Sin categoría

El Cascanueces: fantasía, música y danza

El Cascanueces se ha convertido en una pieza obligada de la época decembrina —la historia tiene lugar en la víspera de Navidad— y es una obra de arte en toda la extensión de la palabra. En ella se integran la literatura, en el libreto que adaptó Alejandro Dumas —padre— del cuento escrito por Hoffmann en 1816; la música, encargada a Tchaikovski en 1891, y las artes escénicas: la coreografía, solicitada a Marius Petipa, quien, por cuestiones de salud, permitió que su discípulo Lev Ivanov completara la creación.

La historia de E. T. A. Hoffmann es más compleja de lo que se muestra en el Ballet: la historia comienza en vísperas de Navidad, pero no transcurre en una sola noche. Hay muchos invitados a la fiesta en casa del gobernador Shtalbaun, entre ellos Drosselmeyer, quien regala a su ahijada María un muñeco: el Cascanueces.

El Cascanueces y el rey de los ratones

En «El Cascanueces y el rey de los ratones», el cuento original, el autor emplea una tercera parte de su obra para relatar cómo, en la conjunción de los astros, los sabios supieron que Cascanueces —que en realidad era Nataniel, el hijo de Drosselmeyer, aunque feo y contrahecho por la maldición de la Dama Ratona— llegaría a ser príncipe y rey cuando se hiciera amar por una bella mujer.

Por la noche, María se va a dormir con su muñeco y vive una aventura fascinante: Cascanueces cobra vida, lo mismo que el resto de los juguetes, y se enfrentan en una gran batalla contra los ratones comandados por su rey. Tras vencer al Rey de los ratones, María y Cascanueces viajan al País de los Dulces donde se encontrarán con el Hada del Azúcar y con el Hada de las Flores. María promete a Cascanueces que lo amará siempre a pesar de su fealdad. Un año y un día después, se rompe el hechizo, Cascanueces regresa convertido en rey de las muñecas y pide la mano de María.

La adaptación de Dumas

La necesidad de simplificar la historia para adaptarla al ballet llevó a Alejandro Dumas a eliminar una gran parte del cuento original, y a modificar ciertas situaciones; por ejemplo, da a la heroína el nombre de Clara —que en el libro es una de la muñecas de María— y adapta la historia para ser representada en dos actos y cinco escenas. La primera escena es la víspera de Navidad.

Drosselmeyer, el padrino de Clara, es un mago y presenta una función de marionetas. Los niños juegan y Fritz rompe el muñeco que le habían regalado a su hermana. En la siguiente escena ha anochecido, la sala donde se encuentra el árbol navideño adquiere un aire misterioso y Clara, al regresar en busca de Cascanueces, advierte que éste y los otros muñecos han cobrado vida y entablan una batalla contra el Rey de los ratones y su ejército; la joven, en un impulso, ahuyenta a los ratones lanzándoles uno de sus zapatos, y entonces descubre que Cascanueces es un príncipe. En la tercera escena la habitación se convierte en un bosque invernal.

Ya en el segundo acto, en la escena cuatro, Clara y el príncipe inician un viaje a la cima del árbol, donde hay una nueva batalla contra los ratones, en la que Cascanueces es el vencedor. Ambos visitan el Reino de las Nieves, el de las Golosinas y el Río de la Limonada, donde el Hada del Azúcar baila para ellos, se oye la característica celesta 1 El empleo de este instrumento es una gran innovación que Tchaikovski introduce, entre otras, en su ballet. La celesta es un instrumento musical, similar al piano, pero cuyos martillos activados por teclas percuten placas de metal en lugar de cuerdas tensas, y fue inventado entre 1866 y 1868 por Auguste Mustel. y se les presentan danzas de distintas partes del mundo: la danza árabe, la china, la rusa «Trépak» y la danza de los mirlitones. La cereza de las danzas es el «Vals de las flores» creado al más puro estilo de los Strauss.2 Dinastía de músicos vieneses reconocidos particularmente por sus valses, como «El Danubio azul» (1867).

En la última escena el mundo de ensueño de Clara se desvanece y el Hada del Azúcar y el príncipe Koklyush bailan el «Grand pas de deux» —Gran paso de dos—, un adagio que se caracteriza por el uso de cellos y las demás cuerdas para expresar cierto dramatismo y el inminente fin del viaje. Al llegar el día, Clara comprende que todo ha sido un sueño mágico. No hay promesas de amor ni final feliz, y el muñeco continua tan roto como estaba en la víspera.

Conoce más sobre el Cascanueces en ballet, su coreografía y las variaciones que surgieron, en Algarabía 75.

No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE