

1910: El Palacio Negro de Lecumberri, penitenciaría inaugurada en 1900, albergó a los delincuentes más terribles y también a muchos presos políticos. En aquel entonces se ubicaba a las afueras de la ciudad

1985: En 1982, la penitenciaría se convirtió en el Archivo General de la Nación, localizado en la delegación Venustiano Carranza, sobre la Avenida Eduardo Molina.

Hoy: Frente al remodelado edificio, se ve una avenida bien pavimentada, banquetas de adoquines y arbustos muy bien recortados.

Para conocer este artículo completo consulten nuestra edición conmemorativa número 100; y para reconocer la constante evolución en la cual estamos inmersos, visiten la Ciudad de México.

logos-cierre-CDMX-25-menos

También te puede interesar:

Top 10: Exclusivos restaurantes de la Ciudad de México
Ciudad de México
El comercio de la Ciudad de México durante el siglo XIX
El día en que la Ciudad de México ardió de sed

YOGA

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Newsletter Algarabía

Publicidad

Publicidad

– Publicidad –

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE