X
Íconos y Grafías

La historia del primer vengador

«Alguien fuerte, que tuvo poder toda su vida, pierde el respeto por el poder, pero alguien frágil, conoce el valor de la fuerza; compasión.»

Steven Rogers y su genialísima transformación a Capitán América, fueron creados en el ambiente puramente bélico con el que la segunda guerra mundial cubrió a las naciones a mediados del siglo XX. El objetivo de la patriótica figura —que se popularizó tan rápido como la guerra misma— era mostrar un personaje que representara una conjunción de los valores humanos, presumidos como el impecable fundamento social de Estados Unidos, en contraste con las políticas expansionistas y horrendamente discriminatorias de Alemania —bajo el mandato de Adolf Hitler— que agobiaban al resto del viejo continente.

El área original en la que se mostraría al soldado escudado eran las campañas propagandísticas, pero al convertirse en un ícono tan rápidamente, fue trasladado a los comics del edificio de la compañía predecesora de Marvel, Timely Comics, en donde sus creadores, Joe Simon y Jack Kirby, consolidarían una de las sociedades creativas más importantes de la época, cuyo trabajo principal vería la luz en la primavera de 1941: Captain America Comics #1 mostraba en portada al heroico propinando un derechazo a Hitler.

Desarrollada en la Ciudad de Nueva York, la niñez de Steve estuvo marcada por la muerte de su padre —Joseph Rogers—, para ser criado únicamente por su madre, Sarah, quien fallecería unos años después, en la adolescencia tardía del en ese entonces estudiante de las artes. Una época muy susceptible se combinó con los tenaces noticiarios que mostraban las atrocidades militares que estaban sucediendo en el continente europeo, por manos y armas de la nación alemana.

Rogers no dudó en enlistarse al ejército, pero su dudosa aptitud física provocó un rechazado inmediato, —en ese entonces, Steve era un chico delgado y por debajo de la estatura promedio—. A pesar de esto y fruto de su insistencia, el doctor Emil Erskine le abrió una puerta en cierta área experimental del ejército. Indudablemente, el corajudo aceptó.

La Operación Renacimiento tenía como objetivo la creación masiva de soldados con habilidades físicas e intelectuales excepcionales, a partir de algunos menos brillantes. El proceso comenzó con el sometimiento a pruebas físicas y cierta preparación que tomaría varias semanas. Una vez que se le consideró listo, le suplementaron —de forma intravenosa y oral— el suero del súpersoldado, mismo que sería optimizado por la exposición a una serie de radiaciones con las que se pretendía apresurar el proceso y estabilizar su cuerpo.

El experimento tuvo un éxito total y los resultados eran increíbles, dejamos de ver al joven delgado y pequeño y aparece el atleta perfecto, fornido, más alto y mucho más rápido. Lamentablemente, el laboratorio era merodeado por un espía nazi que se encargó de asesinar inmediatamente al doctor Erskine, quien se había olvidado de respaldar por escrito la fórmula del suero, convirtiendo a Rogers en el unigénito heredero del experimento.

Después de recibir un arduo y completo entrenamiento físico y estratégico, le fueron asignadas distintas misiones militares que resolvió sin problema, convirtiéndose en el orgullo y emblema de la nación, adornado con su clásico uniforme y escudo que portaban los colores de la bandera estadounidense.

En una misión objetivada en detener un avión que transportaba explosivos y bombas, el Capitán América erra y —tras la explosión del aeroplano—, cae hacia las aguas árticas. El suero impide la congelación total del cuerpo del Capi, pero pasa a un estado de animación suspendida. Su rescate no se daría hasta alrededor de medio siglo después en manos de los Vengadores, equipo al que se uniría para ser uno de los miembros esenciales.

busca en algarabía

Evento

Publicidad

Newsletter Algarabía