Desde el palco

El gesticulador (1938)

Esta obra presenta a la audiencia las preguntas que siguieron después de la Revolución. Importante y divertido ejemplo del poder de una historia.

«Dondequiera encuentras impostores, impersonadores, simuladores; asesinos disfrazados de héroes, burgueses disfrazados de líderes; ladrones disfrazados de diputados, ministros disfrazados de sabios, [...] demagogos disfrazados de hombres. ¿Quién les pide cuentas? Todos son unos gesticuladores hipócritas.»1 Rodolfo Usigli, El gesticulador, La mujer no hace milagros, México: Editores Mexicanos Unidos, 1985 (7a. reimpr. 1992); p. 107.

Subtitulada «Una pieza para demagogos en tres actos», esta obra dramática, escrita por Rodolfo Usigli, se publicó en El Hijo Pródigo, a fines de 1938 y se estrenó en Bellas Artes con gran controversia en mayo de 1947.

El público acogió la obra con gran interés, pero el gobierno reaccionó con violencia: hubo suspensión de funciones y ataques pagados en la prensa.

Censurada por Salvador Novo por su crítica social 
y su «alto contenido político», El gesticulador es una alegoría de la hipocresía del mexicano, la simulación, las máscaras, y sobre aquellos que, a la luz de la historia, se convierten en héroes o villanos

Esta obra ha sido bien estudiada principalmente por las preguntas que se generan sobre la identidad y el ser del mexicano. Usigli cita al filósofo Samuel Ramos –autor de El perfil del hombre y la cultura en México (1934)– en el «Epílogo sobre la hipocresía del mexicano». Justo cuando acaba el primer acto de El gesticulador; a este pensador lo califica de «el único filósofo crítico que hemos tenido en este siglo», y agrega su opinión de que el «mexicano es incapaz de objetivarse sinceramente»

s16-palco-volante

Usigli es considerado uno de los principales precursores del teatro nacional por haber llevado a la escena problemas sociales típicamente mexicanos. Su influencia más importante es la del dramaturgo noruego Henrik Ibsen, pero incluso, llegó a ser admirado por el dramaturgo irlandés George Bernard Shaw.

Con el título: El impostor, Emilio «El Indio» Fernández realizó una adaptación de esta obra en 1960, con Pedro Armendáriz en el papel principal.

 

También lee en Algarabía:

¿Cómo vivimos los mexicanos?

Los albores del muralismo mexicano

Ponte a Prueba #31: Compositores mexicanos

Gracias a la virgen que me ha dado tanto

 

Usted

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Newsletter Algarabía

Publicidad

Publicidad

– Publicidad –

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE