Desde la redacción

«Ea ea la marea»: De locos, enfermos y genios

Resulta sorprendente que alguien, tras haber sido víctima de un secuestro, pueda desarrollar una relación de complicidad con su secuestrador, hasta el punto de enamorarse.

Resulta sorprendente que alguien, tras haber sido víctima de un secuestro, pueda desarrollar una relación de complicidad con su secuestrador, hasta el punto de enamorarse. Sorprende, pero eso pasa, y hasta tiene nombre clínico: se llama Síndrome de Estocolmo.

Y como la imaginación de la naturaleza es más rica que la nuestra, también existen otros —una infinidad de ellos—, como el Síndrome Ehlers-Danlosun, en el que un grupo de alteraciones genéticas provocadas por un defecto de la síntesis de colágeno ocasiona que el individuo pueda doblar extremidades de forma extraordinaria, o el síndrome de Capgras, un trastorno por el que una persona cree que otra, generalmente un familiar, ha sido remplazada por un impostor.

Es difícil definir qué es un síndrome con un solo concepto, pero si hemos de hacerlo, comencemos por su etimología. La palabra proviene del griego συνδρομή, syndromé, 'concurso'. En Medicina se refiere a un grupo significativo de síntomas y signos que concurren por causas diversas, y que conforman un cuadro clínico. Sin embargo, a últimas fechas, este concepto se aplica también a características psicosociales, trastornos o parafilias, o rasgos de carácter recurrente y complejos.

El Síndrome de Tourette —el que en este caso nos ocupa— se caracteriza por los siguientes síntomas:

  • Presencia de tics convulsivos, mímica involuntaria o repetición de las palabras o los actos de los demás —llamadas ecolalia y ecopraxia, respectivamente—. A veces son frases sin sentido, de las cuales son conscientes, pero desconocen su significado —como «Ea ea, la marea»—, o vocalizaciones espontáneas —como el sonido ¡Uhhh! ¡Uhhh!, de un búho.
  • Algunos de ellos tienen tics de lanzamiento, es decir, una urgencia repentina de arrojar objetos. A veces puede darse una breve premonición —como gritar ¡Plato! antes de disponerse a lanzarlo por los cielos.
  • Coprolalia. Pronunciación involuntaria o compulsiva de maldiciones u obscenidades —y en los momentos más inesperados.

Lo realmente sorprendente es lo siguiente: Imagine que esa persona que de pronto, en un impulso, arroja un plato por los cielos es la misma que va a extirparle un tumor en el estómago. ¿Le extrañaría?

Dice el neurólogo inglés Oliver Sacks, en el libro Un antropólogo en Marte, que hay defectos, enfermedades y trastornos que, paradójicamente, desarrollan potenciales creativos que de otro modo no podrían ser vistos nunca. En él narra la historia de siete casos en los que, al destruirse mecanismos particulares de hacer las cosas, originados por alguna enfermedad o síndrome determinado, el sistema nervioso crea otros procedimientos que lo obligan a crear métodos inesperados de desarrollo. De entre ellos destaca la descripción de un cirujano, de apellido Bennett, que padece el Síndrome de Tourette, y pese a todo —o gracias a ello— es capaz de realizar cirugías con cortes y surcidos precisos, mientras la concentración en una sola tarea le impide recordar que convive con un trastorno.

Lo interesante es que parte del síndrome no es más que eso: la liberación de un impulso normalmente inhibido o perdido en el resto de nosotros. Y, por cierto, muchos libros y artículos atribuyen este síndrome a Samuel Johnson y a Mozart, autismo a Bartók y Einstein, y una enfermedad maníaco-depresiva a muchos artistas, como Balzac, Baudelaire, Beddoes, Berlioz, Blake, Boswell, Burns y a todos los Byrons y Bröntes, entre muchos otros.

Así que puede que la teoría de Sacks sea cierta: no hay que preguntarse qué enfermedad tiene una persona, sino a qué persona elige una enfermedad.

 

Para contactar a Karla Covarrubias, síguela en Twitter como @karla_kobach.


Comments are closed.

Comunicar

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE