Historia de una foto

Brigitte Bardot: Pecaminosa inspiración

A través de una fotografía descubriremos el mito sensual y erótico generado por la presencia de esta mujer en la pantalla grande.

Brigitte nació en la ciudad parisina durante el intermedio de guerras, 1934. Tenia habilidad para la danza y el ballet, pero fue su madre quien le aconsejó ir por el camino de la moda, pues le presagiaba éxito a través de su evidente atractivo físico.

s3-historiafoto-BB

Dicha visión debió cultivarse con el paso del tiempo. En 1952, con apenas 18 años de edad, Brigitte consiguió su debut en la pantalla grande, y en ese mismo año contrajo matrimonio con Roger Vadim –quien en aquél entonces figuraba como asistente del director suizo Marc Allegret–. Fue su esposo quien la llevó al estrellato con la cinta Y Dios creó a la mujer (1956), y a partir de entonces el nombre de BB –como cariñosamente le decía Roger–, tuvo resonancia en varias parte del mundo, y no tardó en recibir solicitudes para que apareciera en portadas, películas, hasta para engalanar pinturas o esculturas.

La actriz gala siempre disfrutó de su libertad sexual, y a pesar de que sus amoríos eran estables por algunos años, ella se enamoraba realmente de todos.

Jacques Charrier fue su segundo esposo y padre de su único hijo: Nicolás. Su tercer matrimonio fue con el playboy y director de origen germano Gunter Sachs, de quien se divorciaría para casarse por última vez en 1992 con el político Bernard D’Ormale. Entre todos estos se asegura que BB tuvo más de 100 amantes –según Ginette Vincendeau, profesora de cine en el King's College de Londres, y autora de un libro sobre esta actriz.

s3-historiafoto-brigitte-bardot-eyeliner

No por nada sus películas crearon una ganancia mayor a la de las ventas de la automotriz Renault en los años 50 y 60. La guapa y sensual actriz no tenia más que aprender e interpretar los diálogos que le correspondían, siendo ella misma: rebelde, guapa y libre.

«Empecé siendo una pésima actriz y eso es lo que he seguido siendo, una pésima actriz”, proclamó Bardot en un arrebato de autocrítica.

Sin duda, cuando Brigitte anunció su retiro del cine en 1973 –con apenas 38 años—la capital francesa no daba crédito, pero ella aseguró que de su parte ya había dejado todo dentro de este arte. Actualmente vive en su mansión ubicada en la lejana localidad francesa de Saint Tropez , junto a su marido D’Ormale, y cuidando a más de mil animales en situación de abandono.

Pintoresca musa

Como se mencionó, Brigitte fue la musa para muchos directores, empresarios, músicos y artistas. Uno de ellos fue el pintor holandés Kees van Dongen.
s3-historiafoto-BB2
A pesar de disfrutar mucho su país y pintar lo que quisiera –como marineros, gente cotidiana, o diversos paisajes–, en 1897 se trasladó a París, en donde formaría parte del grupo de artistas asociados a La Revue Blanche –revista literaria y artística de Francia.

Kees van Dongen siempre experimentó con su estilo, inició con los colores oscuros de su educación holandesa, pero más tarde cambió repentinamente al fauvismo –un breve movimiento pictórico francés que se caracterizó por el uso de color puro—. Se relacionó con pintores expresionistas, entabló amistad con Picasso, y pronto su estilo adquirió fama.

El holandés se convirtió en el retratista favorito de personajes famosos y de alta clase en Francia; así conoció a Brigitte Bardot.

En 1959, tras recuperarse poco a poco de los vestigios de la guerra pintó a la actriz, ícono de aquella época. El «Gran Gatsby de la pintura» fue el sobrenombre que adquirió a partir de su influyente carrera.

s3-hisotirafoto-original-Brigitte-Bardot-posing-for-Kees-Van-Dongen-1959

Brigitte Bardot posing for Kees Van Dongen, 1959

En esta foto se ve muy delgado y afectado por el tiempo, de hecho, parecería que hay un contraste a propósito entre la radiante juventud de Brigitte, y el pintor que ya había tenido su máximo esplendor como retratista.

La fotografía pertenece al acervo de la revista Paris Match, creada en 1938. Bardot ya había posado semidesnuda para una de las portadas de esta revista, y años más tarde, en 1959, volvería a tener este protagonismo.

También en Algarabía

Kathrine Switzer, la primera maratonista en Boston
El arte del autorretrato
Jesús Helguera: El encanto de las utopías en la pared
«La Libertad iluminando el Mundo»

Publicidad

Cabello o pelo

busca en algarabía

Publicidad

Newsletter Algarabía

Publicidad

Publicidad

– Publicidad –

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE