Desde la redacción

Instrucciones para ser un sancho sin mancha

Giacomo Girolamo Casanova pudo haber pasado a la historia por su labor de diplomático, escritor o, incluso, por haber sido un ingenioso espía. Pero sí algo le otorgó «fama y portento» fueron sus conquistas amorosas.

Giacomo Girolamo Casanova (1725-1798) pudo haber pasado a la historia por su labor de diplomático, escritor o, incluso, por haber sido un ingenioso espía. Pero sí algo le otorgó «fama y portento» fueron sus conquistas amorosas.

Según sus memorias —Les Mémoires de J. Casanova de Seingalt, écrits par lui-même—, publicadas de forma póstuma e incompleta debido a la censura en 1825 —sólo se dieron a conocer de forma íntegra hasta 2010—, Casanova dejó testimonios y evidencias de haber tenido 132 «amoríos» a lo largo de su vida.
Además de su valor literario y de convertirse en una fuente historiográfica obligada de las costumbres del siglo xviii, los escritos de Casanova lo convirtieron en el arquetipo del «amante» por antonomasia y en toda una leyenda de elegancia y buen gusto que persiste hasta nuestra época.

El deseo carnal a menudo trasciende el juicio y eclipsa la moral.

Con base en comentarios al margen de sus viajes, crónicas, diarios y demás testimonios, he aquí un ejercicio literario que pretende «ordenar», en un par de páginas, algunas «recomendaciones» que Casanova indicaba «antes que involucrarse con una mujer casada».

Dux, Bohemia, 1798

Acostarse con la mujer de otro hombre no es la más sabia de las elecciones, pero, por cuestiones naturales, sucede.

El deseo carnal a menudo trasciende el juicio y eclipsa la moral. Por experiencia, recomiendo que un hombre recurra a una viuda o, incluso, a una profesional —cosa que no está dentro de mis preferencias—, antes que involucrarse con una mujer casada. Pero, si la pasión es incontrolable y la ocasión lo permite, recomiendo tener en cuenta estas cualidades para que la empresa llegue a buen término, y no así su vida.

  1. Conocer las artes amatorias.
  2. Saber narrar historias.
  3. Ser buen confidente.
  4. Ser hábil en los juegos de mesa.
  5. Ser buen orador.
  6. Fijarse en qué les gusta a las mujeres.
  7. Haber fungido como intermediario de alguna encomienda en el pasado.
  8. Ser amante de una de sus amigas.
  9. Ser su vecino.
  10. Ser su empleado.
  11. Vestir de forma pulcra y elegante.
  12. Ser más apuesto, más listo o más culto que el marido.
  13. Tener fama de aventurero.
  14. Ser recién casado… o divorciado.
  15. Ser atento y halagador.

Entre más cualidades reúna, mayores serán sus posibilidades de llamar la atención de su futura amada. Pero no se engañe: esto es sólo el principio.

Antes de «lanzarse al ruedo», también debe descartar estas situaciones para que su empresa no fracase al instante:

  1. Ella ama a su marido.
  2. Quiere tener hijos —o éstos ya ocupan toda su atención.
  3. No se presenta la oportunidad.
  4. Ella tiene un rango social muy superior al suyo.
  5. Está más preocupada por sus pequeñas imperfecciones.
  6. Le importan más las opiniones de los demás que su propia felicidad.
  7. Piensa más en las consecuencias que en la aventura misma.

Para finalizar y no dejarlo con la curiosidad de cómo iniciar el cortejo, le recuerdo que, en estas tareas, el hombre siempre debe actuar solo y recurrir a una intermediaria sólo en las últimas etapas de la seducción.

Al principio, puede acercarse a la mujer en lugares públicos permitidos; por ejemplo, puede encontrarse «casualmente» con ella en la casa de un amigo en común o en un templo o cuando se celebra alguna festividad religiosa. Una vez ocurrido este encuentro, debe comunicarle la emoción que le produce verla, pero su lenguaje corporal debe decir lo contrario: una conversación cargada de doble sentido producirá una ferviente curiosidad en su futura amante.

El arte de la seducción es más riguroso y preciso que el de la guerra. Todos esos detalles los abordaré en la segunda parte de mis memorias, que abarcan los últimos 27 años de mi vida.

El autor de esta nota recibirá con gusto sus comentarios en Twitter. Sígalo como @alguienomas

Comments are closed.

No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE