Desde la redacción

«Like a Prayer»/Madonna (1989)

En 1989, Madonna ya tenía una sólida carrera como cantante e ícono pop. Para su cuarto álbum, Like a Prayer, decidió experimentar con un estilo más «adulto», que se hizo evidente en las letras introspectivas.

En 1989, Madonna ya tenía una sólida carrera como cantante e ícono pop. Para su cuarto álbum, Like a Prayer, decidió experimentar con un estilo más «adulto», que se hizo evidente en las letras introspectivas. En esta producción discográfica, la «chica material» habla de la pérdida de su madre —quien murió cuando ella era niña—, de la separación de su padre, y del divorcio del actor Sean Penn.

Madonna acababa de cumplir 30 años —la misma edad que tenía su madre al morir—, y con Like a Prayer se aventuró a expresar sus pensamientos íntimos sobre la religión, el sexo y las relaciones humanas. Al respecto declaró: «Quería que el álbum hablara de lo que tenía en mente. Era una época muy compleja en mi vida».1 Randy Taraborrelli, Madonna: An Intimate Biography, Simon & Schuster, 2007, p. 161. Declaró también que en general, el álbum estaba dedicado a su madre, quien le había enseñado cómo rezar. 2 Andrew Morton, Madonna, St. Martin’s Press, 2001, p. 217.

«Like a Prayer» fue el sencillo oficial del álbum y una de las canciones que provocó más controversia en la carrera de Madonna. La canción fue concebida para que destacara la voz, y en un inicio se quiso que se escuchara sólo a capella, pero finalmente se acompañó con un órgano. Desde los primeros segundos se establece la atmósfera de la composición, que evoca a la liturgia católica. Al final, se añadió un coro gospel, que junto con las percusiones que le dieron toques de funk y R&B.

«Esta canción significa para mí mucho más que “Like a Virgin”. Me salió del alma.»

Madonna

Controversia

Por primera vez la crítica reconocía el valor de Madonna como compositora. Esta canción fue compuesta y producida por ella y Patrick Leonard. La letra de la canción habla, de acuerdo con Madonna, acerca de una mujer que siente un amor tan exaltado por Dios, que desea que él esté frente a ella. El uso de simbolismos católicos se mezcla con líneas evidentemente sexuales, como los célebres versos que dicen:

When you call my name
it’s like a little prayer
down on my knees
I wanna take you there.

[Cuando dices mi nombre
es como una pequeña oración
hincada en mis rodillas
quiero llevarte ahí.]

Enseguida se lee una alusión al sexo oral, en el que el practicante debe hincarse frente a su pareja; en donde ese lugar al que quiere llevarlo es el éxtasis, la culminación del orgasmo. Así, en la canción la tensión sexual crece al tiempo que la alegría espiritual; mientras el ritmo es bailable, no deja de tener un tono religioso. Esta lucha entre lo profano y lo divino no sólo hablaba de lo difícil que era para ella asimilar de su educación religiosa, sino que estaba dispuesta a ser una artista transgresora.

Video y censura

El último toque para la polémica que generó «Like a Prayer» llegó con el video musical, en donde Madonna baila frente a cruces ardiendo en llamas, una figura de San Martín de Porres cobra vida y tiene cierta interacción romántica con ella, y además se aprecia simbología católica, como los estigmas de Cristo. El video fue condenado por el Vaticano y se inició una campaña internacional de censura.

En ese momento, Madonna había cerrado un acuerdo comercial con Pepsi, en el que otro video de dos minutos mostraba a Madonna recordando su infancia. Después de las quejas del público y la iglesia, la refresquera retiró el comercial y canceló el acuerdo con la cantante.

A pesar de las quejas de asociaciones religiosas y de los intentos de censura, la canción llegó a los primeros lugares de las listas de popularidad. Más tarde ese año, cuando Madonna ganó el premio MTV al Mejor Video de Elección del Público, en su discurso agradeció a Pepsi, patrocinador del evento, por la controversia generada. La marca siguió contratando a grandes estrellas de la música y el deporte para sus comerciales, siendo hoy una práctica fundamental en su estrategia de ventas.

«Like a Prayer» aparece en el lugar 300 de las 500 mejores canciones de todos los tiempos de Rolling Stone. El arte del sencillo, hecho por su hermano Christopher, muestra sus iniciales —Madonna Louise Veronica Ciccone— y una letra P —por Sean Penn— que se aleja del corazón de Madonna.

No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE