Desde el palco

Disfruta la 62 Muestra Internacional de Cine 2017

Esta es una buena oportunidad para ver buenas películas en tiempos de cuaresma fílmica.

Pocas cosas resultan tan refrescantes como una dieta a base de un menú internacional que viene ofertado por parte de la 62 Muestra de la Cineteca Nacional, y aunque no todas las propuestas son de lo mejor, resulta necesario conocerlas para integrarlas a una conversación casual en las vacaciones de Semana Santa.

Con más de una docena de títulos en su programación, aquí seleccionamos cuatro que más allá de su calidad cinematográfica, despiertan un interés particular por su temática, su técnica, el contexto, o por el prestigio que han alcanzado, ya sea por premios o por la polémica que han generado. Sin más, aquí los títulos:

Sieranevada (2016) de Cristi Puiu

En algún momento nos hemos envuelto en lo que parecen ser interminables y cíclicos desayunos, comidas o cenas familiares, ya sea que estén vivos, muertos o a medio camino; pero quizá nunca lo hemos experimentado con la riqueza, la textura y la banal profundidad que alcanza el más reciente largometraje del cineasta rumano Cristi Puiu, en la que una familia en la Rumania contemporánea se reúne en un pequeño departamento para conmemorar la muerte del patriarca. Una comedia oscura de casi tres horas, con escenas sofisticadas y tan pobladas de ingeniosos diálogos, como un departamento del infonavit.

La vida de Calabacín (2016) de Claude Barras

El cineasta francés Claude Barras logra un extraordinario equilibrio para presentar el mundo de los infantes y los adultos en esta película animada, que gracias a un fino y equilibrado guión de la también cineasta Celine Sciamma (Girlhood, 2014) que retrata las peripecias de un grupo de niños huérfanos de entre 8 y 10 años. Usando una técnica similar al stop motion, el detalle de diseño de los personajes, de gran nivel, palidece frente a la compleja construcción de carácter de los mismos. Una película de sórdida ternura.

Voraz (2016) de Julia Dorcunau

Éste es uno de esos fenómenos predilectos para los departamentos de marketing, que desde su estreno en el marco de la Semana de Crítica en Cannes el año pasado, ha levantado controversia por su combinación de adolescencia femenina, carnalidad y canibalismo, de la mano de la cineasta Julia Ducornau, que en su opera prima presenta la historia de una joven estudiante de veterinaria en Bélgica que ante las brutales prácticas rituales de su escuela, comienza a generar un insaciable apetito por la carne, particularmente por la humana. Aunque la película es irregular y no logra cohesionar o mostrar algo radicalmente distinto a lo ya visto en Ginger Snaps (2000) o Dans ma peau (2002), la película de Ducornau despertará el morbo y será una de las lumbreras de la muestra.

Yo, Daniel Blake (2016) de Ken Loach

Ken Loach es uno de los cineastas británicos más prestigiosos en la actualidad, pero su estilo ha caído en una dolorosa picada, pues luego de presentar trabajos del calibre de Kes (1969) o Poor Cow (1981), ha visto su obra coronada por dos Palmas de Oro, por trabajos menores, cuyo único aval es contar con el nombre de Loach como primer garantía. Yo, Daniel Blake es una película que lo hizo acreedor a dicho premio por segunda ocasión, con este drama social en el que un carpintero y una madre soltera se enfrentan al burocrático kraken del sistema de pensiones de Reino Unido. Una película llena de rabia, dominada y agotada por esta exaltación.

También te interesará ver:

De manteles largos: degustaciones literarias
Gracias a la virgen que me ha dado tanto
Películas para ver en Semana santa
El galano arte de leer en el baño

Publicidad

Cabello o pelo

busca en algarabía

Publicidad

Newsletter Algarabía

Publicidad

Publicidad

– Publicidad –

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE