Sin categoría

Las plañideras

Contratar mujeres para que lloren por nuestros muertos puede parecer excéntrico en estos tiempos, pero durante muchos siglos fue una tradición que se siguió al pie de la letra en diversas civilizaciones. Los registros más antiguos que se poseen acerca de las plañideras están plasmados en las tumbas egipcias, particularmente en la de Ramose, visir del faraón Amenophis III, hacia 1350 a.C.

¡Llamad a las plañideras,
que vengan!
¡Mandad por las más expertas,
que vengan!
¡Que lleguen pronto y entonen
una lamentación por nosotros!

Jeremías 9, 16-18, Antiguo Testamento

En el antiguo Egipto, ser plañidera era una profesión que pasaba de madres a hijas. Eran llamadas yerit y su función era dar rienda suelta al dolor que los deudos debían de guardar por dignidad, ya que tenían prohibido llorar en público. Las yerit iban vestidas de túnicas azuladas, con los pechos descubiertos, el cabello suelto y los brazos en alto como signo de duelo y desesperación.

48-ideas-interior1

Las mujeres que cobraban por llorar también fueron parte de la antigua civilización griega. En la tragedia Las Coéforas, de Esquilo (458 a.C.), en la parte de la trilogía La Orestiada, aparecen plañideras en el entierro de Agamenón, acompañando a Electra, la hija del muerto:

¿Qué cosa veo? ¿Qué cortejo de mujeres con negros velos es ese que avanza? ¿A qué desgracia asignarlo? ¿Acaso un nuevo sufrimiento se cierne sobre el palacio? ¿O acierto suponiendo que llevan a mi padre las libaciones que apaciguan a los muertos?

Esquilo, Las Coéforas

Los romanos continuaron con la costumbre griega, pero la llevaron a sus últimas consecuencias: las plañideras incluso se arrancaban los cabellos y se arañaban la cara. Las llamaban praeficas y su cantidad indicaba estatus social: mientras más lloronas había en el funeral, más importante era el muerto. También usaron los lacrimatorios, que eran vasos donde los deudos y las plañideras guardaban sus lágrimas para enterrarlas junto con los restos mortuorios para honrar al difunto. Estos «guarda lágrimas» fueron desapareciendo con el tiempo y se pondrían de moda nuevamente en la Inglaterra victoriana.

48-ideas-interior2

Por otra parte, en la tradición cristiana se creía que la práctica de contratar plañideras le facilitaba a quien moría la entrada al cielo. En el Libro de Jeremías, del Antiguo Testamento, Yahvé solicita la intervención de mujeres que lloren por el pueblo de Israel.

Las plañideras —del latín plangere «golpearse en señal de dolor, lamentarse»— son, entonces, las abanderadas de los dolientes, las actrices trágicas que llevan al cortejo fúnebre a la catarsis y con ello le dan la categoría de ritual al proceso de despedir a una persona para siempre.

En algunas regiones del mundo sobrevive esta tradición; en otras se les recuerda de manera teatral: un concurso anual en el estado de Querétaro para ver quién sufre más bonito. Finalmente, el término sobrevive en nuestros tiempos no para referirse a una persona que recibe dinero por lamentarse, sino a todo aquel que es llorón de nacimiento.

En Algarabía 110, podrás conocer sobre esta tradición y mucho más sobre la muerte.

❉❉❉

Fuentes:
José Carlos Castañeda Reyes, Señoras y esclavas. El papel de la mujer en la historia social del Egipto antiguo; México: El Colegio de México, 2008.
Esquilo, Las Coéforas; consultado en http://www.esquilo.org/las_coeforas.asp
Eulalio Ferrer, El lenguaje de la inmortalidad. Pompas fúnebres; México: fce, 2003.
Gabriela Frota Reinaldo, «Las plañideras, el encantamiento y el doble». Consultado en http://pendientedemigracion.ucm.es/info/especulo/numero28/planider.html

Comunicar

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE