La vida en cuadritos – Algarabía
Sin categoría

La vida en cuadritos

No es para avergonzarse de que al alguna vez nos hemos visto atrapados en la lectura de publicaciones que algunos consideran como literatura

Desde su origen —que podemos ubicar paralelo al del cinematógrafo—, las historietas se constituyeron como un importante medio de comunicación de masas y como un poderoso vehículo ideologizante. Roman Gubern las define como una «historia ilustrada cuya acción se sucede en diversas viñetas, en donde el texto de lo que cada personaje dice se encuentra encerrado en un globo o bocadillo que sale de su boca. Pueden estar divididas en tiras o episodios que se publican en los sucesivos números de un periódico o revista, o presentarse como historietas completas en un solo cuaderno o comic book

Por su parte, Umberto Eco nos da la siguiente definición: «la historieta es un producto cultural, […] y funciona según toda la mecánica de la persuasión oculta, presuponiendo en el receptor una postura de evasión que estimula de inmediato las veleidades paternalistas de los organizadores […] Así, las historietas, en su mayoría, reflejan la implícita pedagogía de un sistema […] como refuerzo de los mitos y valores vigentes». Si bien Eco devela el factor determinante de la historieta oficial o tradicional como parte del proceso educativo de masas, también podemos
ver que ésta ha sido instrumento de reactivos sociales que satirizan y critican al sistema de manera directa o metafórica.

Podríamos decir que quien produce historietas tiene en sus manos la responsabilidad que tendría un educador de preescolar.

En los años 70 se comenzó a propagar en el mundo hispanoparlante el término de origen anglosajón: «cómic», para referir a «los monitos», «cuentos», «muñequitos» o «tebeos», tal como se denominaban a las historietas en México, Cuba y España respectivamente.

Pioneros de las historietas

Algunos dicen que el nacimiento de la historieta data de 1896, cuando Richard Outcault creó para el diario Journal —aprovechando sus nuevas tecnologías de impresión a color— «The Yellow Kid», un personaje de rasgos orientales con una túnica amarilla sobre la que se leían frases de tono popular. El éxito de esta historieta fue tal, que se publicó durante casi 20 años en varios periódicos.

s29-ideas-Rudolph-Dirks-Katzenjammer-Kids

Sin embargo hay otros que opinan que «Katzenjammer Kids», creado por Rudolph Dirks en 1897, fue realmente la primera historieta porque él introdujo el uso de «bocadillos» o «globos» que contienen el diálogo, dándole más dinamismo al conjunto de la historia gráfica. A partir de esos años, y principalmente en ee.uu, la historieta obtuvo tantos lectores que desde ese momento comenzó a constituirse como toda una industria.

Los primero héroes de la fantasía

Durante sus primeros años en la década de los 30, las historietas con relatos de ciencia ficción capturaron la imaginación y la preferencia de los lectores; para estas narraciones tuvieron que crear personajes fascinantes que posteriormente evolucionarían en emblemas de diferentes épocas y para futuras generaciones: los superhéroes.

De ellos podemos mencionar a los pioneros: Buck Rogers de Phillip Nowlan y Dick Calkins; Tarzán de Harold Foster y Burne Hogarth —basado en el personaje literario de Edgar Rice Burroughs—; Dick Tracy de Chester Gould; Flash Gordon de A. Raymond y Dan Barry; El llanero solitario de Fran Striker y Charles Flanders; Superman de Joe Shuster y Jerry Siegel; y por supuesto Batman, de Bob Kane y Bill Finger.

s29-ideas-batman

La extensión de géneros y de personajes que podemos encontrar dentro del campo de las historietas es muy vasta.

La evolución de los cómics ha sido paulatina, en algunas años sus publicaciones se detuvieron por causas sociales o económicas, como ocurrió en la Segunda Guerra Mundial, que trajo consigo el cierre de muchos periódicos y, en algunos casos, el encarcelamiento de algunos de sus artistas.

Durante esta época, la historieta fue empleada para persuadir las conciencias. En Gran Bretaña fue un medio masivo para levantar la moral satirizando a los alemanes y a Hitler; mientras que en Estados Unidos crearon personajes con fines patrióticos propagandísticos como el Capitán América. Incluso hay una anécdota de que Hergé, el dibujante belga creador de Tin Tín, se vio en serios aprietos cuando los Aliados liberaron su nación y descubrió que había trabajado en uno de los periódicos manejado por los alemanes, a pesar de que sus contribuciones no eran políticas ni apoyaban al régimen nazi.

Cuadritos seductores, vidas anheladas

La historieta no sólo nació casi a la par de la cinematografía, sino que comparte con ella un lenguaje narrativo único en el cual la pintura, la literatura y el teatro, prestan elementos para contar historias de manera dramática; y a esto se le debe sumar el hecho de que la vida de un personaje y sus vicisitudes pueden extenderse durante un tiempo ilimitado de años. Por ser un producto de consumo popular, hay un reflejo constante de la sociedad que origina una empatía total entre las vidas de los personajes y sus lectores, el ejemplo más claro de esto es: El Hombre Araña.

Cuando este personaje nació en 1965, ya existían otros adolescentes con poderes, pero siempre se trataba de personajes respetados y aceptados por la sociedad tanto en su faceta de superhéroes como en la de personas comunes. Esto no ocurre así con Peter Parker, quien de ser un chico que sufría los vituperios de una sociedad enfocada al más fuerte, tras descubrir sus poderes y afrontar una tragedia familiar—la muerte de su tío a manos de un ladrón que no capturó por indolencia—, modifica radicalmente su situación: elige un camino heroico y ve la oportunidad de sobresalir. Muchos lectores han visto reflejadas sus vidas en esta historieta y por eso, hasta hoy sigue vigente.

En 1954 se publicó: La seducción del inocente, de Frederick Wertham, libro que intenta demostrar a través de argumentos absurdos y tendenciosos que los comic books son perniciosos para la juventud.

El oficio creativo

Crear una historieta lleva tiempo, se trata de un producto artesanal que requiere de varios elementos para formular una propuesta que impacte sobre la imaginación de sus lectores, y que no sólo se base en la acción del momento. Por ejemplo Batman, quien lleva muchos años en la industria del comic y ha tenido que ser redefinido por tantos escritores que ya es muy diferente a lo que Bob Kane había creado. Grandes autores del cómic han tenido que elaborar obras complejas de narración, atrayendo a públicos que van creciendo y madurando conforme las tendencias modernas también avanzan.

s29-ideas-Supeman-de-Joe-Shuster-y-Jerry-Siegel

Otra parte fundamental de la historieta es el dibujo. Actualmente no existen reglas específicas para la creación de una historieta, pues en un principio se limitaba a presentar la acción de los personajes dentro de cuadros que se sucedían en una retícula más o menos ordenada; pero con el paso del tiempo se ha permitido que los elementos del dibujo excedan los límites. La narración gráfica ejemplifica esto, pues ha sido un recurso necesario para el impacto de la historia a través de la experiencia estética visual que enganche y convenza al lector.

Hoy en día las nuevas editoriales de historietas han ayudando a las más grandes a redefinir sus publicaciones, rompiendo los lazos de control con los que eran sometidas.

Generalmente se reconoce más la obra y el personaje como figura pública, que al creador de estos. De forma fácil podemos identificar quienes son los Pitufos, pero pocos saben de su dibujante: Peyo; lo mismo pasa con René Goscinny y Albert Uderzo, quienes no rebasan la fama de su galo Ásterix. También podemos mencionar la popularidad con la que Mafalda ha rebasado a Quino; o a Peanuts, la historia de Charlie Brown y sus amigos, mejor conocidos que Schultz, su creador.

s29-ideas-Flash-Gordon-de-A-Raymond-y-Dan-Barry

En el caso de México podemos afirmar que la cultura gráfica ha permitido un buen avance en el desarrollo de la historieta, aunque no presente el contenido cultural apropiado; por lo que no faltan los prejuicios que los catalogue como «basura literaria». No obstante hay ejemplos que deben ser reconocidos, como La familia Burrón de Gabriel Vargas; las caricaturas de Rius que representan verdaderos ensayos sobre diferentes temas o problemáticas en nuestra historia; o Germán Butzé, creador de Los supersabios, una historieta que por su sencillez y valores fue leída durante varios años.

A sazón de todo esto podemos afirmar que la historieta o cómic merece la debida consideración, pues además de ser un medio educativo y propagandístico, su lectura dinámica nos atrapa con entretenidas narraciones capaces de reanimar la imaginación.

También te puede interesar:

Cómics en Algarabía Radio
El arte en el cómic
Ponte a Prueba #126: Batman
Patoaventuras y ciencia.

4 thoughts on “La vida en cuadritos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Algarabía en 5 minutos

Revista del mes

Libro del mes

Visita Algarabía niños

Crea y personaliza

Taquitos de lengua

Suscríbete a algarabía niños

Feria de remates

Visita Algarabía para recordar

Publicidad