Desde la redacción

Más mitos cotidianos

¿El número de la Bestia es 666?, ¿crees que el champán se inventó en francia o que Bugs Bunny es un conejo? Éstos y otros mitos son desmentidos a continuación.

¿El número de la Bestia es 666?, ¿crees que el champán se inventó en Francia o que sólo existen "tres estados de la materia"? Éstos y otros mitos son desmentidos a continuación.

Mito: el número de la Bestia es el 666

Durante dos mil años, el 666 ha representado al Anticristo, quien según la Biblia dominaría el mundo previo al Juicio Final. Por lo mismo, es un número que se evita a toda costa.

El Apocalipsis está escrito con base en juegos numéricos. Cada una de las 22 letras del alfabeto hebreo tiene su número correspondiente, por ello cualquier frase también puede leerse como una cifra.

La cita bíblica ha sido traducida de forma errónea, pues la copia más antigua que se conoce del Apocalipsis (13:18) —que dice: «Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es 666»—, demuestra que la cifra correcta es el 616. El papiro, de 1700 años de antigüedad, fue recuperado en Egipto y descifrado por un equipo de paleontólogos de la Universidad de Birmingham en 2005, encabezados por David Parker.

Pero esto no es nuevo, ya en el siglo ii san Ireneo de Lyon (ca. 130-200) indicó que la cifra correcta era el 616; al igual que Friedrich Engels —el mismo que escribió El Capital, junto con Karl Marx— ya había señalado este «craso error» en su libro Sobre la religión, en 1883.

Engels afirmaba que el Apocalipsis en realidad era un tratado político contra los romanos y que fue codificado de forma numérica para ocultar «su verdadero mensaje».

El llamado «número de la Bestia» —sea cual fuere— en realidad se refería a Calígula —o tal vez a Nerón— pues ambos personajes fueron célebres por perseguir a los cristianos.

El pavor al número 666 se conoce como hexakosioihexekontahexafobia, y el miedo al 616 se llama hexakosioidekahaxafobia.

Si se suman todos los números de una ruleta, el resultado es el 666.

El Departamento de Transportes de Moscú, evitando usar el número 666 en sus rutas, designó el 616.

Para finalizar con este «diabólico tema», qué mejor que una probadita de una de las cintas más emblemáticas del género «satánico»: El día de la Bestia (1995), de Alex de la Iglesia. Que la disfruten:

Mito: el champán se inventó en Francia

Como la guillotina —y otras cosas que se han vuelto «emblemáticas» de Francia—, el método para producir el champán —méthode champenoise— en realidad se creó en Inglaterra en 1662.

En el siglo xvi, los ingleses desarrollaron el gusto por el vino verde —originario de la región de Champagne— al que añadían azúcar y melaza para que se fermentara y produjera burbujas. También crearon la botella de cristal grueso —para evitar que explotara— y el tapón de corcho.

La «tradición» dice que el monje benedictino Dom Pierre Pérignon (1638-1715) «descubrió el champán», pero en realidad éste pasó gran parte de su vida intentando eliminar las burbujas. La célebre frase que se le atribuye de: «¡Venid, hermanos, me estoy bebiendo las estrellas!», fue inventada para un anuncio a finales del siglo xix. Lo que sí aportó el monje fue su acertada mezcla de uvas de diferentes viñedos y usar un alambre o una funda de cáñamo para asegurar el corcho.

Existe la idea de que la coupe «tipo platillo» con el que se toma el champán, se fabricó a partir del molde de un seno de María Antonieta, pero eso también es falso: esa copa también se diseñó en Inglaterra en 1663.

El Reino Unido es el principal consumidor de champán de todo el mundo. Sólo en 2011, ahí se consumieron 35.5 millones de botellas y, con la celebración de los Juegos Olímpicos en Londres, su consumo se acrecentó como nunca.

Para finalizar esta «burbujeante nota», una animación donde la champagne forma parte primordial de esta «historia de amor»:

http://www.supercartoons.net/cartoon/1077/pepe-le-pew-the-cats-bah.html

Mito: Bugs Bunny es un conejo

Al igual que el insufriblemente cursi «conejo» de Pascua, este dibujo animado —creado por Tex Avery y Robert McKimson para la Warner Brothers en 1937—, en realidad es una liebre.

Contados animales tienen tantas asociaciones mitológicas en las culturas originarias como la liebre. Desde el antiguo Egipto y Mesopotamia, la India, África, China, gran parte de Europa occidental e incluso en Mesoamérica, las liebres han sido consideradas criaturas sagradas, que representan de forma aleatoria: maldad, sabiduría, destrucción, inteligencia y, por supuesto, fertilidad.

Tal vez esta adoración radique en su velocidad y destreza —pueden correr a 77 kilómetros por hora y saltar hasta 2.5 metros de distancia— o su pronta reproducción: una hembra es capaz de parir 42 lebratos en un año. Plinio «el Viejo» señalaba que al comer liebre se adquiría un atractivo y poder sexual hasta por nueve días.

Otro mito sobre los conejos y las libres es que son roedores. Pertenecen al orden de los lagomorfos que, a diferencia de otras especies, pueden cerrar sus fosas nasales y acostumbran comerse sus propias deposiciones, por la misma razón que las vacas mastican varias veces el bolo alimenticio: para extraer la máxima cantidad de nutrientes de la comida.

Mel Blanc, quien le dio voz a Bugs Bunny—y a otros personajes de Looney Tunes— por más de 50 años, detestaba las zanahorias, pero tuvo que masticarlas en cada grabación porque ninguna otra hortaliza producía el sonido deseado.

He aquí uno de las animaciones de Bugs Bunny —ahora censurada— que se usó, en 1944, para ridiculizar a los japoneses durante la ii Guerra Mundial y que se siguió proyectando durante más de 50 años, hasta que en 2001 se consideró «políticamente incorrecta».

Mito: los estados de la materia son tres

Eso sería antes de la Edad Moderna, cuando no se contaba más que con los sentidos para observar la naturaleza, pero desde que existen los laboratorios de ciencias y la astrofísica, se han descubierto al menos quince:

  1. sólido
  2. sólido amorfo
  3. líquido
  4. gaseoso
  5. plasma
  6. superfluido
  7. supersólido
  8. materia degenerada
  9. neutronio
  10. materia fuertemente simétrica
  11. materia débilmente simétrica
  12. plasma de quarks-gluones
  13. condensado fermiónico
  14. materia extraña o de quarks
  15. condensado de Bose-Einstein —bec

El más curioso es el bec, que se produce cuando un elemento es enfriado cerca del llamado «cero absoluto», a -273 ºC. A esta temperatura pueden verse a simple vista fenómenos que por lo regular sólo ocurren a escala atómica; por ejemplo, un bec que sea puesto en un vaso, trepará por todo el vaso hasta salir de él.
Einstein predijo el comportamiento de los átomos del bec en 1925, pero no fue hasta 1995 que por medio de un experimento se pudo comprobar esta hipótesis molecular.

He aquí un ejemplo de los experimentos que se realizan con el bec que, entre otras cualidades, puede reducir la velocidad de la luz (en inglés):

Información tomada de The Book of General Ignorance, Lloyd & Mitchinson, Faber and Faber Limited: London, 2006.

El autor de estas notas recibirá con gusto sus respuestas en Twitter. Síganlo como @alguienomas


Comments are closed.

No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE