Desde la redacción

Puros chismes de la alta sociedad

Bonjour, mes amis! Hoy voy a contarles una situación por demás extravagante, pero que es completamente real.

Bonjour, mes amis! Hoy voy a contarles una situación por demás extravagante, pero que es completamente real.

Fíjense ustedes que la súper famosa escritora Agatha Christie, también conocida por el merecido apodo de «la Reina del Crimen», así como nombrada por la mismísima reina Dama del Imperio Británico… ha cometido un asesinato. Pero no, no crean que ha matado a nadie de carne y hueso, eso jamás. Estamos en Oxfordshire —año 1975— y ella es una honorable anciana de 85 años que decidió dar muerte a uno de los detectives más entrañables de la novela negra: Hércules Poirot.

La novela más reciente de la dame sans merci se llama TelónCurtain— y nos relata el último caso que resuelve el detective belga —que no francés, como muchos se imaginan—. Este hombre chaparrito y regordete, de bigotillo curvo y cabeza en forma de huevo, con una inteligencia y un ingenio notables para resolver los misterios más escabrosos, regresa en su última aparición literaria a la mansión Styles, donde resolvió su primer caso. No contaré el final, por supuesto, lo que me interesa contar es lo siguiente:

Al conocerse la noticia de la muerte de Poirot, el periódico New York Times publicó un obituario como si de una persona real se tratara. Esto es un récord más para la gran Agatha Christie. Hércules Poirot es el único personaje de ficción a quien se le ha honrado con una larga y respetuosa esquela funeraria.

C’est tout et au revoir!


No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE