Los préstamos lingüísticos

Los préstamos lingüísticos

En esta ocasión, veremos cuáles son los préstamos lingüísticos y cómo se clasifican todas estas palabras que, aunque tomamos prestadas, a veces llegan para quedarse.

—segunda de tres partes—

Tipos de Préstamos

Existen dos tipos de préstamos: el léxico y el gramatical. Sin embargo, el préstamo léxico es, por mucho, el más frecuente de todos, y se produce cuando el elemento prestado es una palabra, normalmente un adjetivo; por otro lado, el préstamo gramatical se origina cuando un número importante de hablantes bilingües usan partículas, morfemas, ordenamiento y construcciones propias de otra lengua.

¿Qué es un préstamo léxico?

Las comunidades idiomáticas toman formas léxicas de otras lenguas para describir realidades que en su cultura aparecen por primera vez, pero que en la otra son frecuentes y poseen ya un término forjado, términos prestados o préstamos léxicos.

Así, por ejemplo, los españoles entraron en contacto en América con fenómenos que bautizaron utilizando palabras indígenas como hamaca, patata, maíz, huracán, cacique, hule y tabaco; asimismo, la costumbre inglesa de desnudarse con gracia y provocativamente, que no tiene equivalente en las costumbres españolas, exigió el crudo anglicismo strip tease, e inversamente, los franceses usaron el calco semántico de las palabras españolas olla podrida para describir el platillo de cocina que ellos llaman pot-pourri, que además volvió al español como término popular para nombrar lo variopinto y multiforme: popurrí.

Clasificación

Existen varios tipos de préstamos léxicos, de acuerdo con el grado de adaptación y necesidad de la palabra:

Extranjerismos. Son palabras originales de otras lenguas que se pronuncian en la lengua receptora con algunas adaptaciones fonéticas propias. Con la introducción de la escritura, algunas palabras –más que atenerse a la pronunciación u ortografía originales– se adaptan a la forma en que la lengua receptora las lee o las pronuncia; sin embargo, desde un punto de vista lingüístico, esa distinción es intrascendente al clasificar un término como extranjerismo. Éstos pueden dividirse convencionalmente en:

  1. Extranjerismos no adaptados. Palabras originarias de otras lenguas que no se han adaptado a la ortografía de la lengua receptora. su pronunciación depende del conocimiento de la lengua de origen que tenga el hablante. Algunos ejemplos de extranjerismos no adaptados en español son: hardware, eau de toilette, pizza, rock, club, smoking, frac, lipstick y hot dog.
  2. Extranjerismos adaptados. Palabras originarias de otras lenguas que sí se han adaptado a las reglas de la lengua receptora. Algunos ejemplos en castellano son: restorán —restaurant— , gol —goal—, aparcar —park—, yogur —yoghurt—, tenis —tennis— y beisbol —baseball.
  3. Extranjerismos especializados. Aquellas palabras que hacen referencia a una realidad ajena y nueva a la lengua y a la comunidad receptora, la cual es incapaz de encontrar un equivalente. Algunos ejemplos en español son: lord, samurai, hockey, sir, burka, ayatollah, tãlibãn —talibán—, yihad, sari, troika y stand.

Calcos semánticos. En los calcos semánticos se copian o calcan palabras o frases de origen extranjero con el léxico de la propia lengua; es decir, en este caso pasan de una lengua a otra como una traducción literal, con las raíces originarias del lenguaje del que se toman prestadas. Algunos ejemplos en español son «jardín de niños», un calco del alemán Kindergarten; «entre nos» —del francés entre nous—, «puesta en escena» —mise en scène—, «hora feliz», calco de happy hour; «asesino serial» —serial killer—, «fuera de lugar» —offbase—, «rascacielos» —skyscraper—, «tiempo completo» —full time— y «luna de miel» —honey moon.

¿Qué es un préstamo gramatical?

Muchos de los rasgos comunes de las áreas lingüísticas —como la forma de construir oraciones— son producto del préstamo gramatical: tomar o basarse en el ordenamiento y construcción de frases de otra lengua para la construcción gramatical de la propia. Este tipo de préstamo suele producirse en comunidades lingüísticas con un alto grado de bilingüismo o con una estrecha conquista cultural.

Muchos de los rasgos comunes de las áreas lingüísticas —como la forma de construir oraciones— son producto del préstamo gramatical: tomar o basarse en el ordenamiento y construcción de frases de otra lengua para la construcción gramatical de la propia. Este tipo de préstamo suele producirse en comunidades lingüísticas con un alto grado de bilingüismo o con una estrecha conquista cultural.