Sin categoría

Black Arts Movement: poesía libre, arte controversial

En medio de dos guerras, Chicago y Harlem veían surgir a una nueva ola de poetas inspirados en la lucha por los derechos civiles; se valieron de imágenes, música y letras para hacer arte «de gente negra y para gente negra»; de la corriente destacó, sin embargo, la controvertida literatura que en su lucha a favor de la libertad casi se convirtió en un movimiento de exclusión y odio.

1. Asesinato catalizador

«Usually when people are sad, they don't do anything. They just cry over their condition. But when they get angry, they bring about a change.»

21 de febrero de 1965. Como parte de las actividades de la Organización afroamericana, Malcolm X, orador y activista miembro de la comunidad negra-musulmana, estaba a punto de dar un discurso en el salón de Audubon, en Nueva York, cuando 16 balas le atravesaron el tórax. Reaccionarios en contra del nuevo nacionalismo negro habían interrumpido no sólo las actividades de la organización de aquella tarde: habían destruido a un símbolo que, aunque radical, fue para muchos la inspiración de una comunidad que luchaba por su libertad.

Dos días después, en una iglesia del Harlem con capacidad para mil personas, se reunieron más de 13 mil seguidores de Malcolm para homenajearlo; así, a pesar de la controvertida imagen que a lo largo de varios años había construido ⎯se le ha criticado hasta hoy de provocador⎯, Malcolm X fue reconocido a partir de ese momento como una de las figuras más importantes en el movimiento de reacción de la comunidad negra en los ee.uu.

[…]Harlem ha venido a despedirse de una de sus más brillantes esperanzas que nos ha sido arrebatada para siempre. Malcolm había dejado de ser negro años atrás. Se había convertido en una palabra demasiado pequeña, demasiado débil e insignificante para él. Malcolm era más grande que eso: Malcolm se había convertido en un afroamericano y deseaba desesperadamente que nosotros, que todo su pueblo, nos convirtiésemos también en afroamericanos.

⎯Ossie Davis, actor y activista.

Un mes después del asesinato, el para entonces ya respetado escritor y crítico musical LeRoi Jones ⎯mejor conocido como Amiri Baraka⎯ abandonó Manhattan para trasladarse al Harlem, en donde inició desde cero su carrera para transformar su obra en una bandera política.
Una vez ahí fundó la Escuela / Teatro del Repertorio de Artes Negras ⎯barts, por sus siglas en inglés. En ese momento veía la luz el Black Arts Movement, primer movimiento literario de reacción. Su lucha: poner punto final a la marginación de la comunidad negra y las opresoras ideas políticas y culturales sobre las que estaban cimentados los ee.uu.

2. La reacción

Malcolm había difundido la idea que inspiró a este movimiento: rescatar y producir símbolos que permitieran no sólo la expresión de la comunidad negra, sino que impactara al entorno social como una herramienta más en la lucha a favor de la revolución.

Las manifestaciones artísticas generadas en este periodo incluyeron a la música, la pintura y la literatura; pero, de manera particular, fue la poesía un importante canal de comunicación entre los líderes reaccionarios y la población oprimida.

Con una ideología que se movió entre lo bohemio, lo intelectual y lo radical, el Black Arts Movement pronto se integró a la serie de fenómenos reaccionarios surgidos en aquella época a favor de los derechos civiles de los negros.

Con sus estrategias de no-violencia, marchas y boicots, el bam unió a dos generaciones de poetas afroamericanos que tomaron como estandarte las ideas de activistas como Martin Luther King, Rosa Parks, Emmett Till y Medgar Evers, entre otros.

La difusión del material producido por el movimiento se logró en gran medida gracias a organizaciones dedicadas a leer poesía en escuelas, bares, parques, calles y cualquier punto de reunión de la comunidad. Los medios escritos de oposición jugaron un papel importante en esta labor: fue a través de publicidad incluida en los periódicos que las cabezas del bam lograron tocar a toda la comunidad.

Larry Neals, uno de los principales representantes de este movimiento, escribió: «Consiste esencialmente en la tradición afroamericana […]; captura imágenes de la cultura del tercer mundo, y la esencia de su estética es la destrucción de “lo blanco”: de las “ideas blancas”, de todas las perspectivas blancas de analizar el mundo.»

Publicaciones como Liberator, The Crusader y Freedomways fueron el puente de acercamiento entre el movimiento y la comunidad.

Para muchos, el bam fue origen de muchas de las mejores obras no sólo de poesía, sino también de música y artes visuales durante la posguerra; fue, sin duda, el clímax de la literatura norteamericana y un hito artístico que trascendió a las páginas de los libros y periódicos: transformó a su realidad. El bam inspiró no sólo a la comunidad negra: latinos, asiáticos y otras minorías en los ee.uu. fueron tocados por el ejemplo que en los 60’s dejó la comunidad negra en la sociedad.

Dos de los poetas que mejor representan al movimiento y que construyeron gran parte de la antología de este movimiento son Larry Neal y, por supuesto, su creador, Amiri Baraka.

Antes de este movimiento, los cánones de la literatura ⎯y del arte, en general⎯ bloqueaban la libertad de expresión de las minorías.

Amiri Baraka: «We want poems that kill» (1934)
Everett LeRoi Jones ⎯su nombre real⎯ es considerado el padre del movimiento; hasta hoy, ha publicado ensayos, novelas y obras de teatro que fortalecen la idea de un «arte nuevo»; los temas de su obra abrazan, por supuesto, la liberación de la comunidad negra y la revolución contra la opresión. Sus principales obras son «The Dead Lecturer» (1964), «Black Art» (1965) y «Afrikan Revolution» (1973).

50-ideas-interior1

⎯Extracto de «Black Art», obra principal de Baraka y manifiesto del Black Arts Movement.

Larry ⎯Lawrence⎯Neal (1931 – 1981)
Escribió poesía que «sonaba a música negra»; brillante poeta, ensayista y profesor, dedicó su obra al activismo bajo la idea de reinventar al hombre negro que vivía en un mundo de blancos. Editó, además, algunas de las revistas y publicaciones que dieron difusión al movimiento. El compromiso de Neal con los ideales del movimiento se vio reflejado en su involucramiento con el Partido de las Panteras Negras y con el Movimiento de Acción Revolucionaria, ambos vigentes durante la década de los 60.

De su obra destacan dos libros de poesía: Black Boogaloo (1968), enfocado a mostrar el momento en el que los negros africanos perdieron toda conexión con sus dioses y ancestros y que, por ende, se perdieron a sí mismos; y Hoodoo Hollerin’ Bebop Ghosts (1974), que profundiza en el floklore y las figuras de liberación de la cultura negra.

50-ideas-interior2

⎯Extracto de «Holy Days», 1972.

—O—

3. Arte Negro: el lado oscuro

A pesar de la importante influencia e inspiración de libertad que brindó el movimiento no sólo a la comunidad negra, sino a todo el país, sus raíces radicales condujeron a ciertas caras y momentos del movimiento a un oscuro rincón que ha sido hasta hoy duramente criticado.

Tachado de sexista, racista, antisemita y homofóbico, el bam parecía haberse convertido en todo contra lo que durante años había luchado: en fuente de odio y exclusión. Las muestras que orientaron al movimiento a estas tendencias, sin embargo, fueron relativamente aisladas e intermitentes ⎯se vieron principalmente relacionadas con los radicales partidarios de los Panteras Negras.

«Para el nuevo nacionalismo Negro, los judíos ⎯con sus propiedades, comercios excluyentes y su misma literatura, en la que también se filtraron agresiones contra la raza negra⎯ eran una representación de la peor cara del “capitalismo blanco”.»1 Ethan Goffman, Imagining Each Other: Blacks and Jewish in Contemporary American Literature.

Así, a pesar de la controversia generada alrededor de los movimientos reaccionarios de la comunidad negra en ee.uu., el Black Arts Movement es recordado por la historia como un momento de evolución política y social: se trata, para bien o para mal, de uno de los hitos de transformación en la concepción del arte a nivel global.

La autora de esta breve reseña del controvertido bam recibirá sus comentarios en @luigiwich.

❉❉❉

Referencias:

⎯Joanne V. Gabbin, Furious Flower: African American Poetry, An Overview.
Preface to a Twenty-Volume Suicide Note (1961).
Selected Poetry of Amiri Baraka / LeRoi Jones (1979).

No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE