#100 Del mes

La lucha por el agua

El domingo 19 de noviembre de 1922, la Ciudad de México amaneció sin agua. En la capital había, según el censo realizado el año anterior, 615 mil habitantes. Conoce esta historia.

El domingo 19 de noviembre de 1922, la Ciudad de México amaneció sin agua. En la capital había, según el censo realizado el año anterior, 615 mil habitantes. En las primeras horas de la mañana, la mayor parte de éstos descubrió que era imposible sacar de los grifos una sola gota de agua.

Sequía por descuido

Desde la instalación del moderno sistema de distribución de agua potable, que había comenzado en 1903 durante el gobierno de Porfirio Díaz, y culminado en 1912 bajo la administración de Francisco I. Madero, cada habitante de la capital solía disponer en su domicilio, con el simple hecho de girar un grifo, de un promedio diario de 240 litros de agua. Cuando cayó la noche, los baños de cines, cantinas, teatros y restaurantes se estaban convirtiendo en zonas de desastre.

Al día siguiente se esparció la noticia de que, a causa del descuido de un empleado, los motores eléctricos que ponían en marcha las bombas de agua de la planta de la Condesa —en donde concluía el acueducto proveniente de Xochimilco— se habían mojado. El director de Aguas Potables anunció que iba a tomar tres días desarmar, secar, reparar y volver a montar la maquinaria. Entregó al público una mala noticia: en ese lapso la ciudad carecería de líquido suficiente para satisfacer sus necesidades. «El agua almacenada —dijo— sólo permitirá abastecer a la población durante dos horas diarias».

La gente agolpó cubetas bajo los grifos para surtirse en el horario señalado. Pero el agua no llegó. A tres días del desperfecto, el Ayuntamiento informó que el problema iba a prolongarse a lo largo de la semana, «hasta el sábado o el domingo siguiente». Comenzaban, en cascada, los males que desataron una crisis que dejó en las calles decenas de muertos y heridos.

Desde la tribuna de los diarios, las plumas más influyentes acusaron al gobierno de engañar a la población. Algunas pedían que el primer mandatario, Álvaro Obregón, disolviera el Ayuntamiento; otras se preguntaban para qué demonios pagaba la gente el impuesto de aguas. De las atarjeas comenzaba a desprenderse un hedor insoportable. Los baños de los hogares eran semejantes a los de las cárceles.

Conoce el resto de esta historia en Algarabía 100 y a continuación presentamos algunos datos sobre el agua en la Ciudad de México:

  • En el Drenaje se mezclan aguas negras, grises, de lluvia e industriales, y sin ningún tratamiento irrigan el Valle del Mezquital y finalmente desembocan el Golfo de México.
  • En ciudades como Londres el agua se reúsa hasta siete veces. En México sólo se trata entre el 10 y 14%.
  • El agua pluvial que no se filtra al subsuelo se vierte al drenaje.
  • Se pierde 38% del agua que se inyecta a la red por fugas en las tuberías y goteras en las casas.
  • Cada habitante utiliza en promedio 350 litros de agua potable al día.
  • Por cada hectárea que la urbanización gana al suelo natural, deja de filtrarse el agua de lluvia suficiente para beneficiar a 6000 personas.

Conflictos sociales y gubernamentales en la región hidropolitana (1950-2005)

La región hidropolitana —término utilizado por los investigadores para facilitar el estudio del aprovechamiento del agua en la Ciudad de México— integra artificialmente a las cuatro cuencas hidrológicas que, de otra manera, no tendrían conexión natural alguna: Valle de México, Alto Lerma, Cutzamala y Tula. Ésta se extiende sobre los territorios del Distrito Federal y los estados de México, Michoacán e Hidalgo, y su dinámica ha dependido del desarrollo de las zonas metropolitanas de las ciudades de México, en primer lugar, y de Toluca más recientemente. Está compuesta por una vasta y compleja infraestructura que abarca las zonas de captación, conducción y tratamiento, así como las zonas de consumo y reúso de aguas negras.

No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE