Sin categoría

Faros, arte en la costa

Los faros son torres o estructuras que envían luz a la distancia a través de un sistema de alumbrado —de fuego o eléctrico, según la época— y lentes, y son parientes cercanos de las viejas almenaras —las hogueras hechas en la cima de colinas o montes—, pues comparten la misma función: el facilitar la navegación a los barcos cerca de los puertos y las costas.

Hoy en día, sin embargo, quedan menos de 1,500 faros activos en todo el mundo, ya que los modernos métodos de navegación y gps1 los han hecho obsoletos.

La palabra española faro, al igual que la francesa phare, la italiana faro y la portuguesa farol, vienen del latín pharus, y ésta del griego Φαρος /pháros/, nombre propio de la isla de Pháros en la bahía de Alejandría, en la desembocadura del Nilo, que fue donde se erigió la torre del faro más famoso de la historia, una de las siete maravillas del mundo antiguo.

La construcción de El faro de Alejandría fue iniciada por el faraón Tolomeo I «Sóter» de Egipto —uno de los generales macedonios de Alejandro Magno— en el siglo III a.C. y terminada por su hijo, Tolomeo II «Filadelfos», en el siglo II. Fue hecho en mármol sobre una planta cuadrada, tenía una altura de unos 135 metros y, supuestamente, fue la primera obra de ingeniería en su tipo. A excepción de las pirámides —también en Egipto—, El faro de Alejandría fue el que más tiempo sobrevivió de entre las siete maravillas del mundo antiguo; pero no pudo evitar ser severamente dañado por los terremotos de 1303 y 1323 y que sus ruinas fueran demolidas en el año 1480.

En México aún hay alrededor de 150 faros en operación, repartidos de manera similar en la costa del Pacífico y en la costa del Golfo de México y del Caribe. Los más antiguos son de mampostería, los «intermedios» se hicieron de concreto y los más recientes son estructuras de acero o aluminio, con instalaciones totalmente automatizadas que utilizan energía solar, lo que ha hecho que la imagen del farero que vivía aislado, solo y apartado del mundo, tienda a desaparecer.

En México, las ayudas a la navegación ya existían antes de la Conquista. Por ejemplo, la pirámide de Tulúm, en Quintana Roo, construida alrededor de 1200 d.C., está coronada por un pequeño templo rectangular con dos aberturas de lado del mar, que, al encenderse como si fuesen almenaras, dirigían a los pescadores en la noche.

En el fuerte de San Juan de Ulúa, en Veracruz, los españoles construyeron el primer faro moderno del país, en 1796, colocando sobre la torre de San Pedro, cilíndrica, de mampostería y de 18 metros de alto, un farol y unos lentes construidos en Londres. Estuvo en operación hasta 1890 aproximadamente. El faro actual de Veracruz está en la Isla de Sacrificios, frente al puerto.

Conoce más faros de las costas de México y la interesante aparición de estos monumentos en la literatura universal en el artículo “Los faros” de Ignacio Gómez Gallegos en Algarabía 20, pp. 80-82.


1. Sistema de Posicionamiento Global.

No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE