Desde el palco

Creed: El color de los guantes

Rocky Balboa persiste con esta nueva cinta dentro de la saga, que hasta el momento había sido escrita únicamente por Stallone, y dirigida sólo por él y John G. Avildsen

Parece existir un parteaguas claro en el panorama del cine que toca el mundo de los pugilistas, correspondiente al lucrativo e híper popular personaje de Rocky Balboa, en cuyo primer filme de aparición en 1976 se convirtió rápidamente en un hito e hizo de su protagonista, el a veces incomprensible actor de origen italiano, Sylvester Stallone, una rentable estrella de la industria hollywoodense.

s3-palco-creed

Pero más allá de las ganancias en taquilla, de numerosas secuelas y de los premios cosechados, Rocky Balboa se erigió como un paradigma en el mundo del boxeo y se afincó en la cultura popular, revitalizando el mito del ganador que no gana, del campeón vulnerable y del perdedor resiliente.

Luego de ver un combate de boxeo entre Mohamed Ali y Chuck Wepner, Sylvester obtuvo inspiración para escribir el guión de la famosa película Rocky.

Es precisamente esa figura modelada en otros pugilistas de antaño cinematográficos como James Cagney –City of Conquest (1940)–, Errol Flynn –Gentleman Jim (1942)– o John Garfield –Body and Soul 1947–, la que a casi 40 años de su creación es finamente tonificada a través de la visión de Ryan Coogler. Este cineasta afroamericano, quién en su filme previo Fruitvale Station (2013) se mostró como un hábil retratista del urbano cotidiano alejado de la sensiblería gratuita o de la hueca denuncia, en el proceso lanzó al estrellato a su protagonista, el carismático Michael B. Jordan, quién en esta ocasión interpreta al hijo del legendario Apollo Creed –el gran Carl Weathers–, quién pereció a manos del Ruso –Dolph Lundgren– en Rocky iii (1982).

s3-palco-stallone-rocky-II

A partir de este vínculo, explorando el lazo intergeneracional e interracial, Coogler juega con el aura de nostalgia alrededor de la figura de Rocky Balboa, ya deteriorado y –como el verdadero Stallone– viviendo de viejas glorias, visitando seres queridos en apacibles tumbas.

El director de esta cinta, consciente de las ventajas y limitaciones de trabajar con un universo narrativo ya probado, respeta lo sagrado de este mundo pero lo moderniza a través del crisol urbano de la Filadelfia actual, particularmente a través de la importancia de los personajes de Adonis –B. Jordan– y su pareja Bianca –Tessa Thompson–, una bella joven afroamericana de ruda sensibilidad, afín a la de sus contrapartes masculinas.

Por este spin-off basado en la historia del nieto de Apollo Creed, Stallone obtuvo un Globo de Oro como mejor actor de reparto, y está nominado en esa misma categoría para los Premios Oscar 2016.

Montada con envidiable agilidad y narrada con noqueadora eficiencia, Creed está construida sobre una de las franquicias narrativas que gozan de gran afecto por parte del público, una estructura contemporánea de estilo clásico, edificada sobre la abrumadora empatía a la figura del viejo Rocky interpretado por Stallone, más el brío de Michael B. Jordan.

s3-palco-Sylvester-creed

Estos elementos configuran la historia de un temible pugilista, trabajado, sagaz, profundamente inteligente y capaz de asestar los más precisos golpes, independientemente del color de sus guantes.

También en Algarabía:

Top 10: Películas deportivas
Actores y actrices porno que incursionaron el cine convencional
Diccionario de cine

YOGA

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Newsletter Algarabía

Publicidad

Publicidad

– Publicidad –

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE