X
De dónde viene

Echar de menos

¿Por qué tiene que ser así?

Quizá porque extrañamos a nuestro ser amado, tal vez porque añoramos lo que fue y ya no es o, acaso, porque nos encontramos con que alguien falta, se fue, y extrañamos su presencia.

Pero, ¿por qué «echamos de menos» a alguien o algo? Pues a causa de los portugueses, porque esta sentida expresión viene de la frase «achar menos», en la que achar procede del leonés1 El leonés es una variedad del castellano que se hablaba en León, provincia española que se ubica al noroeste de la Península Ibérica y que pertenece a la comunidad autónoma de Castilla y León.–en el que se decía achar en lugar de hallar—, para luego encontrar su lugar en el portugués y traducirse en español –precisamente— como «encontrar» o «hallar».

s23-dedonde-senor

Menos, por su parte, viene del latín m ̆inu ̆s, que equivale a «no»; por lo que es claro que cuando alguien dice «achar menos», lo que está expresando es que «no halla», y no hallar, sobre todo lo amado, sí que acongoja.

En español, la frase que se empleaba para decir que
 algo nos hacía falta, que lo extrañábamos, porque no lo encontrábamos más a nuestro lado, era «hallar menos», «hallar en falta».

Su uso fue común durante los siglos xiii y xiv, y menos frecuente hasta el siglo xvii, pues ya desde el xvi se escuchaba decir «echo menos a Esteban», y es aquí donde hace su aparición el portugués «achar menos».

Lo interesante es que probablemente «echar menos» haya sido una derivación fonética y no una forzada traducción del portugués al español; me explico:

El verbo echar ya existía en español —del latín jacta ̄re, «arrojar, lanzar»— y se usaba en frases como «echar cuentas» o «echar de ver»; y achar y echar suenan muy parecido, así que se hizo fácil identificar este echar con «achar menos» y de ahí nació «echar menos», que en el siglo xix se convirtió en «echar de menos».

s23-dedonde-senora

Ahora, ¿que por qué usamos «echar de menos» en lugar de extrañar o añorar? Pues quizá porque los dos anteriores no expresan con tanta certeza la emoción que sentimos cuando algo o alguien se ha hecho menos y nos hace falta.

 

También te interesará conocer:

Para no echarse la sal –más sobre supersticiones–

Tómate esta botella conmigo

Palabras revolucionarias

Por favor, no diga de favor

 

Publicidad

Güey

busca en algarabía

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE