EnFilme

The Revenant: La verdadera historia de Hugh Glass

Antes de ver la película, conoce los hechos históricos sobre la vida del explorador que retrata González Iñárritu en esta adaptación de la novela escrita por Michael Punke.

The Revenant (2015) es el más reciente trabajo de Alejandro González Iñárritu, una adaptación cinematográfica de la novela homónima escrita en 2002 por Michael Punke, basada en la historia real de Hugh Glass (1780–1833), un explorador de la frontera, trampero y cazador, reconocido en la historia de ee.uu debido a su hazaña de sobrevivencia.

Las primeras fuentes históricas para aproximarnos a Huge Glass

Aunque hay pocos detalles exactos sobre los hechos históricos reales acerca de los primeros días de Hugh Glass, existe una gran cantidad de especulaciones sobre sus aventuras de vida tanto en el mar como en tierra.

Glass nació en las cercanías de Filadelfia, en el actual estado de Pennsylvania, alrededor del año de 1783 –aunque la fecha y el lugar exacto se desconocen–. Un artículo de prensa publicado en The Port Folio se preguntó sobre el dilema de los orígenes de Glass: «Ya sea viejo irlandés, o una mezcla de sangre irlandesa y escocesa, Pennsylvania afirma el honor de su nacimiento, aunque no se haya comprobado con precisión.»1 The Port Folio, Cartas desde el Oeste, N ° XIV, Missouri Trapper.

Entre varias personas que han estado familiarizadas con la leyenda, hay historiadores que están convencidos de que los incidentes sorprendentes en la vida de Glass realmente sucedieron. Sin embargo, hasta la fecha, hay poca evidencia para constatar sus vivencias como pirata y sus encuentros con los Pawnee –una tribu indígena del centro de ee.uu, que principalmente se asentó en Nebraska y Kansas.

Los historiadores han debatido durante décadas sobre si Hugh Glass realmente vivió las extraordinarias experiencias de sobrevivencia, o simplemente es una leyenda creada para fortalecer el espíritu americano.

Por otra parte, sus experiencias en las Montañas Rocosas se han relacionado con una serie de documentos que han resistido el paso del tiempo. Una de las fuentes que se considera razonablemente fidedigna es el conjunto de memorias de George C. Yount, un hombre de dedicado al comercio de la piel de varios animals, quien en 1825 viajó por las Montañas Rocosas como acompañante de Glass.

hugh_glass_Enfilme_t0979

Mapa sobre los largos trayectos emprendidos por Hugh Glass durante 1823-1824.

Pirata y miembro de los Pawnee

En sus memorias, Yount detalló que Glass tuvo algunas experiencias como pirata, y comenta que en algún momento, entre los años 1817 y 1820, Glass fue un marinero –o posiblemente el comandante– de un barco estadounidense que fue capturado por el famoso pirata francés, Jean Lafitte. Glass, quien en aquél entonces tenía alrededor de 35 años.

En los detalles se revela que la banda de Lafitte rodeó su nave, y después de ser sometido por los piratas, ellos le dieron la opción a Glass de unirse a su grupo o morir. De mala gana, Glass eligió la piratería sobre la muerte y vivió para el siguiente año en su pequeña colonia de Campeachy en la isla de Galveston –que posteriormente pertenecería al estado de Texas–. El puerto de Campeachy se encontraba en una ubicación peligrosa debido a que estaba infestada por los Karankawa, una tribu de quienes se rumoraba eran caníbales. Por si fuera poco, el sitio también estaba rodeado de aguas turbias donde los caimanes y las serpientes venenosas acechaban, y era casi imposible escapar.

arikara_Enfilme_4x161

Fotografía que retrata a un miembro de la comunidad Pawnee. Principios del siglo XX.

Glass no disfrutó la experiencia de ser un pirata feroz. Según sus infomes, Yount consideró que Glass era un hombre temeroso de Dios: «Los asesinatos crueles que se cometen a diario... Se estremecían de sus almas más íntimas debido a los hechos de sangre que eran imposibles de ocultar y alejar de los corazones.»2 «Las crónicas de George C. Yount» en California Historical Society Quarterly. Vol. 2 No. 1, abril 1923.

De acuerdo a los relatos de Yount, Glass y otro de sus compañeros piratas escaparon y avanzaron hacia el norte hasta llegar a las llanuras centrales de ee.uu, donde se encontraron con una banda de Skiri, o también llamados Lobos Pawnee, cuya práctica consistía en ofrecer un sacrificio humano para asegurar la fertilidad de la tierra y la llegada de abundantes cultivos.

Después de sobrevivir a tantas cosas juntos, Glass tuvo que soportar ver a su amigo, no sólo quemado en la hoguera, sino también siendo perforado con astillas de pino ardiendo.

Glass no podía aceptar que su vida terminara de esa misma manera. Una fuerte voluntad le inyectó una enorme determinación para sobrevivir. En lo que pensaba era su hora final, dos se le acercaron para despojarlo de su ropa, el jefe de la tribu estaba listo para perforar su piel con la primera astilla. En ese momento, Glass sacó rápidamente de su ropa un paquete de bermellón, un artículo muy preciado por aquella tribu. Glass le dio el paquete al jefe, que mostró un aire de respeto y afecto hacia el hombre. Convencido de que era una señal de los dioses, le perdonaron la vida a Glass y lo adoptaron como miembro de la comunidad.

En la actualidad, una pequeña piedra y una placa de bronce conforman un monumento construido en honor a la valentía de Hugh Glass.

Hugh Glass vivió como pawnee durante varios años antes de unirse al comercio de pieles. Él abrazó ese nuevo estilo de vida no convencional incluyendo una mujer nativa a quien tomó por esposa, aprendió que diferentes plantas e insectos eran comestibles, cultivó la tierra, e incluso participó en una guerra para defender dicha tribu.

El encuentro con el oso

Después de la operación militar en el verano de 1823, el río Missouri ya no era una ruta viable para explorar. La inversión de mucho tiempo, los costos económicos y las pérdidas de vidas humanas a manos de las tribus indígenas en el tramo superior del río Missouri se habían convertido en una constante amenaza. Para evitar más conflictos con las tribus a lo largo del Missouri, los socios decidieron equipar dos grupos de cazadores y enviarlos por tierra a las Montañas Rocosas.

A finales de agosto o principios de septiembre de 1823, un grupo liderado por Jedediah Smith viajaría al oeste a lo largo de los ríos Blanco y Cheyenne mientras que el otro grupo, con Andrew Henry a cargo, haría el viaje hacia el noroeste en la boca del Yellowston. Este último, preocupado por la seguridad del pequeño contingente rezagado decidió reclutar a Hugh Glass –algunas fuentes señalan que él se ofreció voluntariamente– para comandar una brigada que rescataría a quince hombres que estaban en la zona norte del Grand River Valley.

hugh_glass_Enfilme_37v62

Caught Off Guard, obra del artista estadounidense David Wright, inspirada en Hugh Glass.

Hugh Glass, en su papel de cazador contratado, estaba a cierta distancia delante del grupo, explorando el territorio cercano al río, cuando de pronto se encontró de frente con un oso y dos cachorros. El animal atacó a Glass lastimándolo severamente. Al escuchar los gritos desesperados del hombre que pedía ayuda, varios acudieron al llamado y mataron al oso. 

Una vez que se determinó la gravedad de las heridas de Glass, Henry y sus hombres consideraron que moriría antes del siguiente amanecer. Sin embargo, cinco días después Glass seguía vivo.

Bandas errantes de tribus hostiles seguían persiguiendo a los exploradores y acechando la zona; el ritmo lento de la huida creó conflictos entre ellos y varios hombres le reclamaron a Henry, así que optaron por abandonar a Glass para que pudieran abandonar el peligroso territorio más rápido. Henry pidió dos voluntarios para que se quedaran con Glass durante los pocos días de vida que le quedaban y le dieran un entierro apropiado para luego reintegrarse al grupo, mas el relato original de este incidente, escrito por James Hall y publicado en 1825, no menciona ninguno de los dos voluntarios.

revenant_Enfilme_6608a

Después de haber sido atacado por un oso y abandonado por sus compañeros, Glass emprendió un trayecto de casi 400 kilómetros, sólo para obtener venganza.

La película dirigida por Iñarritu narra su historia de vida a partir del libro homónimo que Michael Punke realizó con los testimonios históricos que aquí te presentamos, y que servirán de contexto para antes de verla.

También te interesará:

Ida
«Nighthawks», de Edward Hopper, y su influencia en cinco filmes
Reseña de la película «Güeros»
La pasión de Juana de Arco

Publicidad

Cabello o pelo

busca en algarabía

Publicidad

Newsletter Algarabía

Publicidad

Publicidad

– Publicidad –

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE