Sin categoría

Futbol —¡Cómo no te voy a querer!—

¡Aficionado que vive la intensidad del futbol! Este texto está hecho para usted, aunque también para quienes no la viven o la disfrutan con menos fervor, porque el futbol enciende pasiones, rebasa fronteras y libera la carga emocional que todos llevamos dentro.

Y es que el también llamado «deporte más bello del mundo» es una forma de vivir. Ahí están, para dar cuenta de ello, la hinchada y las barras,1 Como se conoce a los grupos de apoyo o porras en Argentina y otros países del Cono Sur. las porras y los aficionados; todos vivamente unidos —y otras veces contrapuestos— por su amor a este deporte. Como el que yo le tengo, al grado de que, si gana mi equipo, tengo una buena semana; de lo contrario, puedo hundirme en una terrible depresión.

La pasión futbolera se extiende a todos los ámbitos, es el deporte más popular del mundo, a nadie le es ajeno y hay sucesos importantes que hablan de lo inflamable que llega a ser esta afición, como la «Tragedia de Maracaná» —también conocida como «El Maracanazo»—, acaecida en la final de 
la Copa del Mundo de 1950 en Río de Janeiro, con el estadio Maracaná esplendoroso y copado de brasileños hasta las lámparas, en la que la selección uruguaya se cubrió de gloria inesperadamente, al derrotar a la poderosa escuadra brasileña, y sumió a millones de amazónicos en el desconsuelo y la depresión, llevando, incluso, a algunos al suicidio.

El futbol es propio de las masas y su pasión se desborda con cada partido; el aficionado se apasiona hasta la médula: llora las derrotas y goza las victorias de tal forma que hace catarsis y se libera de sus problemas —por lo menos durante 90 minutos—. Y, si es un verdadero seguidor, no tiene empacho en pelearse con sus amigos, familiares y hasta con su pareja por defender a su equipo o su afición.
Aquel que forma parte de alguna porra o barra encuentra 
un sentimiento de pertenencia. Ahí, los individuos unen su entusiasmo y preferencia por un equipo con cánticos y gritos de apoyo. Se transforman en una masa, un grupo indivisible cuyos integrantes se sienten como en familia.

Recorramos a nivel de cancha la historia de este deporte, sus parabienes y vicisitudes.

futbol1

Decirle soccer al futbol es una costumbre heredada del inglés estadounidense, que le dice football
 al deporte americano.

Silbatazo inicial

Los orígenes del futbol no son específicos, pues encontramos antecedentes a lo largo y ancho del globo. Unos dicen que el más directo se remonta al siglo iii a.C., cuando en Egipto se realizaba un juego de pelota como parte del rito de la fertilidad, que se parecía, más bien, al balonmano. Otros cuentan que, aproximadamente un siglo atrás, Fu-Hi, uno de los cinco gobernantes chinos, inventó la primera pelota de cuero; se trataba de una esfera hecha de raíces cubiertas con cuero que se pasaba de mano en mano. Aunque este juego no se parece mucho al futbol, fue muy popular, pues la artesanal pelota fue adoptada por sus vecinos indios y persas.

Del lado contrario de la cancha, es decir, en territorio nacional, las civilizaciones prehispánicas practicaban lo que seguramente usted ya ha escuchado muchas veces: el juego de pelota, en el que se prohibía el uso de manos y piernas, pues sólo con la cadera se debía pasar la esfera de hule 
por un aro de piedra incrustado en la pared. Este juego —llamado tlachtli en náhuatl— era sagrado, estaba reservado sólo para los guerreros y finalizaba con la decapitación del equipo perdedor.

En un cambio de juego desde la banda izquierda, pasamos 
a los antecedentes griegos, donde la esferomagia era un 
juego en el que se usaba una σφαιρα /sfaira/ —«esfera»— elaborada con la vejiga de un buey. Más tarde llegó a los romanos, que bautizaron al juego como haspartum y al elemento esférico como pila, nombre que se fue modificando hasta lo que hoy usted y yo conocemos como pelota. Su repercusión histórica fue tal, que se dice que Ricardo Corazón de León, rey de Inglaterra de 1189 a 1199, propuso al sultán islámico Saladino limar las asperezas sobre la posesión de Jerusalén en un juego de pelota.

cuadro-fut

La baja con el pecho y la domina,
 apunta, tira, ¡goool...!


Las figuras del futbol ganan sueldos millonarios; sus vidas parecen de ensueño; tienen una imagen que se comercializa 
e identifica en todo el mundo y la mayoría comparte un rasgo común: sufrieron una infancia llena de carencias y necesidades y, gracias al deporte y a sus goles, se transformaron en grandes ídolos. Como ejemplos están Pelé, Maradona,
Van Basten, Ronaldinho, Zinedine Zidane, David Beckham, Ronaldo y hasta Cuauhtémoc Blanco.

Hoy, el futbol se juega en todos lados y de muy diversas maneras: con piedras como portería, con un bote de Frutsi, en la puerta del vecino, en las calles, en los deportivos, en
 el salón de clases, con miniporterías; bueno, hasta con los bultos de las tortillas como postes. Es un deporte conocido por todos y nadie puede decir que no sabe de lo que hablamos.

Equipos hay muchos, pero la pasión es única. Generalmente el gusto por los colores es heredado, aunque muchas
 veces cambiar de equipo es claramente una postura para desmarcarse de la figura paterna.

Conoce más sobre este deporte y su historia en Algarabía 40.

Mario Zaragoza Ramírez —como todos los que trabajamos en esta ilustre revista— es Puma de sangre azul y piel dorada. Sabe que no hay cosa más importante para un aficionado que la playera de su equipo; por eso, incluso va a trabajar con ella. Y aunque su padre, su abuelo y sus tíos le van a otros equipos, como el América, el Cruz Azul y las Chivas, él no se quita la auriazul por nada.

Ilustraciones de Mordillo

Referencias:

  1. Como se conoce a los grupos de apoyo o porras en Argentina y otros países del Cono Sur.

Comunicar

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE